19 de julio de 2011

Seducir con la teoría de la plancha

Seducir. Tienes una plancha delante de ti y no sabes si quema o no. ¿Que es lo que haces para saber si esta te puede hacer un quemazo? 


Primero la tocas muy rápidamente, tienes una primera impresión, pero no es suficiente parece que no quema... la tocas un instante mas que el anterior y te retiras para ver si esta vez te has quemado.


Si te fijas, cada vez estarás unas décimas de segundo mas en contacto con la plancha hasta constatar que no hay peligro: Esta fría y se puede tocar. Este mismo símil puede ser aplicado con las mujeres, intrusiones y retiradas viendo la respuesta que obtienes en cada momento. Y lo que vale para las mujeres, vale para cualquier situación: grupos de personas, liderazgo, etc.

No se puede entrar a todo trapo irrumpiendo arrasadoramente sin saber si los pasos que vas dando en cada momento tienen una respuesta positiva. Un ejemplo a mi entender erróneo de esto seria: "Hola me pareces una chica estupenda me gustaría, invitarte a un chupito y a lo que tu quieras... a propósito... ¿Como te llamas?". Lo anterior se ha hecho sin tantear, ni si quieras sabes el nombre y ya irrumpes a saco y con un retintín de doble sentido erótico. Mas despacio, hay que ir mas despacio, tanteando el terreno y retirándose unos instantes o minutos. Esto te hace deseable y te aleja del arquetipo del pesado.

Seducir con la teoría de la plancha
Seducir con la teoría de la plancha

Si obtienes una respuesta positiva no te lances con toda la artillería de golpe. Hazla esperar, tomate tranquilamente un trago o ves un momento a ver si encuentras a tus amigos que están por aquí. Es importante el dar a entender que uno tiene muchos amigos, tiene que ser una palabra muy pronunciada, esto para una chica le da confianza, ..."no tiene que ser mal chico si tiene muchos amigos...". Pero no dejemos el tema. La teoría de la plancha también se puede aplicar en el lenguaje corporal entendido como contacto físico, una persona que sabe tocar lo justo en el momento adecuado irradia una calidez y un afecto muy agradable para una mujer. Aprovecha un momento en la conversación (porque se liga hablando, no lo olvidemos) para hacer el gesto de tocarla en el brazo, como si la cogieras. A la vez que la tocas mírala a los ojos, no tiene que ser mucho tiempo ya que, si conoces el lenguaje corporal, puede hacerse muy incomodo. Retírate y estudia su reacción a tus gestos. ¿Crees que le ha gustado? Espera y sigue con lo mismo mas adelante. ¿Notas rechazo?. Retírate, ya sabes donde esta la "frontera". Sigue por tu zona y evita hacer mas "incursiones" por el momento. Como en la plancha, si vemos que no hay peligro y somos bien aceptados se puede ir subiendo el nivel tanto de contacto corporal como de conversación. En este ultimo podremos tocar temas mas íntimos.

Ahora que parece que todo va bien,...
CONTINÚA EN:

No hay comentarios:

Publicar un comentario