Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

18 de octubre de 2012

Nunca digas estas 10 frases a tu jefe


Gran parte de tu futuro laboral depende de que seas capaz de cumplir con los objetivos y ofrecer lo mejor de ti (y un poco más), sí, pero también y ante todo, de que sepas comunicarte con tu jefe.


Nunca digas estas 10 frases a tu jefe
Nunca digas estas 10 frases a tu jefe
Algo que podría parecer en apariencia sencillo (¿no hablamos acaso el mismo idioma?) pero que con demasiada frecuencia da lugar a un gran número de problemas, en cuanto que las aspiraciones de patrón y empleado son diferentes, sus requerimientos distintos y, quizá, los sobreentendidos de cada cual sean diferentes. 

Una frase a destiempo puede acabar con el trabajo de años en apenas unos segundos. En demasiadas ocasiones, todo surge de un calentón inapropiado, pero también de tomarse demasiada confianza con el que al fin y al cabo sigue siendo tu responsable.

Hay que recordar en todo momento que la jerarquía empresarial sigue existiendo aunque la amistad y el colegueo la hayan hecho desaparecer. Como señala Darcy Lewis en un artículo publicado en Biomedical Instrumentation & Technology llamado Managing Upward: Maximizing Effectiveness with Your Boss, las pautas que se debe seguir en la relación con el superior son una comunicación clara (“entiende cómo y de qué manera quiere relacionarse su jefe contigo”), reconocer los méritos de los superiores (“la retroalimentación sincera siempre es bien recibida”), distinguir lo que es importante (“las prioridades de tu jefe son tus prioridades”) y saber cuándo es momento de callarse (“sé diplomático y evita las rencillas de largo plazo”).

Igualmente, hay tres tipo de mensajes que nunca causan buena impresión y que debes tener presente antes de abrir la boca porque pueden costarte restar puntos o, peor aún, ser despedido, aunque en ocasiones puedan matizarse.

Nunca digas estas 10 frases a tu jefe
Nunca digas estas 10 frases a tu jefe
En primer lugar, que a tu jefe (es decir, a la empresa) no le importan tus problemas personales y cómo interfieren en tu trabajo, si esto sirve de excusa para no rendir como es esperado.

En segundo lugar, recuerda que se espera lo máximo de ti, y cualquier tipo de mensaje en el sentido contrario puede ser le tal (si no es así, probablemente hagan bien en buscar otra persona que te sustituya y sí sea capaz de responder a las expectativas).

Y en tercer y último lugar, no se debe dar pie, bajo ningún concepto, a una respuesta letal por parte de tu jefe. Pero, ¿cuáles son las frases que tan a menudo se oyen, y que resultan especialmente dañinas para la reputación del empleado.

No me pagan por hacer esto

Estás sirviendo en bandeja que te respondan “a partir de ahora, no te pagaremos por hacer ni esto, ni nada”. Aunque dibujar las fronteras de manera clara es imprescindible en caso de que sientas que tu superior se está extralimitando contigo y tus funciones, utilizar la soberbia para solucionar la situación nunca es buena idea. En parte, porque la mayor parte de ocasiones no es tu jefe inmediato el que tiene la culpa de las funciones que desempeña cada trabajador, pero sí el que debe afrontar la responsabilidad de un trabajo fracasado o retrasado. Y en parte, porque puede ser que efectivamente sí te paguen por hacer eso que no quieres hacer.

CONTINUA EN:

10 comentarios:

  1. Excelente blog, los invito a que tambien visiten el mio.... http://ventadecursosyprogramasonline.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su opinión, Natasha. Su blog también esá muy bien.

      Saludos

      Eliminar
  2. Ni cuando hay comida de empresa y están todos con el puntillo, mostrar un exceso de confianza con el jefe como si fuera un colega más. Cuidadín.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre la cena de Navidad de empresa, ahi hay un post de sobre lo que nadie nunca haría.

      Por ejemplo:"Echar EVACUOL (laxante insípido e incoloro) en la bebida de quien odias (no sea hipócrita, seguro que odia a alguien). No se le ocurra mezclarlo con somníferos, el resultado es muy desagradable." Y hay mas...


      http://elartedelaestrategia.blogspot.com.es/2008/12/cena-de-navidad-de-la-empresa.html

      Saludos, Cayetano

      Eliminar
  3. lo mejor es mandar al diablo al jefe y forjar tu propio futuro, dejar de ser una rata corporativa.

    ResponderEliminar
  4. hola le comento algo que nada que ver con el post, pero me interezaria una respuesta suya, yo tengo objetivos planteados, y porque se que los voy a cumplir yo estoy feliz siempre, camino feliz, siempre sonrio, soy seguro y cortez. pero a la gente creo que le genera una especie de enviadia o no se que, capaz por no haberse planteado metas y haber tenido hijos desde tan chicos, no pueden o creen que no pueden, no se si tendre un exeso en mi confianza, y los incomoda, ellos tratan continuamente de humillarme en lo que pueden, en realidad no me intereza lo que hagan, mas sonrio, pero me termina afectando, termino amargado en mi casa con mi familia, termino hablando de lo que me hacen en vez de hablar lo que voy y quiero hacer. yo sigo tu facebook (el arte de la estrategia) hace mucho asta me llevo a pensar diferente, darme cuenta de siertas cosas, gracias a las historias de otros soñadores y lo que hicieron me da mas seguridad de lo que pienso y se que puedo hacerlo. pero necesito ese consejo suyo por favor, muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por sus comentarios.

      Usted va generando envidia y eso es muy peligroso, debe tomar precauciones:
      http://www.elartedelaestrategia.com/como_protegerse_de_la_envidia_ajena.html

      Suerte y ánimo, ser envidiado es mejor que ser envidioso. Un saludo

      Eliminar