20 de octubre de 2012

Cómo quedarse sin nada después de haberlo tenido todo


¿Qué ocurre si te dan un cheque de un millón de dólares cuándo no sabes ni siquiera como abrir una cuenta en un banco? 


Cómo quedarse sin nada después de haberlo tenido todo. Arruinado
Nada bueno. No importa cuánto dinero hayas ganado si eres incapaz de gestionarlo. Cientos de deportistas, cantantes, jugadores de lotería o artistas de todo pelaje pueden dar buena cuenta de ello. La fama es efímera y la bancarrota una realidad demasiado dolorosa. 

Que se lo cuenten a Antoine Walker, otrora figura de la NBA, que tuvo que vender la pasada primavera su anillo de ganador del torneo con los Celtics porque debía a sus acreedores 10 millones de euros. A sus 35 años Walker ha tenido que volver a la pista, en concreto a la Liga de Desarrollo (una especie de segunda división de la NBA) pero no como Michael Jordan, por gusto, sino por necesidad. Lejos quedan los tiempos en los que llegó a acumular 82 millones de euros jugando en primera línea, y en los que viajaba a todo tren rodeado de sus amigos, vestía lujosos abrigos de piel y apostaba un par de miles de dólares en cada mano jugando al blackjack. 

Detrás de estas historias de miseria humana se esconden siempre los mismos factores: el juego, la ostentación, las amistades peligrosas y, en los peores casos, las drogas. Un cóctel explosivo que el director Billy Corben se ha propuesto retratar en su nuevo documental, Broke, que estrenó el sábado pasado la cadena estadounidense ESPN. 

No es sencillo tener tanto dinero 


En el trabajo de documentación para su película, Corben visitó a jugadores que habían pasado de la gloria absoluta al fracaso más estrepitoso y, según ha relatado al Wall Street Journal, ha llegado a una conclusión: “La mayoría de las historias son prácticamente idénticas”.

CONTINUA EN:

2 comentarios:

  1. No se puede volar tan alto sin riesgo de caer y partirte la crisma. Hay gente a la que le viene grande la suerte. Ícaros derribados por su propia ambición.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la década anterior hemos tenido muchos paisanos que servían de ejemplo de Ícaros.

      Saludos, Cayetano

      Eliminar