Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

16 de junio de 2012

La rosa y la inutilidad de las palabras


Los discípulos estaban enzarzados en una discusión sobre la sentencia de Lao Tse: 


Los que saben no hablan; 
los que hablan no saben.

La rosa y la inutilidad de las palabras
La rosa y la inutilidad de las palabras

Cuando el Maestro entró donde aquellos estaban, le preguntaron cuál era el significado exacto de aquellas palabras. El Maestro les dijo: ¿Quién de vosotros conoce la fragancia de la rosa? Todos la conocían. Entonces les dijo: Expresadlo con palabras. Y todos guardaron silencio. 

Fuente:

5 comentarios:

  1. Vaya lección...Generalmente el sabio pasa desapercibido...el charlatán presume demasiado

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por sus frutos los conoceréis, decía Jesucristo.

      Saludos

      Eliminar
  2. Este pensamiento me lleva a ese otro que dice...Si lo que vas a decir no es mejor que el silencio, no digas nada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso tenemos dos orejas y una lengua, para hablar la mitad de lo que escuchamos

      Saludos

      Eliminar
    2. Pero Jesús hablaba ¿o qué eren las parábolas? Que feliz hará a los ricos (esos del camello y el reino de los cielos) tal tipo de silencio... Pero para 7 € si valen las palabras, aunque sean escritas. ¿A que no te atreves a publicarme?

      Eliminar