10 de agosto de 2013

Aferrarse estúpidamente a lo antiguo a pesar de los cambios

Muchas personas ignoran totalmente los cambios que se producen en la realidade insisten obstinadamente en lo que creen


Durante el Periodo de Chun Qiu, en la orilla Este del río Mi Luo vivía un aldeano del Reino de Chu.  Un día se puso un vestido nuevo y elegante para visitar a un amigo suyo que vivía en la otra orilla del río, y se dirigió cantando hacia allí.  Después de acordar la tarifa con el barquero, se subió a la barca y, a continuación, muy alegre, sacó su espada favorita para marcar el compás de las canciones que cantaba.  Cuanto más cantaba más contento se ponía, levantando cada vez más la espada con la que indicaba el compás.  Pero en un descuido el arma se le cayó al agua del río Mi Lui.  

Aferrarse estúpidamente a lo antiguo a pesar de los cambios
Aferrarse estúpidamente a lo antiguo a pesar de los cambios 
En ese momento la barca se encontraba ya en el medio del río, y las grandes olas balanceaban mucho la embarcación.  El campesino de Chu, muy preocupado por la espada que se le había caído, sacó apresuradamente un cuchillo pequeño que tenía en su bolso y marcó una cruz en el casco la barca, mientras se lamentaba: “Mi espada preciosa ha caído por aquí.”  Después de un rato, una vez que se hubieron calmado el viento y las olas, pidió al barquero que condujera la barca hacia la orilla, para poder bajar al agua y buscar la espada.  El barquero cumplió estas órdenes, y después aquél fue en busca de su espada, tirándose al agua justo por el lugar donde el bote tenía la marca.  Cuando hubo pasado un buen rato buscando y sin encontrar nada, regresó a la barca herido, ya que los cangrejos que nadaban en el agua le habían mordido los dedos. 

En definitiva, el significado del proverbio “Ke Zhou Qiu Jian” sirve perfectamente para describir a personas que son como el protagonista del cuento, que creía obcecadamente que, siguiendo la señal que había dejado en la barca, podría recuperar su espada.  Es decir, para referirse de personas que ignoran totalmente los cambios que se producen en la realidad, e insisten obstinadamente en lo que creen.

También le puede interesar:


2 comentarios:

  1. Una interesante reflexión...Hay muchos que quieren la marca, sin cambios.

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es cambio, lo que no cambia está muerto. Negar los cambios es afirmar la muerte.

      Saludos, Manuel

      Eliminar