Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

13 de octubre de 2014

Cómo controlar la mente

Es posible que en un momento u otro hayas tratado de controlar tus pensamientos y controlar la mente.

Hay otra manera de controlar la mente, con habilidad y dirigiéndola para vivir en armonía con el cuerpo y el espíritu.


A través de libros de autoayuda, tal vez realmente trataste de "ser positivo" y "expulsar la negatividad." Incluso es posible que hayas trabajado en esto durante un tiempo. Pero tarde o temprano, es probable que te encontraras de nuevo en el punto de partida. 

Cómo controlar tu mente
Cómo controlar la mente
Para disfrutar de una buena salud, para traer la verdadera felicidad a tu familia y para llevar la paz a todos, uno debe primero disciplinar y controlar la propia mente. Buda

Si sigues los seis pasos siguientes, siempre serás el dueño de ti mismo.

Paso 1 para controlar la mente: escuchar y reconocer 


Como todos los buenos líderes, vas a tener que escuchar a tu empleado descontento, y reconocer que te estás tomando en serio su mensaje. Las mentes, como las personas, pueden relajarse y dejarse llevar cuando se sienten escuchadas y comprendidas. Practica la gratitud y agradece a tu mente su contribución. "Gracias, mente, por recordarme que si no tengo éxito en hacer más ventas, podría ser despedido." "Estas son áreas importantes de la vida, y tengo que prestarles atención y hacerlo lo mejor posible para aprovechar cada oportunidad que se presente. También tengo que aprender de las experiencias del pasado, así que no tengo que seguir cometiendo los mismos errores".

Paso 2 para controlar la mente: haz las paces con tu mente 


Puede no gustarte lo que hace la mente o la forma en que se comporta. De hecho, a veces toda la negatividad puede ser francamente irritante. Pero estos son los hechos, estás atascado y no puedes (o no quieres) lobotomizar sólo la basura. En el libro, La Trampa de la Felicidad, el Dr. Russ Harris utiliza el ejemplo de los israelíes y los palestinos para ilustrar su relación con los pensamientos negativos de su mente. A estos dos viejos enemigos no les gusta el modo de vida de cada uno, pero están peleados entre sí. Si hacen la guerra, el otro lado se venga, y más gente se lastima y más edificios quedan destruidos. Ahora tienen mucha menos energía para concentrarse en la construcción de la salud y la felicidad de sus sociedades. Vivir en paz permitiría a estas naciones construir sociedades más saludables y prósperas. 

Haciendo la paz con tu mente - aceptando que los pensamientos y sentimientos negativos estarán allí - es saber que no puedes controlarlos, pero puedes permitir centrarte en tus acciones en el momento presente, para que puedas seguir adelante con tus más importantes. No tienen por qué gustarte los pensamientos o estar de acuerdo con ellos - sólo hay que dejar que ellos estén allí en el fondo de tu mente -, mientras sales y haces cosas.

CONTINUA EN:

4 comentarios:

  1. No está nunca de más un poquito de filosofía budista y meditación zen. Mi hijo mayor hace algo de lo segundo y le va de maravilla. Tiene un control mucho mejor sobre su mente y sobre su cuerpo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que ocurre con estas prácticas es que las envuelven en conceptos muy abstrusos, pero en realidad su enseñanza es simple. Otra cosa es el lograr hacerlo, aunque siendo perseverante se obtienen buenos resultados.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Controlar la mente es más fácil que controlar a blogger. Está mañana daba la tabarra una web de fishing que reporté como 4 veces. Al final parece ser que se compadecieron de mi mente y retiraron la bendita web. :D

    A veces controlo la mente y el cuerpo...depende de quien este enfrente... :D

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mas fácil controlar la propia mente que soportar la de muchos incompetentes o burócratas, valga la redundancia. La verdadera prueba de autocontrol es no cabrearse cuando llamas a una central automática y luego te atiende una persona pasada de vueltas en un call center. Ni un Buda lo lograría.

      Saludos

      Eliminar