Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

1 de agosto de 2014

Guía fácil para superar la vergüenza

Este artículo es una exploración del estado de ánimo de la vergüenza: las causas, los efectos y las técnicas para vencerlo. ¿Alguna vez has sufrido vergüenza? ¿Alguna vez habías dicho algo, has hecho algo y has recibido el desprecio y las burlas de los demás? ¿Alguna vez te ruborizas? ¿Te han juzgado mal y has recibido críticas de los demás? ¿Sientes culpa y vergüenza? 


Vergüenza: causas y remedios 


Si has sufrido alguna de estas situaciones o similares, has notado el sentimiento de vergüenza.

La vergüenza es una emoción negativa que sientes cuando te das cuenta de que has hecho algo malo o no aceptable. Es un sentimiento de indignidad que emitimos determinado por un juicio negativo acerca de nosotros mismos, a causa del "incumplimiento" de ciertas normas o patrones de conducta que no poseemos.

Guía fácil para superar la vergüenza
Guía fácil para superar la vergüenza
La vergüenza es un sentimiento de insuficiencia resultante de un juicio negativo, de la nuestra o de otros. Es la actitud de quien inclina la cabeza y mira hacia abajo, evitando la mirada de los demás y no tiene ningún deseo de esconderse o escapar.

De hecho, es una emoción de desprecio causada por un juicio negativo que emitimos acerca de nosotros mismos como resultado de no prestar atención en cumplir con ciertos ideales de comportamiento. Es una sensación de insuficiencia resultante del reproche, de juicio negativo y de la falta de aceptación de nosotros mismos. Se puede llegar a avergonzarse por nada. Cualquier evento puede ser una causa de vergüenza.

Puede que nos sintamos avergonzados de ser gordos, ser alto o bajo, de cómo nos comportamos, de tener un padre alcohólico, una vestimenta inapropiada, resbalarte en la calle o de haber sido abandonado por tu pareja. Todo depende de la historia de la persona que experimenta esta emoción.

La vergüenza explota incluso por el recuerdo de situaciones negativas del pasado, cuando estabas en ciertas situaciones sociales y te odias a ti mismo porque no has sido capaz de decir lo que quieres decir y no has sido capaz de actuar, reaccionar y desbloquearte.

Para evitar este tipo de inconvenientes a menudo la gente puede llegar al complejo de inferioridad, la timidez y la auto-condena, que a pesar de los esfuerzos para superar la incomodidad, nunca vivirá una vida tranquila y llena de satisfacciones.

Pero ¿por qué no puedes superar el sentimiento de vergüenza? 


En la raíz de la ansiedad social, la timidez y la vergüenza siempre hay una excesiva preocupación por las opiniones de los demás. La vergüenza es una advertencia de infracción de las normas de conducta que uno se cree y a la que te adhieres personalmente. La persona en cuestión es consciente de su metedura de pata, y no se siente a la altura; luego se degrada y se siente indigno y avergonzado.

Desde hace mucho tiempo, cada grupo social se ha regido por ciertos modelos positivos de comportamiento. El tejido social tendió a ser más coherente si estaba orientado hacia un sistema compartido de valores.

La transgresión y la falta de adhesión al comportamiento del grupo tuvieron como resultado...

CONTINUA EN:

4 comentarios:

  1. La educación pesa mucho; pero todo puede superarse, hasta la vergüenza.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo. Demóstenes pasó de tartaja a gran orador, así que no veo por qué no se puede superar.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Considero la vergüenza una forma de fracaso. En algunos casos es ajena (el padre alcohólico por ejemplo), porque no tenemos culpa de esa situación, pero afrontar la realidad hace que superes esa "desventaja".
    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No comparto del todo tu idea, conozco personas que son vergonzosas sin motivo aparente, parece que han nacido así.

      Saludos, Manuel

      Eliminar