Mostrando entradas con la etiqueta miedo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta miedo. Mostrar todas las entradas

2 de octubre de 2017

Consejos de Maquiavelo para un gobierno timorato

Maquiavelo nos da unos excelentes consejos para un gobierno timorato que no se atreve a tomar decisiones cuando es lo que se debe hacer.


"Ni las repúblicas ni los príncipes deben diferir los remedios a las necesidades públicas. Por ello el que rige un estado, sea república o monarquía, debe prever los tiempos y sucesos contrarios que puedan sobrevenirle, y los hombres de quienes en la adversidad pueda sobrevenirle, y los hombres de quienes en la adversidad pueda valerse, tratándoles desde luego cual lo haría si necesitara de ellos en algún peligro. Los que gobiernan de otro modo, sean príncipes o repúblicas, y máxime si son príncipes, formándose la ilusión de que, llegado el peligro, ganarán la voluntad de los hombres a fuerza de beneficios, se engañan, y lejos de aumentar su seguridad, aceleran su perdición" Discursos, 1, XXXII

Consejos de Maquiavelo para un gobierno timorato
Consejos de Maquiavelo para un gobierno timorato
Del libro “El Príncipe”:

“A los hombres se les ha de mimar o aplastar, pues se vengan de las ofensas ligeras ya que de las graves no puede: la afrenta que se hace a un hombre debe ser, por tanto, tal que no haya ocasión de temer su venganza.”

No se debe jamás permitir que se continúe con problemas para evitar un conflicto porque no se la evita, sino que se la retrasa con desventaja tuya.”

“Se puede hacer un buen o mal uso de la crueldad. Bien usadas se pueden llamar aquellas crueldades (si del mal es lícito decir bien) que se hacen de una sola vez y de golpe, por la necesidad de asegurarse, y luego ya no se insiste más en ellas, sino que se convierten en lo más útiles posible para los súbditos. Mal usadas son aquellas que, pocas en principio, van aumentando sin embargo con el curso del tiempo en lugar de disminuir.”

“Quien deja a un lado lo que se hace por lo que se debería hacer, aprende antes su ruina que su preservación.”

Con poquísimos castigos ejemplares será más clemente que aquellos otros que, por excesiva clemencia, permiten que los desórdenes continúen, de lo cual surgen siempre asesinatos y rapiñas.”

“Ayuda también bastante dar ejemplos sorprendentes en su administración de los asuntos interiores, de forma que cuando algún subordinado lleve a cabo alguna acción extraordinaria (buena o mala), se adopte un premio o un castigo que de suficiente motivo para que se hable de él.”

“Conquistada la Romaña y encontrándola gobernada por señores incapaces, más dispuestos a despojar a sus súbditos que a llamarlos al orden -con lo cual les daban motivo de desunión y no de unión, hasta el punto de que todo el territorio estaba sembrado de ladrones, banderías y toda clase de rebeldías-, determinó (César Borgia) que era necesario darle un buen gobierno si quería reducirla al orden y hacerla obediente al poder soberano. Por eso puso al frente del país a Ramiro de Orco, hombre cruel y expeditivo, al cual dio plenos poderes. Al cabo de poco tiempo su ministro consiguió pacificar el territorio y reducirlo a la unidad, todo lo cual trajo consigo la extraordinaria reputación del duque. Pero más tarde juzgó el duque que ya no era necesaria tan gran autoridad, pues se corría el peligro de que resultara odiosa, e implantó un tribunal civil en el centro del territorio, presidido por un hombre excelentísimo y en el que cada ciudad tenía su propio abogado. Y como sabía que los rigores pasados le habían generado algún odio, para curar los ánimos de aquellos pueblos y ganárselos plenamente decidió mostrar que, si alguna crueldad se había ejercido, no había provenido de él, sino de la acerba naturaleza de su ministro. Así que, cuando tuvo ocasión, lo hizo llevar una mañana a la plaza de Cesena partido en dos mitades con un pedazo de madera y un cuchillo ensangrentado al lado. La ferocidad del espectáculo hizo que aquellos pueblos permanecieran durante un tiempo satisfechos y estupefactos.”

Es de mal ejemplo no observar una ley hecha, máxime si son sus autores quienes dejan de cumplirla; y peligrosísima para los que gobiernan un Estado tener en continua incertidumbre la seguridad personal.”

Los consejos de Maquiavelo no son de un teórico cualquiera, ya que él mismo desempeño cargos importantes en política y sabe de qué habla. Parece ser que los políticos que forman gobierno no han leído, ni mucho menos meditado, de este genial florentino nada más allá de “el fin justifica los medios”, frase que nunca dijo Maquiavelo.

A buen entendedor, con estas citas le bastan. En fin, que pases un buen y tranquilo otoño. 

Te puede interesar, con extracto en PDF GRATIS: La Sabiduría secreta de Maquiavelo


27 de enero de 2017

Hacerse rico: estas mentiras te frenan

A la mayoría de la gente le gustaría hacerse rico, pero surgen miedos. Sin embargo, la gran mayoría de los temores que te lo impiden se basan en mentiras.


A la mayoría de la gente le gustaría hacerse rico. El asunto es qué hay que hacer para lograr ese objetivo que puede parecer aterrador, sobre todo si lo que piensas que se requiere limita tu felicidad o la felicidad de los demás de alguna manera. 

Hacerse rico: estas mentiras te frenan
Hacerse rico: estas mentiras te frenan
Afortunadamente, la gran mayoría de esos temores se basan en mentiras, y las he enumerado en orden inverso.

1. No ser una madre soltera.


Danisha Danielle Hoston, era una madre soltera de veintitantos años. El padre de su hija murió de cáncer poco después de su nacimiento. Un par de semanas más tarde, Danisha fue despedida de su trabajo y obligado a buscar auxilio social.

A pesar de sus graves dificultades, no desistió y perseveró. Ese esfuerzo implacable transformó su vida, y se convirtió en una multimillonaria en el sector de los inmuebles comerciales. Hay muchas otras historias de madres solteras que lograron hacerse rico a pesar de sus retos. También puedes elegir convertirte en uno de ellos.


2. No tener una discapacidad mental o física.


Jon Morrow, que padece atrofia muscular espinal, esperaba morir a los dos años. Confinado en una silla de ruedas, gastaba todo su dinero, unos 700 $, en gastos médicos. Para tomar el control de su futuro, tuvo que dejar atrás las onerosas restricciones del gobierno estadounidense por dejar su trabajo y mudarse a México. Desde entonces ha generado cientos de millones de páginas vistas y decenas de millones de dólares en tres empresas diferentes. ¿Cuál es tu excusa?

3. Vengo de una familia desestructurada.


Todavía estoy alcanzando mi estado ideal, pero no dejo que la separación de mis padres, tiempo pasado por mi padre en hospitales psiquiátricos a causa de su trastorno bipolar, o la muerte de mi madre por SIDA cuando tenía 21 años me impide esforzarse por alcanzar la excelencia. Muchas personas pueden venir de hogares más rotos que éste, pero hablando de experiencia, un desastre de familia no puede mantenerte fuera de la idea de hacerse rico.


4. Procedes de una familia sin dinero.


¿Has sido alguien sin hogar? Si tu respuesta es sí, entonces tienes buenas noticias. Cientos de personas sin hogar han transformado sus vidas, han logrado hacerse rico convirtiéndose en millonarios y hasta en multimillonarios.

John Paul DeJoria estaba viviendo en la calle con su hijo de dos años recogiendo botellas para lograr algunos ingresos. ¿Te imaginas lo que sería como vivir a los veinte años y tener que criar un niño mientras lo único que tienes para mantener a tus hijos sin hambre o que esa adoptado por los servicios de protección infantil es la cantidad de dinero que ganas por recoger botellas usadas?

¿Puedes imaginar lo que sintió cuando miró a los ojos de su niño de dos años de edad, lo preocupado como padre que estaba pensando en su hijo? ¿Te sentirías derrotado, como un fracasado, o peor aún como alguien incapaz de proporcionar nada para su niño?

A pesar de estas circunstancias, dejó de lado esos sentimientos y trabajó para hacerse rico. Veinte años después de una vida desgarradora en las calles creó un imperio de millones de dólares. Lo hizo por las personas, por amor al planeta y con la utilización de sistemas para crear productos de calidad que a la gente le encanta.


5. No has nacido en los Estados Unidos.


La gente adinerada aparece en países de todo el mundo en cualquier momento.


6. No tienes un alto coeficiente intelectual.


Hay cierta evidencia que muestra que una relación entre IQ y los ingreso, pero no siempre es el caso cuando se habla de riqueza. Son numerosos los ejemplos de gente rica con un bajo o medio índice de inteligencia o en que están la pobreza con alto coeficiente intelectual. La arrogancia tiene una curiosa manera de fomentar las malas decisiones financieras y asumir riesgos innecesarios.

Independientemente de los números de coeficiente intelectual, la riqueza se crea por hábitos y sistemas. SIGUE LEYENDO...



6 de febrero de 2016

Miedo a ir en barco

Un sultán decidió hacer un viaje en barco con algunos de sus mejores cortesanos. Se embarcaron en el puerto de Dubai y zarparon en dirección al mar abierto. 


Entretanto, en cuanto el navío se alejó de tierra, uno de los súbditos, que jamás había visto el mar y había pasado la mayor parte de su vida en las montañas, comenzó a tener un ataque de pánico debido al miedo a ir en barco. 


Sentado en la bodega de la nave, lloraba, gritaba y se negaba a comer o a dormir. Todos procuraban calmarlo, diciéndole que el viaje no era tan peligroso, pero aunque las palabras llegasen a sus oídos no llegaban a su corazón. 

Miedo a ir en barco
Miedo a ir en barco
El sultán no sabía qué hacer, y el hermoso viaje por aguas tranquilas y cielo azul se transformó en un tormento para los pasajeros y la tripulación por culpa del cortesano que tenía miedo a ir en barco. 

Pasaron dos días sin que nadie pudiese dormir con los gritos del hombre. El sultán ya estaba a punto de mandar volver al puerto cuando uno de sus ministros, conocido por su sabiduría, se le aproximó: 

-Si su alteza me da permiso, yo conseguiré calmarlo. 

Sin dudar un instante, el sultán le respondió que no sólo se lo permitía, sino que sería recompensado si conseguía solucionar el problema. 

El sabio entonces pidió que tirasen al hombre al mar. En el momento, contentos de que esa pesadilla fuera a terminar, un grupo de tripulantes agarró al hombre que se debatía en la bodega y lo tiraron al agua. 

El cortesano que tenía miedo a ir en barco comenzó a debatirse, se hundió, tragó agua salada, volvió a la superficie, gritó más fuerte aún, se volvió a hundir y de nuevo consiguió reflotar. En ese momento, el ministro pidió que lo alzasen nuevamente hasta la cubierta del barco. 

A partir de aquel episodio, nadie volvió a escuchar jamás cualquier queja del hombre, que pasó el resto del viaje en silencio, llegando incluso a comentar con uno de los pasajeros que nunca había visto nada tan bello como el cielo y el mar unidos en el horizonte. 

El viaje, que antes era un tormento para todos los que se encontraban en el barco, se transformó en una experiencia de armonía y tranquilidad. 

Poco antes de regresar al puerto, el sultán fue a buscar al ministro: 

-¿Cómo podías adivinar que arrojando a aquel pobre hombre al mar se calmaría? 

-Por causa de mi matrimonio -respondió el ministro-. Yo vivía aterrorizado con la idea de perder a mi mujer, y mis celos eran tan grandes que no paraba de llorar y gritar como este hombre. 

Un día ella no aguantó más y me abandonó, y yo pude sentir lo terrible que sería la vida sin ella. Sólo regresó después de prometerle que jamás volvería a atormentarla con mis miedos. 

De la misma manera, este hombre jamás había probado el agua salada y jamás se había dado cuenta de la agonía de un hombre a punto de ahogarse. Tras conocer eso, entendió perfectamente lo maravilloso que es sentir las tablas del barco bajo sus pies. 

-Sabia actitud– comentó el sultán. 

-Está escrito en un libro sagrado de los cristianos, la Biblia: «Todo aquello que yo más temía, terminó sucediendo». 

Moraleja: Ciertas personas sólo consiguen valorar lo que tienen cuando experimentan la sensación de su pérdida.


14 de julio de 2015

La superación del miedo al rechazo

Cómo superar el miedo al rechazo. 


Cada uno de nosotros experimenta el rechazo en algún momento de nuestras vidas. 


Puede ser por una persona con la que quieres tener una relación con o cuando te rechazan para un trabajo que realmente necesitas. La verdad es que las únicas personas que nunca experimentan rechazo son las que nunca tienen ninguna interacción con otras personas, lo que, en efecto, los lleva a una existencia bastante huraña y solitaria.

La superación del miedo al rechazo
La superación del miedo al rechazo

Síntomas comunes de rechazo 


El temor de ser rechazado crea un patrón muy perjudicial de la conducta en nuestras vidas. Nos puede hacer sentir como que no somos lo suficientemente buenos y que somos unos fracasados. En el mundo de las relaciones interpersonales, puede causar que lleguemos a ser obsesivos y celosos y también puede destruir unas relaciones que apenas hayan comenzado. Esto se manifiesta simplemente cuando una pareja tiene una charla con alguien más y puede hacernos pensar que es una señal de que se nos va a ir de nuestra vida o si estamos separados por un corto tiempo de un amigo o compañero, a veces puedes sentirte ansioso e incluso enojado ya que... SEGUIR LEYENDO...



14 de octubre de 2014

El duelo del canciller Bismarck, las salchichas y el ébola

El canciller alemán Bismarck tuvo que anular un duelo que él mismo había provocado. Todo ello por culpa de un arma desconocida e invisible.


El canciller alemán Bismarck, encolerizado por las críticas constantes de Rudolf Virchow (el patólogo y político liberal alemán), ordenó a sus subordinados que convocaran al científico para desafiarle a un duelo. “Como la parte desafiada, tengo derecho a elegir armas - dijo Virchow - y escojo estas”. Y sostuvo dos salchichas grandes y aparentemente idénticas. “Una de éstas, siguió diciendo, está infectada con gérmenes mortales; la otra está perfectamente sana. Que Su Excelencia escoja. Que Su Excelencia decida cual desea comer y yo me comeré la otra”. Casi inmediatamente llegó un mensaje de vuelta señalando que el Canciller había decidido cancelar el duelo.

El canciller Bismarck
El canciller Bismarck


Curiosamente, el Canciller Bismarck, una persona de probado coraje y a la que casi nada le detenía, se achantó en cuanto el retado jugó con sus cartas y le desafió con un arma desconocida. Los gérmenes, sobre todo si son mortales, nos crean un pánico considerable. El pensar que algo invisible nos pueda crear una horrible muerte es algo que aterroriza al más corajudo. Salvo a los misioneros y a la ONG Médicos sin Fronteras, que todos los días aceptan este reto, pero eso es otra historia que, por cierto, a muchos parece no gustar.

El miedo es libre y todo el mundo anda muy asustado por el brote de ébola que se ha salido de su continente original. No asustaba tanto mientras anduvo matando a mansalva por África; pero ahora que va saltando por otros continentes, nos entra el canguelo. Sin embargo, y valga como ejemplo, nos olvidamos de SIDA, que hace años hizo lo mismo y que aun sigue matando a lo grande en muchos países de África y causando gran escabechina en el resto del mundo. De lo que se deduce que ciertas catástrofes, cuando ya nos son familiares, asustan menos. 

Virus Ébola
Virus Ébola
Fuera de África, solo dos personas han contraído el virus del ébola y siguen vivas. 

Balance a día de hoy: cero bajas por ébola contraído en EEUU (1) y Europa (1, en España). 

Balance mundial de muertes anuales:


Muertos por SIDA: casi dos millones de personas. Muertos por tuberculosis: dos millones de personas. Muertos por malaria: cerca de tres millones de personas. Muertes por cáncer: acercándose a diez millones de personas. Muertes por accidentes de tráfico: más de un millón de personas. Muertes por suicidios: 1 cada 40 segundos, casi ochocientos mil personas. Muertes por guerras y sus secuelas, así como muertes causadas por el hambre: no he logrado encontrar la información completa, pero con los datos parciales que he encontrado estimo que deja en poca cosa todo lo anterior.

Sin embargo, el pánico creado por dos enfermos (que espero no mueran) en el Primer Mundo ha sido considerable y nos da un excelente retrato de una sociedad muy miedosa y egoísta. El ébola está siendo un excelente espejo que nos devuelve una imagen real de esta sociedad del primer mundo con sus paradojas, contradicciones y miserias. 

Una sociedad, que curiosamente, disfruta comiendo salchichas, muchas de ellas de dudosa composición…

24 de julio de 2014

El insoportable miedo a pensar

¿Te atreves a estar solas con tus pensamientos? Si es así, te felicito, ya eres una especie protegida y casi en vías de extinción. Muchas personas prefieren aplicarse leves descargas eléctricas antes que estar pensando en soledad.


Recientemente apareció un artículo donde explicaba un curioso e inquietante experimento. Según cita este artículo: “el 67% de los hombres y el 25% de las mujeres que participaron en los experimentos preferían incluso autoadministrarse una descarga eléctrica, equivalente a una descarga estática, a permanecer sentados en una habitación vacía sin hacer ninguna otra cosa que pensar por un espacio de tiempo corto, que oscilaba entre 6 y 15 minutos. 
El insoportable miedo a pensar
El insoportable miedo a pensar
Once experimentos distintos han mostrado sistemáticamente lo mismo. A los participantes no les resultaba nada agradable pasar el tiempo sin otra distracción que sus propios pensamientos. Ni móviles, ni libros, ni música, ni siquiera cuadros donde posar la mirada. Nada con qué distraerse.” Ver articulo completo

Por varios motivos, considero de gran gravedad los resultados de este experimento: 

- Muchas enfermedades y dolencias mentales que se tratan con medicamentos, tal vez sean un espejismo que se podría disolver si muchas personas se enfrentaran a su propia mente y entendieran que sus pensamientos simplemente son cosas, son ilusión. Hay técnicas milenarias que enseñan cómo hacerlo. Mientras tanto, estamos intoxicando para nada a millones de personas, pero otros se hacen ricos a su costa.

- Por mi parte, no me imagino estresado y agobiado en esa situación de aislamiento. Es más, si me dicen que asista como cobaya en ese experimento, me tendrían que sacar del cuarto a calambrazos, porque estar un rato tranquilo sin ruidos ni distracciones es la gloria bendita. Aprovecharía para pensar o para meditar (que no es lo mismo) y escuchar el silencio, lujo cada vez más raro. Otra cosa es que te encierren aislado en una celda durante semanas, meses o años, lo que no es el caso del experimento.

- Lo que ostentan posiciones de verdadero poder (y que seguramente pasarían esta prueba) deben de estar encantados con una masa aborregada que tiene el mismo mono de distracción que un yonki sin heroína. Vamos, que les horroriza tanto pensar que prefieren infringirse daño. Creo que tenemos la masa perfecta para la mejor dictadura que le mundo haya ¿disfrutado? Que nunca falte ni tele, ni smartphone, ni música ni distracciones lúdicas y el rebaño pastará tranquilo. 

Los romanos, que eran muy listos y lo resumían todo en sentencias, lo expresaron de forma fácil y comprensible: pan y circo. Así de simple, para que no pienses ni sufras. Bienvenido a un mundo feliz, el círculo ya se ha cerrado.

23 de julio de 2014

Microexpresiones de lenguaje corporal: miedo y sorpresa

El miedo es una respuesta natural a las amenazas y en el lenguaje corporal se ve en los rostros de las personas que saben que están en serios problemas.


Miedo 


El miedo es excepcionalmente importante para los seres humanos. Nos avisa cuando una situación no es buena, que no debemos saltar de un edificio alto y nos dice que huir de un rinoceronte a la carga es probablemente una buena idea. Mientras que la segundo de estas dos amenazas es relativamente rara en nuestra vida moderna, todavía encontramos una expresión de miedo en las personas que temen ser atrapadas o golpeadas. Observa la cara de un niño que ha sido sorprendido in fraganti con un tarro de galletas abierto sobre la mesa y verás de lo que estoy hablando.

Microexpresiones de lenguaje corporal: miedo y sorpresa
Microexpresiones de lenguaje corporal: miedo y sorpresa
En el pasado muchos se han referido a la lucha o huida como una respuesta del sistema nervioso; esta teoría dice que respondemos a las amenazas de esta manera instintiva. Esto es incompleto, ya que realmente nuestra primera respuesta es la congelación, como un ciervo ante los faros de un coche. Normalmente no se siente un fuerte deseo de luchar contra una amenaza, lo más realista es la opción que menos éxito tiene en la mayoría de los casos. ¿Alguna vez intentaste luchar contra un depredador natural como un tigre, un oso o incluso un perro grande? Eso no podría terminar bien. Sin embargo, una gran cantidad de criaturas responde al movimiento, así que si tus antepasados estaban escondidos entre la maleza, mientras que un oso andaba por ahí husmeando, la tranquilidad es una opción mucho mejor que levantarse y huir de la bestia.

Así que en realidad, lo que tiene sentido debería ser...

CONTINUA EN:

29 de mayo de 2014

La verdadera valentía

La fiel Infantería ya no iba a aguantar mucho mas, estaba diezmada tras interminables combates contra un enemigo que no dejaba de presionar nuestras posiciones.  El Regimiento de Húsares en reserva de la División estaba a punto de recibir la orden de entrar en combate. La situación no pintaba muy bien y la carga que iba a realizar esta unidad iba a tener numerosas bajas. Cuando se empeña la reserva de la Caballería para intentar salvar la batalla, los jinetes saben que el sacrificio exigido va a ser muy grande. 

El miedo estaba pintado en el rostro de los soldados de los escuadrones que esperaban que de un momento a otro sonara el clarín que les llevaría en una enloquecida galopada hacia un destino incierto. Los sables ya estaban desenvainados y el miedo se podía respirar en el ambiente. La tensión de la espera puede acabar con los nervios del más templado.

Carga del Regimiento de Caballería "España" en la batalla de Bailén. Guerra de la Independencia
Carga del Regimiento de Caballería "España" en la batalla de Bailén. Guerra de la Independencia. Óleo de Ferrer-Dalmau
Un Teniente veterano y curtido en mil batallas se dio cuenta que otro compañero Oficial bisoño a duras penas podía controlar su miedo y que estaba a punto de derrumbarse. Empezó a preguntarle de forma socarrona si no iba a volver grupas al enemigo o tal vez vaciar su vientre sobre la montura, a lo que el inexperto y joven oficial le respondió: "si vuestra merced tuviera el mismo miedo que ahora tengo yo, haría bastante rato que se habría derrumbado; sin embargo, aquí me tiene aguantando el tipo y esperando la orden de cargar".

El veterano se descubrió ante lo dicho por el bisoño. 

No tener miedo es de temerarios; pero tener miedo, mucho miedo, y a pesar de todo aguantar y seguir adelante, eso es ser verdaderamente valiente. 


10 de febrero de 2014

Cómo superar el miedo a la muerte

Para la sociedad occidental es un profundo tabú pensar o hablar de la muerte. Esto es consecuente con nuestra obsesión con ser joven. La industria funeraria y nuestro comportamiento habitual en torno a la muerte han creado un enfoque sobre la desinfección de la evidencia física de la muerte y la supresión de las reacciones emocionales comunes a la muerte. 


Sabemos que todos vamos a morir, pero todavía tenemos que aprender a aceptar esta realidad y normalizar las conversaciones necesarias para consolarnos en torno a las cuestiones relacionadas con la muerte.

Estas son algunas de las citas que hacen reflexionar sobre el miedo a la muerte:

"El miedo a la muerte se desprende del miedo a la vida. Un hombre que vive plenamente dispuesto a morir en cualquier momento." Mark Twain

"El miedo a la muerte es el más injustificado de todos los temores, porque no hay riesgo de accidente para alguien que está muerto." Albert Einstein

"El miedo a la muerte aumenta en proporción al aumento de la riqueza." Ernest Hemingway

"Los hombres temen a la muerte como los niños temen a la oscuridad." Francis Bacon

"La muerte es extremadamente simple. Exhalas, y ya no respirar mas" Sogyal Rimpoché

"No tengo miedo de la muerte. Es el juego que pone fin a jugar el juego de la vida." Jean Giraudoux

"No podemos desterrar los peligros, pero podemos desterrar temores. No hay que menospreciar la vida por culpa del temor a la muerte." David Sarnoff

"El que no teme a la muerte muere una sola vez." Giovanni Falcone

Cómo superar el miedo a la muerte
Cómo superar el miedo a la muerte
El "Miedo" se puede ver como un acrónimo de "expectativas de fantasía que parecen reales." El miedo a la muerte nos impide explorar su realidad y su significado. Sin saber qué esperar, creamos expectativas fantasiosas sobre la muerte que nos asusta porque parecen reales para nosotros. Como seres vivos que somos, no podemos saber cuál va a ser nuestra muerte, pero debemos enfrentarnos al desafío de aceptar su realidad.

El miedo a la muerte es conocido como tanatofobia y abarca muchas de las siguientes preocupaciones específicas que rodean el proceso de morir y la realidad de la muerte misma:

Estar muerto

Perder el control

Dejar atrás a seres queridos

La pérdida de la dignidad, la independencia y la autonomía

Experimentar la enfermedad, el dolor y el sufrimiento

Lo desconocido

CONTINUA EN:

19 de junio de 2013

Maleficios simulados

A la edad de catorce años, Wang Jua completaba su instrucción en el monasterio del Monte de la Fuente del Dragón, conocido entonces como un lugar embrujado. A pesar de ello, unos jovencitos de familias acomodadas hacían alarde de bravura y desplante. Se mostraron incrédulos de esa fama de embrujamiento, y despreciando las advertencias de los monjes, de quienes siempre se mofaban, fueron a instalarse en el monasterio.


Al cabo de algunos días se produjeron algunos revuelos demoníacos, que causaron gran impresión en esa juventud dorada. El suceso, intencionalmente exagerado por los monjes, metió miedo a aquellos que pretendían pasar por valientes. Escaparon con ansiedad poco gloriosa. Sólo Wang Jua, el futuro gran dignatario, permaneció dueño de sí mismo. Prolongó su permanencia, sin alterar en nada sus costumbres cotidianas, y volvió a reinar la calma en el monasterio. Los monjes, sorprendidos, resolvieron organizar la aparición de fantasmas para aterrorizar al incrédulo. Todas las noches ululaban en los techos, arrojaban tejas y piedras en el patio, sacudían la cama del huésped solitario, o golpeaban insolentemente puertas y ventanas en los tiempos de tormentas.


Maleficios simulados
Maleficios simulados

Durante todas esas maniobras, el adolescente perseguido por los demonios permanecía imperturbable, leyendo tranquilamente a la luz del candil. Los monjes, fatigados y absortos; llegaron a admirado. Multiplicaron sus tentativas de intimidación, pero todo fue en vano.

Transcurrió más de un mes. Los monjes, finalmente vencidos por la extraordinaria sangre fría del joven, decidieron enfrentado personalmente.

- Mucha gente ha sido víctima de manifestaciones de poderes sobrenaturales - le dijeron al adolescente-. ¡Usted es el único que no tiene miedo!

- ¿Miedo de qué? - preguntó el joven Wang.

- ¿Qué le pasa? ¿Acaso no percibió nada después de la partida de sus compañeros?

- ¿Si percibí? ¿Qué cosa?

- Esos seres ultraterrenales ofendidos y con razón, no perdieron la oportunidad de aparecer bajo formas horribles para mostrar sus poderes y tener ellos la última palabra. Nos resulta increíble que usted no los haya visto ni oído.

- En verdad - concedió Wang con una sonrisa - sólo he visto a algunos monjes aplicados en crear un alboroto para simular cosas del diablo. Creyéndose desenmascarados, los monjes se turbaron.

- ¿No serán nuestros antepasados difuntos que han embrujado el monasterio? - insistieron esos torpes bromistas.

- ¡De ningún modo! - replicó el futuro gran señor, sin dejar de sonreír -. Es evidente de que se trata de vuestros colegas, que lo hacen a mil maravillas.

- Son suposiciones de su parte - porfiaron los monjes, cada vez más confundidos -. ¿Acaso usted no vio a los fantasmas con sus propios ojos?

- Lo que no impide que sean ustedes, y nadie más, los autores de tanto alboroto. Pues en caso contrario, ¿cómo tendrían la seguridad absoluta de esas visiones que, según ustedes, habría yo tenido que presenciar?

Los monjes se vieron entonces forzados a reconocer la simulación. Le pidieron perdón con una risita en falsete.

-Nuestra sola intención fue probado - le explicaron -. Pero usted es un hombre superior. Cierto que tendrá Ud. un brillante porvenir.

Anécdotas de Yung Tung, por Chu Kuo-Cheng, dinastía Ming

También le puede interesar:

25 de febrero de 2013

Ansiedad y Fobias


La ansiedad es un sentimiento que todos experimentamos cuando nos enfrentamos con situaciones que consideramos difíciles o que suponen una amenaza. Una fobia es un miedo ante situaciones particulares u objetos que no son peligrosos y a los que la mayoría de la gente no considera problemáticos.


Ansiedad y Fobias
Ansiedad y Fobias

Introducción 


La ansiedad es un sentimiento humano normal que todos experimentamos cuando nos enfrentamos con situaciones que consideramos difíciles o que suponen una amenaza.

Con frecuencia llamamos a este sentimiento estrés, pero este término puede resultar confuso ya que la misma palabra puede ser utilizada para hacer mención a dos cosas diferentes; por una parte a las cosas que nos ponen nerviosos y por otra a nuestra reacción ante ellas. Por esta razón no emplearemos el término estrés en este artículo.

Cuando nuestra ansiedad es el resultado de un problema más o menos prolongado, como puede ser la presencia de dificultades económicas, lo llamamos preocupación. Si es una respuesta repentina ante una amenaza inmediata o un peligro inminente como puede ser el mirar desde lo alto de un precipicio o el enfrentarse a un perro rabioso lo llamamos miedo.

Normalmente, tanto el miedo como la ansiedad nos son útiles ya que nos permiten evitar situaciones peligrosas, nos ponen alerta frente a las mismas y nos suministran motivación para afrontar los problemas. Sin embargo, si estos sentimientos se vuelven demasiado intensos o duraderos pueden interferir nuestra capacidad para hacer las cosas que queremos y hacernos sentir desdichados e infelices.

Una fobia es un miedo ante situaciones particulares u objetos que no son peligrosos y a los que la mayoría de la gente no considera problemáticos.

Síntomas de Ansiedad. 


Mentales: 

Sentirse preocupado todo el tiempo.
Sentirse cansado.
Incapacidad para concentrarse.
Sentirse irritable.
Dormir mal.

Corporales: 

Palpitaciones (latidos irregulares).
Sudoración.
Tensión y dolores musculares.
Dificultad para respirar.
Vértigo.
Mareos, desvanecimientos.
Indigestión.
Diarrea.

Ansiedad y Fobias
Ansiedad y Fobias


Las personas ansiosas suelen confundir estos síntomas con indicios de la presencia de enfermedades físicas graves, y esta preocupación puede hacer que los síntomas incluso empeoren. Los episodios inesperados y repentinos de ansiedad son llamados pánico, y generalmente llevan a la persona a huir rápidamente de la situación en la que se encuentran cuando el ataque tiene lugar. Ansiedad y pánico con frecuencia se acompañan de sentimientos de depresión, de forma que la persona ansiosa puede sentirse malhumorada, perder el apetito y ver el futuro como triste y sin esperanza.

CONTINUA EN:

26 de julio de 2012

Miedo al futuro


El 80% de lo que tememos no ocurrirá. El miedo al “¿y si…?” es el nombre que recibe uno de los comportamientos más comunes en la sociedad contemporánea. 


Acosado permanentemente por señales negativas y noticias cada vez peores, es fácil que cualquier individuo se lance a una espiral de negatividad irracional en la que considere que el porvenir sólo puede traer cosas malas.

Miedo al futuro
Miedo al futuro
Si en el célebre cuento de la lechera su protagonista terminaba perdiéndolo todo debido a sus delirios de grandeza, en estas situaciones de crisis ocurre lo mismo pero en sentido inverso: terminamos hundiéndonos como consecuencia de nuestros propios miedos sobre lo que nos deparará el futuro.

En psicología se conoce como pensamiento catastrófico el que lleva a pensar sólo en las consecuencias negativas de cada acontecimiento, provocando ansiedad e incertidumbre y olvidando lo positivo. Un problema que se convierte en epidemia en momentos especialmente traumáticos o estresantes. Podría decirse que dicho problema cognitivo se ha extendido a toda una sociedad expuesta a diario a una sucesión de informaciones (económicas, sobre todo) cada vez más negativas. La psicología ha defendido cómo muchas veces recurrimos al miedo para tratar nuestros problemas.

CONTINUA EN:

1 de julio de 2012

¿Qué harías con tus esclavos?


Hay entrevistas que no entiendo cómo el entrevistado se digna a responderlas. O a decirle al que pregunta: ¿eres tonto o las preguntas te las dan escritas?


¿Qué harías con tus esclavos?
¿Qué harías con tus esclavos?
Hace años que está de moda realizar preguntas absurdas al personaje en cuestión. Una de las que leí en una entrevista reciente decía así: ¿qué haría si tuviera esclavos?

El entrevistado, que tiene su retranca, no lo mandó a hacer puñetas porque debía estar con la guardia baja, pues en otra ocasión lo hubiera hecho. No sé que hubiera respondido usted que me lee, pero ahí va mi respuesta, porque tal vez la pregunta no era tan tonta.

Si tuviera esclavos, naturalmente les pondría a trabajar de sol a sol en mis invernaderos, o recogiendo fruta a lomo partido, o en trabajos similares de penuria y esfuerzo a cambio del escaso sustento y del precario cobijo. De darles papeles, ni de coña, que sigan ilegales; vinieron ellos solos, nadie les fue a buscar. A ellas, a las de buen ver, a ganarse el pan con la entrepierna, y si es virgen, a vender cara esta rara flor. Y de paso, a publicar anuncios de contactos en el periódico del que me entrevista a la vez que me indigno con el tema de la prostitución. Indignarse se vende bien.

¿Qué harías con tus esclavos?
¿Qué harías con tus esclavos?
De ver en cuando, como a los libertos de Roma, daría papeles a alguno, pero sin nada de poder: ni sindicatos, ni partidos, ni nada. Sin representación en ayuntamientos ni parlamentos, sólo puedes votar a quien yo te diga, pero de presentarse a cargo público, ni de coña. A ver que iba a ser esto si estos nuevos españolitos creen que van a tener representación, dietas, coche oficial y mangoneo. 

Como vería que el negocio funciona muy bien, intentaría que toda la "ciudadanía" que se considera libre se convirtieran en esclavos mediante deudas impagables, sueldos de risa, trabajo precario, paro y desesperación, como ha sido durante toda la historia de la humanidad. ¿Cómo lo conseguiría? Es muy sencillo, mediante el miedo. ¿Y cómo crear miedo? Usted ya sabe cómo, pero no quiere reconocerlo.

Ya lo explicaba el replicante de la película Blade Runner: “vivir con miedo, eso es lo que significa ser esclavo”.

Pues eso es lo que hay.



26 de mayo de 2012

El Poder del Miedo

La Peste se dirigía a Damasco y pasó velozmente junto a la tienda del jefe de una caravana en el desierto.


Miedo
Miedo
-“¿A dónde vas con tanta prisa?” Le pregunto el jefe.

-“A Damasco. Pienso cobrarme un millar de vidas.”

De regreso de Damasco, la Peste pasó de nuevo junto a la caravana.

Entonces le dijo el jefe:

-“¡Ya sé que te has cobrado 50.000 vidas, no el millar que habías dicho!.”

-“No,” le respondió la Peste.

- “Yo sólo me he cobrado mil vidas. El resto se las ha llevado el Miedo.”

Tony de Mello
 

16 de febrero de 2012

Cómo luchar contra tus miedos

Para ser capaz de superar un temor, un miedo o una fobia, lo más efectivo es enfrentarse a él.

En este vídeo verás como hacerlo.

 
CONTINUA CON VÍDEO EN:
http://www.elartedelaestrategia.com/como_luchar_contra_tus_miedos.html

9 de febrero de 2012

7 de febrero de 2012

Miedos y fobias

Una fobia (palabra derivada de Fobos (en griego antiguo, 'pánico', que era la personificación del miedo en la mitología griega, hijo de Ares y Afrodita) es un trastorno de salud emocional que se caracteriza por un miedo intenso y desproporcionado ante objetos o situaciones concretas como, por ejemplo, a los insectos (entomofobia) o a los lugares cerrados (claustrofobia).

Miedo y fobia
Miedo y fobia
También se suele catalogar como fobia un sentimiento de odio o rechazo hacia algo que, si bien no es un trastorno de salud emocional, sí genera muchos problemas emocionales, sociales y políticos (véase xenofobia, es decir, el odio a los extranjeros o extraños).

Un estudio en EE.UU. por el National Institute of Mental Health (NIMH) halló que entre el 8,7% y el 18,1% de los estadounidenses sufren de fobias. Discriminando edad y género, se encontró que las fobias son la más común enfermedad mental entre mujeres en todos los grupos etarios y la segunda más común psicopatía en hombres mayores de 25.

CONTINUA CON VÍDEO EN:
http://www.elartedelaestrategia.com/miedos_y_fobias.html

19 de enero de 2012

Superar el miedo


El miedo es definido como una aversión irracional hacia un peligro esperado.

Superar el miedo
Cuando sentimos miedo estamos anticipando algo que va a suceder y debemos prepararnos a enfrentarlo

El miedo es un proceso mental que predice algo amenazante en el futuro. Si siente miedo de ser abandonado por ejemplo, esto no ha sucedido y puede ser una ilusión o un hecho.

¿De dónde provienen nuestros miedos? Los miedos se originan en la infancia, también podemos tener miedo que internalizamos de nuestros padres o miedos basados en malas experiencias de nuestro pasado.

CÓMO SUPERAR LOS MIEDOS 
1. El primer paso es el de identificar el miedo. ¿A que se le tiene miedo?

2. Luego, ...
CONTINUA EN:

12 de octubre de 2011

Poder Mental. Consejos para superar tus 7 miedos más frecuentes

¿Cuánto tiempo llevas posponiendo algo porque tienes miedo?

A lo mejor tu trabajo no te gusta y querrías un puesto de mayor responsabilidad o cambiar de trayectoria profesional, o empezar tu propio negocio. Puede que quieras cambiar otro tipo de situación no relacionada con tu trabajo, pero no te atreves, te da miedo, ¿verdad? Así que te pones todo tipo de excusas para posponer lo que quieres o, simplemente, para no hacerlo. 

Poder Mental.
Consejos para superar tus 7 miedos más frecuentes
Todos tenemos excusas y miedos a los que, a veces, permitimos jugar un papel importante en nuestra vida. Los conocidos “Sí, pero...soy muy joven, muy mayor, no tengo suficiente experiencia, es demasiado tarde, cómo voy a cambiar de idea ahora, no voy a tirar por la borda todos los años de estudio...” Puedes encontrar todas las excusas que quieras, es miedo. Excusas que te facilitan no tener que abandonar lo conocido, no tener que probar nada nuevo, pero que suponen un obstáculo a la hora de conseguir tus objetivos y sueños.

Si el trabajo que haces no es lo que quieres, eso significa que pasas al menos ocho horas al día haciendo algo que no te gusta, en un sitio que no te gusta y sintiéndote culpable porque te gustaría estar haciendo otra cosa y no das lo mejor de ti mismo. Y si hablamos de otros aspectos de tu vida igual, te pasas sufriendo la mayor parte del tiempo. ¿No te parece que ya es suficiente?

Si realmente quieres hacer algo al respecto, es hora de dejar de quejarse y de ponerse manos a la obra. Por supuesto es más fácil decirlo que hacerlo, pero tu desafío está en saber encontrar la oportunidad en estas circunstancias. Al final, las excusas no son más que miedo y el primer paso a dar es identificar qué es lo que verdaderamente te asusta. Estos son los miedos más comunes:

1. Miedo a los cambios. A casi nadie le gustan los cambios y mucha gente prefiere olvidarse de lo que realmente quiere antes que ...
CONTINUA EN:

28 de junio de 2010

Miedos

En el S. XIX no había penicilina, llegó a mediados del S XX. De hecho, en el frente ruso de la II GM. llamaban al ajo la penicilina de Stalin. Sin penicilina, la gente moría que era digno de ver, pero ya no nos acordamos de eso. En el S. XIX las tasas de mortalidad eran muy superiores a las actuales, tendencia que empezó a cambiar a lo largo del S. XX. Naturalmente, estos datos se refieren a la “cultura occidental” que por ser una idea bastante imprecisa creo que es lo mismo que no decir nada.

A lo largo de la Historia, era normal que de una decena de hermanos sobrevivieran la mitad, para que de éstos, una mitad muriera por guerras, violencia, epidemias, etc. Esto aun ocurre en muchos países y afecta a gran parte de la población mundial, aunque la tendencia es a mejorar. Si, ha leído bien, a mejorar. La Humanidad va a mejor, poco a poco, con rodeos, con alguna marcha atrás, pero va en buen camino.

Gran parte de la especie humana, entre los agraciados que me cuento, tiene de todo: agua potable y corriente, luz, calefacción, medicinas y un entorno razonablemente seguro. Sin embargo, la carcoma se nos come. Y tiene un nombre: miedo. O tal vez MIEDO, así, con mayúsculas. Miedo a repetir un 11-S ó 11-M, miedo a un corralito, miedo a que el 2012 los mayas acierten, miedo a la gripe de moda, miedo al calentamiento global, miedo a la crisis, miedo a la muerte, miedo a la vida, miedo al miedo y miedo a… si mismos. (Ponga aquí su miedo: ………, sea sincero, que alguno tiene)

Como no creo en la casualidad, y sé que el miedo vende, tal vez esté todo muy bien pensado y esta emoción no sea muy espontánea. Vamos, que se encargan de tenernos un pelín acojonados, no mucho pero siempre algo miedosillos, no hay mas que encender la TV y comprobarlo. El miedo es un buen pegamento para un rebaño de ovejas, yendo todos juntos nada me ocurrirá. ¡Viva el miedo compartido!

Hay muchas personas en el mundo que aunque también tienen sus miedos, saben que viven de prestado: hace días que miraron de frente a la Parca cuando ésta les rozó y ahora nada les hace temer.

Éstos recogerán las sobras del banquete de Occidente. Ya están en ello y me descubro: el futuro es de los valientes. Desde siempre les hemos llamado "bárbaros".