12 de abril de 2012

Personalidad seductora. El encantador

El encanto es la seducción sin sexo. Los encantadores son manipuladores consumados que encubren su destreza generando un ambiente de bienestar y placer. 


Su método es simple: desviar la atención de sí mismos y dirigirla a su objetivo. Comprenden tu espíritu, sienten tu pena, se adaptan a tu estado de ánimo. En presencia de un encantador, te sientes mejor. Los encantadores no discuten, pelean, se quejan ni fastidian: ¿qué podría ser más seductor? Al atraerte con su indulgencia, te hacen dependiente de ellos, y su poder aumenta. Aprende a ejercer el hechizo del encantador apuntando a las debilidades primarias de la gente: vanidad y amor propio. 

Personalidad seductora. El encantador
Personalidad seductora. El encantador

El arte de ser encantador 

La sexualidad es sumamente perturbadora. Las inseguridades y emociones que suscita pueden interrumpir a menudo una relación que de otra manera se profundizaría y perduraría. La solución del encantador es satisfacer los aspectos tentadores y adictivos de la sexualidad -la atención concentrada, el mayor amor propio, el cortejo placentero, la comprensión (real o ilusoria)-, pero sustraer el sexo mismo. Esto no quiere decir que el encantador reprima o desaliente la sexualidad; bajo la superficie de toda tentativa de encantamiento acecha un señuelo sexual, una posibilidad. El encanto no puede existir sin un punto de tensión sexual. Pero tampoco puede sostenerse a menos que el sexo se mantenga a raya o en segundo plano. La palabra "encanto" procede del latín incanmmentum, "engaño", aunque también "conjuro", en el sentido de "pronunciación de fórmulas mágicas". El encantador conoce implícitamente este concepto, hechiza dándole a la gente algo que mantiene su atención, que le fascina.

Y el secreto para captar la atención de la gente, y reducir al mismo tiempo sus facultades racionales, es...

CONTINUA EN:

5 comentarios:

  1. Sin duda gente habilidosa... de la que no te puedes fiar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cierta forma, tienen los rasgos del psicópata.

      Saludos

      Eliminar
  2. También había pensado en la psicopatía...

    Conozco alguien así.

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También conozco a mas de uno en persona. Por la tele salen muchos mas, la mayoría de ellos son políticos, empresarios o banqueros.

      Saludos

      Eliminar
  3. Y esto tambien aplica a seducir mujeres tremendamente bellas? de esas que está mas que acostumbradas (incluso canasadas) de tantos halagos?????

    No te hace ver como un lamebotas en lugar de alguien verdaderamente admirable?

    ResponderEliminar