24 de noviembre de 2012

Transformar la debilidad en poder


Cuando usted sea el más débil, nunca luche simplemente por salvar su honor. Opte, en cambio, por la capitulación. Rendirse le dará tiempo para recuperarse, tiempo para atormentar e irritar al vencedor, tiempo para esperar a que el poder de éste se diluya. No le dé la satisfacción de luchar y ser vencido por él. Capitule antes de ser derrotado.


Transformar la debilidad en poder
Transformar la debilidad en poder
Al volver la otra mejilla, enfurecerá y desconcertará a su contrincante. Convierta la capitulación en un instrumento de poder.

La isla de Melos está ubicada estratégicamente en el corazón del Mediterráneo. En la antigüedad clásica, la ciudad de Atenas dominaba las zonas marítimas y costeras de alrededor de Grecia, pero Esparta, situada en el Peloponeso, había sido el colonizador original de Melos. Durante la guerra del Peloponeso, los habitantes de Melos se negaron a aliarse con Atenas y permanecieron fieles a la madre Esparta. En el año 416 a.C., los atenienses decidieron enviar una expedición militar contra Melos. Sin embargo, antes de lanzarse de lleno al ataque, mandaron una delegación a la isla para persuadir a sus habitantes de rendirse y aliarse con Atenas, en lugar de sufrir la destrucción y la derrota.

Transformar la debilidad en poder
Transformar la debilidad en poder
"Ustedes saben tan bien como nosotros —dijeron los delegados atenienses— que la justicia depende de la igualdad de poder para obligar, y que en la práctica los fuertes hacen lo que tienen el poder de hacer y los débiles aceptan lo que deben aceptar." Cuando los habitantes de Melos respondieron que este concepto negaba la idea del juego limpio, los atenienses contestaron que quienes ejercían el poder eran quienes determinaban qué era justo y qué no. A lo cual los habitantes de la isla replicaron que ese tipo de autoridad correspondía a los dioses, no a los mortales. "Nuestra opinión de los dioses y nuestro conocimiento de los mortales —respondió uno de los miembros de la delegación ateniense— nos lleva a la conclusión de que la ley general y necesaria de la naturaleza es dominar todo lo que se pueda dominar."

Los habitantes de Melos no cedieron. Insistieron en que Esparta saldría en su defensa. Los atenienses replicaron que...
CONTINUA EN:

2 comentarios:

  1. El débil debe ser inteligente...Como dices, el enemigo se confía en el triunfo, pero luego...

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La rueda de la fortuna da muchas vueltas, Manuel. Hay que ser paciente y esperar que te sea favorable.

      Saludos

      Eliminar