4 de septiembre de 2014

7 reglas para ser un político populista

¿Quieres entrar en la política y transformar tu país? ¿Quieres ser un político popular? ¿Quieres que te vean todas las noches en la televisión? 


Aquí están las siete reglas de oro que debes seguir para lograr el éxito como político populista. 

1. Crea un villano fácil de entender 


Recuerda que los políticos con los que estás compitiendo no son sólo tu "oposición". Eso es estirar demasiado la palabra. Ellos deben convertirse en unos "villanos", en el "chico malo" arquetípico. En política populista, el villano es muy importante. Si no se puede mostrar ante tus posibles votantes a un villano que sea responsable de todas las cosas malas que les sucede, de toda su miseria y su pobreza, entonces no tienes ninguna oportunidad en la política populista. Sin embargo, mientras que si al crear un villano te enfocas en algo abstracto - un sistema económico, por ejemplo - entonces tampoco tienes ninguna oportunidad. Tu villano debería ser idealmente una persona o un grupo de personas. A continuación, crea una historia que se base en parte en los hechos empleando además técnicas inteligentes con el fin de crear un villano tipo Joker. Emplea un equipo de intelectuales para escribir artículos y hablar en la televisión para crear esta historia y seguir golpeando una y otra vez.

7 reglas para ser un político populista
7 reglas para ser un político populista

2. Crea el más grande súper-héroe 


Una vez que hayas creado al villano, tu próximo trabajo es transformarte en un súper héroe, para vencer al villano. Una vez más se debe asignar un equipo de expertos para crear historias sorprendentes sobre cómo se transformó un individuo ordinario (tu) en un súper-héroe al igual que el chico tímido que se convierte en Spiderman. Recuerda que debes evitar cualquier detalle que revele defectos de tu carácter, el súper-héroe no debe tener malos hábitos; idealmente debería haber sacrificado todo por el bien de la "gente". Al mismo tiempo, debes demostrar que como súper-héroe eres capaz de realizar logros extraordinarios y que eres perfectamente capaz de matar al villano. Con la ayuda de la "gente", por supuesto. Ahí tienes el núcleo de la historia. El héroe contra el villano. Recuerda que esta historia no debe limitarse a una victoria electoral única a pesar de que eso es lo que pretendemos. Debes proyectar que esto es una batalla más grande: el desarrollo frente atraso, etc.

3. Apela a la emoción en lugar de al intelecto 


Este es el principio fundamental que siguen todos los anunciantes, los responsables de series de televisión, los directores de cine que rompen taquilla y las estrellas del pop. Olvida el ...

CONTINUA EN:

6 comentarios:

  1. Los populismos resucitan en tiempos de crisis. Es inevitable. La historia está llena de ejemplos de todos los colores. Salvapatrias de ambos extremos que hablan de redimir nuestras penas si confiamos en ellos. Mira la que liaron los alemanes con un frustrado pintor metido a redentor. Ahora bien, son la consecuencia y no la causa de una política anterior demencial o inoperante. Que la gente se radicalice y opte por ciertos mesías es en parte responsabilidad de los que son incapaces de ofrecer soluciones a los ciudadanos. Moraleja: a ver esos dos grandes partidos nacionales si se ponen las pilas de una maldita vez y dejan de mirarse el ombligo, aferrándose a sus prebendas, a sus sobres y a sus puertas giratorias.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julio César apareció cuando la República estaba muerta y para enterrar. De todas formas, parece ser el futuro del Siglo XXI: Venezuela, Ucrania, Rusia, Bolivia... y los que no están en la lista (por ahora), cada vez tienden mas a ello.

      Un saludo

      Nota: En el caso de España, además de los 2 del bipartidismo caduco con sus comparsas nacionalistas y del recién llegado populista, hay mas partidos. Hay mas opciones razonablemente "serias".

      Eliminar
  2. He vivido populismos como el de chabestia, salvaje como el neoliberalismo...
    Escucho todas las voces para intentar tener una opinión válida. Es muy complicado, puesto que no solo son aquellas voces, sino mi propio pensamiento.

    Está de moda un populismo que me recuerda mucho aquel de la república bananera...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no mas peor ciego que el que no quiere ver, aunque sea en cabeza ajena. ¿Será una epidemia?

      Saludos

      Eliminar
  3. Creo que falta algo así:

    8.- Quitale al votante toda la responsabilidad, convencelo de que el es bueno, no tiene culpa de nada, merece lo mejor y tu se lo vas a dar, porque el malo malote de la premisa 1 se lo ha quitado... Tú le devolveras a la gloria perdida.

    Por cierto, al contrario de lo que dice Cayetano al principio, la culpa de que la gente se radicalice y siga al mesias no es de los que no les dan otra alternativa, sino de la gente misma. Que además tiene buena parte de responsabilidad en que "la casta" no le ofrezca soluciones.

    A la revolución francesa le falto un cuarto lema, que es el que nos mete en problemas siempre. Liberté SI, Egalité SI, fraternité SI.... pero también RESPONSABILITE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En España, nadie, desde los que nos gobiernan hasta el pueblo llano se hace responsable de sus actos. La culpa es siempre de los demás o de cualquier otra sinrazón. Espero el día en que como sociedad nos hagamos adultos.

      Saludos

      Eliminar