14 de octubre de 2014

El duelo del canciller Bismarck, las salchichas y el ébola

El canciller alemán Bismarck tuvo que anular un duelo que él mismo había provocado. Todo ello por culpa de un arma desconocida e invisible.


El canciller alemán Bismarck, encolerizado por las críticas constantes de Rudolf Virchow (el patólogo y político liberal alemán), ordenó a sus subordinados que convocaran al científico para desafiarle a un duelo. “Como la parte desafiada, tengo derecho a elegir armas - dijo Virchow - y escojo estas”. Y sostuvo dos salchichas grandes y aparentemente idénticas. “Una de éstas, siguió diciendo, está infectada con gérmenes mortales; la otra está perfectamente sana. Que Su Excelencia escoja. Que Su Excelencia decida cual desea comer y yo me comeré la otra”. Casi inmediatamente llegó un mensaje de vuelta señalando que el Canciller había decidido cancelar el duelo.

El canciller Bismarck
El canciller Bismarck


Curiosamente, el Canciller Bismarck, una persona de probado coraje y a la que casi nada le detenía, se achantó en cuanto el retado jugó con sus cartas y le desafió con un arma desconocida. Los gérmenes, sobre todo si son mortales, nos crean un pánico considerable. El pensar que algo invisible nos pueda crear una horrible muerte es algo que aterroriza al más corajudo. Salvo a los misioneros y a la ONG Médicos sin Fronteras, que todos los días aceptan este reto, pero eso es otra historia que, por cierto, a muchos parece no gustar.

El miedo es libre y todo el mundo anda muy asustado por el brote de ébola que se ha salido de su continente original. No asustaba tanto mientras anduvo matando a mansalva por África; pero ahora que va saltando por otros continentes, nos entra el canguelo. Sin embargo, y valga como ejemplo, nos olvidamos de SIDA, que hace años hizo lo mismo y que aun sigue matando a lo grande en muchos países de África y causando gran escabechina en el resto del mundo. De lo que se deduce que ciertas catástrofes, cuando ya nos son familiares, asustan menos. 

Virus Ébola
Virus Ébola
Fuera de África, solo dos personas han contraído el virus del ébola y siguen vivas. 

Balance a día de hoy: cero bajas por ébola contraído en EEUU (1) y Europa (1, en España). 

Balance mundial de muertes anuales:


Muertos por SIDA: casi dos millones de personas. Muertos por tuberculosis: dos millones de personas. Muertos por malaria: cerca de tres millones de personas. Muertes por cáncer: acercándose a diez millones de personas. Muertes por accidentes de tráfico: más de un millón de personas. Muertes por suicidios: 1 cada 40 segundos, casi ochocientos mil personas. Muertes por guerras y sus secuelas, así como muertes causadas por el hambre: no he logrado encontrar la información completa, pero con los datos parciales que he encontrado estimo que deja en poca cosa todo lo anterior.

Sin embargo, el pánico creado por dos enfermos (que espero no mueran) en el Primer Mundo ha sido considerable y nos da un excelente retrato de una sociedad muy miedosa y egoísta. El ébola está siendo un excelente espejo que nos devuelve una imagen real de esta sociedad del primer mundo con sus paradojas, contradicciones y miserias. 

Una sociedad, que curiosamente, disfruta comiendo salchichas, muchas de ellas de dudosa composición…

4 comentarios:

  1. Yo por si las moscas no como salchichas. A saber de qué las harán.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Hay personas a quienes les gustan las salchichas y respetan las leyes y es debido a que no han visto como se elaboran ninguna de las dos cosas." Murphy

      Un saludo

      Eliminar
  2. Ya hay otro muerto por ébola en Alemania. Murió está mañana.

    El problema es desinformación...Y no solo del gobierno.
    Ha regresado el el blog spam a mi blog.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ébola es la Madre Teresa de Calcuta comparado con el Lassa y el Malburg. Bueno, tu lo sabes mejor, ¿nos lo explicarás en un post?

      Saludos

      PD. ¿Y si entras en el menu "plantilla" y pruebas a cambiarla? Tal vez se vaya el spam

      Eliminar