26 de enero de 2015

Cómo dejar ese maldito hábito nervioso

Ya se trate de enredar con tu pelo, morderte la uñas o chascar los nudillos, casi todo el mundo tiene algún tipo de hábito nervioso "inofensivo".


El primer paso: reconocer que tienes un problema.


Y la mayoría de las veces, el origen de esta costumbre es el estrés (aunque hay algunas otras razones comunes que incluyen el aburrimiento y la sensación de relajación provocada por el hábito).

Desafortunadamente, este tipo de hábitos también pueden molestar a quienes nos rodean, por no mencionar que las consecuencias también pueden ser desagradables e incluso insalubres. Ahora es el momento de parar.
Cómo dejar ese maldito hábito nervioso

Cómo dejar ese maldito hábito nervioso

¿Por qué necesitas cambiar?


Aparte del factor de la vanidad (¿alguna vez has conocido a un masticador de uñas con uñas bonitas? ¡No lo creo!), algunos hábitos nerviosos también pueden tener riesgos para la salud. Mordisquear las uñas, por ejemplo, puede aumentar el riesgo de desarrollar una infección en la piel que rodea la uña (una enfermedad llamada paroniquia). Y mordisquear las uñas también puede aumentar tu riesgo de contraer un resfriado, ya que estás chupando tus dedos… ¡y quién sabe dónde han estado!

Mientras que algunos otros hábitos...

CONTINUA EN:
http://www.elpoderdelamente.elartedelaestrategia.com/como-dejar-ese-maldito-habito-nervioso.html

El Arte de la Estrategia



4 comentarios:

  1. Los vicios, las manías y los tics son fáciles de adquirir y muy difíciles de dejar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como todo lo perjudicial en esta vida, se cumple como tu bien dices.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Que tal Carolus.
    Hacían falta tus publicaciones.
    En lo particular me como las uñas...Casi imposible deshacerme de esto. Asumo que es un problema, pero me desestresa...Y no sabes cuanto. Mi esposa dice que sabe que me preocupa algo cuando comienza a comérmelas...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Manuel. He tenido todo desatendido por un problemilla de salud que ya se está encaminando. Por mi parte, dejé de comerme las uñas cuando me creó una memorable indigestión que hizo que el expulsarlas fuera algo doloroso (es broma). En realidad no me acuerdo como abandoné este mal hábito. ¿Has probado con hipnosis?

      Saludos

      Eliminar