31 de marzo de 2016

Calmar la mente y la ansiedad de 9 maneras

Hay nuevos enfoques para calmar la mente y detener el pensamiento acelerado. 


Son técnicas eficaces para calmar la mente y reducir el estrés.


A la hora de calmar la mente, los pensamientos de ansiedad te pueden desbordar, lo que hace que sea difícil tomar decisiones y aplicar medidas para hacer frente a cualquier contingencia que te molesta. 

Calmar la mente y la ansiedad de 9 maneras
Calmar la mente y la ansiedad de 9 maneras
La ansiedad también puede llevarte a pensar demasiado, lo que te hace más ansioso, lo que lleva a pensar demasiado, y así sucesivamente. ¿Cómo se puede salir de este círculo vicioso? Reprimir los pensamientos de ansiedad no funcionará; acaban por aparecer de nuevo, a veces con más intensidad. Pero hay técnicas más eficaces que puedes pedir prestadas de la reducción del estrés basadas en la atención y las terapias cognitivo-conductuales.

Aquí verás 9 estrategias para calmar la mente, ayudarte a salir del atasco y seguir adelante.

1. Intenta hacer un distanciamiento cognitivo 


Trata de ver tus pensamientos de ansiedad como que están haciendo conjeturas sobre hechos. Tu mente está tratando de protegerse mediante la predicción de lo que podría suceder, pero sólo porque algo podría suceder no significa que lo hará. Mira la evidencia objetiva: ¿qué probabilidades hay de que vaya a ocurrir el resultado negativo? ¿Hay algo bueno que podría suceder en su lugar? ¿Y cuál crees que es más probable que ocurra, basado en la experiencia pasada y otra información que tengas sobre la situación?

2. Distánciate de tus pensamientos


Deja de estar fusionado con tus pensamientos. Piensa en tus pensamientos como el mover los datos transmitidos a través de tu mente, en lugar de que sean la verdad objetiva sobre una situación. Nuestros cerebros son hipersensibles a la amenaza y el peligro, porque esto mantuvo vivos a nuestros antepasados en la naturaleza. Algunos de tus pensamientos sólo pueden ser reacciones condicionadas y automáticas generadas por un cerebro que está orientado a la supervivencia. Elige si deseas o no creer estos pensamientos, en lugar de aceptarlos.

3. Práctica la atención


Practica la observación de tus pensamientos, en lugar de SIGUE LEYENDO...


4 comentarios:

  1. Del pensamiento oriental, budista y zen, se extraen muchos aprendizajes en este sentido. Y, como todo, requiere de aprendizaje, de técnica, de hacer diariamente los ejercicios indicados. No basta con trazarse una hoja de ruta, hay que entrenar como en cualquier otro campo: montar en bicicleta con soltura requiere de mucha práctica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo que tenemos para la mente se inventó hace muchos siglos en Oriente y en Egipto-Grecia-Roma. Lo demás, como bien dices, es práctica.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Un personaje de novela en Venezuela decía: "Como vaya viniendo, vamos viendo"...Una filosofía quizás muy simple, pero práctica y funcional.

    No me preocupo más por nada (bueno si, los pacientes en algunos casos me quitan el sueño, pero intento dejar eso en la consulta). Solo lo justo y necesario...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No perseguir nada, no rehusar nada. Tal vez sea el truco.

      Saludos

      Eliminar