1 de octubre de 2011

Don Quijote ha muerto, viva Sancho Panza

Ya no queda nada de las virtudes de Don Quijote, ni de la lealtad, sentido común y mesura de Sancho. No hay mas Dios que el dinero, ni mas Dulcinea que a quien ves en el espejo, campa la envidia y ya todo es un sin Dios.  

Muerte de Don Quijote.
Grabado de Gustavo Doré
En esta vieja, remendada y acuchillada piel de toro hace ya tiempo que murió un hidalgo, ingenioso como pocos, defensor de desvalidos, caballero de triste figura y de lanza en ristre, loco en vida y cuerdo en la muerte, llamado Alonso Quijano y más conocido por todos como Don Quijote de la Mancha. A su muerte, no dejó descendencia, salvo sobrinos y primos lejanos que presto corrieron a repartir su magra herencia, no sin antes entre ellos haber peleado como leones y aun como hienas por los despojos del finado, como es costumbre en Hispania desde tiempos de Sertorio y de Viriato.

Su fiel escudero Sancho Panza, no sabiendo que hacer con su montura, malvendió su Rocinante y con lo que de éste sacó, compró unos gorrinos que aumentaron su hacienda y la de sus hijos, que no eran pocas las bocas a alimentar.

Sancho Panza y su burro.
Grabado de Gustavo Doré
Y habiendo acabado el siglo, que se le acertó en llamar de Oro por los literatos con los que España deslumbró al mundo; como en todas las cosas mundanas, al llegar al máximo esplendor, no tuvo sino que caer, ya que subir mas no pueden,  y así empezó España a deslizarse hacia un pozo sin fin.

Soldados viejos como Miguel de Cervantes, que perdió una mano batallando en Lepanto contra el Turco; o Calderón, que pasó lo suyo en Flandes, y tantos otros que ahora no queremos recordar, fueron fénix de la pluma y de la espada para mayor gloria de España. Ahora son espectros que incordian la memoria de una historia dura y seca como la tierra que a todos nos parió.

En estos tiempos y en esta piel de toro en la que ya es escándalo torear, poco queda del linaje de don Quijote, y sólo los hijos de Sancho heredaron Celtiberia. Y esta estirpe, más que recoger la virtudes de su simple padre -que las tenía y en abundancia-, se juntaron con la del Buscón Don Pablos y tantos otros pícaros y buscavidas que en este patio de Monipodio se afanan para llevarse lo suyo sin dar palo al agua.

Ya no queda nada de las virtudes de Don Quijote, ni de la lealtad, sentido común y mesura de Sancho. No hay mas Dios que el dinero, ni mas Dulcinea que a quien ves en el espejo, campa la envidia y ya todo es un sin Dios.  Si por un azar de la fortuna alcanza a nacer un Don Quijote, en esta tierra donde vaga errante la sombra de Caín, presto se juntan todos los Sanchos, buscones, zafios, brutos, gañanes, pisaverdes, trepas, arribistas, cuentistas y demás tropa - menuda tropa-, para ponerlo a buen recaudo. 

Así, desde hace siglos, en este ingrato solar de esta patria con los muros siglos ha desmoronados, cada vez que un Quijote aparece, cien Sanchos le embisten y le hielan el corazón hasta que el hidalgo abandona su locura y muere feliz en la cordura del rebaño.

1 comentario:

  1. Interesante y mordaz esta sátira...No es para menos

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar