9 de julio de 2011

Economía doméstica

Finanzas personales

El control de la economía doméstica representa un importante desafío para las personas que no logran ahorrar y tienen deudas. El ahorro DE VERDAD no se genera en privarse de pequeñas cosas, sino evitando grandes gastos. 

La economía doméstica supone un esfuerzo de organización y planificación. Una vez claros los objetivos, con muy poca autodisciplina se pueden conseguir excelentes resultados. Si Usted es disciplinado y organizado para su trabajo, ¿por qué no serlo para si mismo?

Sin embargo, algunas técnicas pueden ayudarles.

EL MEJOR AMIGO DEL SER HUMANO ES PAPEL Y LAPICERO 
  • Elabore un plan financiero 
  • Para comenzar a elaborar su plan financiero personal, lo primero que debe hacer es identificar cuales son sus necesidades y ordenarlas por prioridades, y a continuación, calcular cuánto dinero necesitará para satisfacerlas.

Esto le ayudará a:
  • Desarrollar una estructura inicial para un presupuesto de gastos.
  • Reconocer cuando sus gastos no están en sintonía con sus necesidades.
  • Adoptar las acciones necesarias.

Identifique los problemas en el control del dinero 
El control del dinero requiere de un gran sentido de disciplina; en este sentido, existen varios problemas que pueden manifestarse en torno a esta cuestión:
  • La incapacidad para ahorrar
  • Perder las facturas de los gastos de la casa u olvidar pagarlas.
  • No llevar un buen control de los gastos en su cuenta, lo que ocasionará la devolución de los cheques.
  • Perder los estados de cuenta, no pagar las cuentas o hacerlo tarde, con los consiguientes recargos que ello ocasiona.
  • Gastar más de lo que gana, impulsivamente y en cosas que realmente no necesita.

Establezca objetivos de mejora 
Una vez identificadas las áreas en las que tenga problemas, establezca unos objetivos de mejora a corto, medio y largo plazo para cada una, siempre definiendo las prioridades:
  • Realice una lista con sus metas financieras de aquí a 6 meses, 1 año, 5 años y 10 años. No se preocupe acerca de la posibilidad de lograrlas, sólo escríbalas.
  • Las metas a corto plazo pueden incluir cosas como reducir los gastos (evitar comer fuera o comprar por capricho).
  • Las metas a mediano plazo incluirán el ahorro para las vacaciones, para comprar algunas cosas que se necesitan para la casa o comenzar a pagar deudas.
  • A largo plazo, las metas pueden incluir el ahorro para pagar una carrera universitaria, planear la jubilación, etc.

Desarrolle un presupuesto 
Agrupe los registros de los gastos para desarrollar un presupuesto. Éste incluirá la asignación de una cantidad de dinero cada mes para cada categoría de gastos:
  • Haga una lista de...
CONTINUA EN:

No hay comentarios:

Publicar un comentario