Mostrando entradas con la etiqueta político populista. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta político populista. Mostrar todas las entradas

7 reglas para ser un político populista

¿Quieres entrar en la política y transformar tu país? ¿Quieres ser un político popular? ¿Quieres que te vean todas las noches en la televisión? 


Aquí están las siete reglas de oro que debes seguir para lograr el éxito como político populista. 

1. Crea un villano fácil de entender 


Recuerda que los políticos con los que estás compitiendo no son sólo tu "oposición". Eso es estirar demasiado la palabra. Ellos deben convertirse en unos "villanos", en el "chico malo" arquetípico. En política populista, el villano es muy importante. Si no se puede mostrar ante tus posibles votantes a un villano que sea responsable de todas las cosas malas que les sucede, de toda su miseria y su pobreza, entonces no tienes ninguna oportunidad en la política populista. Sin embargo, mientras que si al crear un villano te enfocas en algo abstracto - un sistema económico, por ejemplo - entonces tampoco tienes ninguna oportunidad. Tu villano debería ser idealmente una persona o un grupo de personas. A continuación, crea una historia que se base en parte en los hechos empleando además técnicas inteligentes con el fin de crear un villano tipo Joker. Emplea un equipo de intelectuales para escribir artículos y hablar en la televisión para crear esta historia y seguir golpeando una y otra vez.

7 reglas para ser un político populista
7 reglas para ser un político populista

2. Crea el más grande súper-héroe 


Una vez que hayas creado al villano, tu próximo trabajo es transformarte en un súper héroe, para vencer al villano. Una vez más se debe asignar un equipo de expertos para crear historias sorprendentes sobre cómo se transformó un individuo ordinario (tu) en un súper-héroe al igual que el chico tímido que se convierte en Spiderman. Recuerda que debes evitar cualquier detalle que revele defectos de tu carácter, el súper-héroe no debe tener malos hábitos; idealmente debería haber sacrificado todo por el bien de la "gente". Al mismo tiempo, debes demostrar que como súper-héroe eres capaz de realizar logros extraordinarios y que eres perfectamente capaz de matar al villano. Con la ayuda de la "gente", por supuesto. Ahí tienes el núcleo de la historia. El héroe contra el villano. Recuerda que esta historia no debe limitarse a una victoria electoral única a pesar de que eso es lo que pretendemos. Debes proyectar que esto es una batalla más grande: el desarrollo frente atraso, etc.

3. Apela a la emoción en lugar de al intelecto 


Este es el principio fundamental que siguen todos los anunciantes, los responsables de series de televisión, los directores de cine que rompen taquilla y las estrellas del pop. Olvida el ...

CONTINUA EN: