Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

20 de noviembre de 2014

Consigue tu autodisciplina en 10 días

¿Te gustaría tener la fuerza interior de librarte de los malos hábitos, aprender nuevas habilidades, y desarrollar y crecer como persona?


La autodisciplina puede ayudarte a hacer un plan y seguirlo. Averigua cómo construir fácilmente la autodisciplina en 10 días con este sencillo plan.


Día 1: Evalúa tus fortalezas y debilidades.


Si te gustaría conseguir autodisciplina, la primera cosa que tienes que hacer es identificar las áreas de tu vida que fallan. ¿Tienes debilidad por los alimentos ricos en grasas o una tendencia a pasar demasiado tiempo en el sofá y no hacer suficiente ejercicio? Es necesario reconocer las mejoras que te gustaría hacer antes de poder utilizar la autodisciplina para implementar un cambio.

Consigue tu autodisciplina en 10 días
Consigue tu autodisciplina en 10 días

Día 2: Da un paso cada vez. 


Nadie es perfecto. Puede haber más de un cambio que te gustaría hacer en tu vida. Sin embargo, debes enfocar tu atención en una cosa cada vez en vez de intentar conseguir demasiados objetivos ambiciosos y hacer frente a demasiadas cosas a la vez.

Día 3: Estar motivado. 


Antes de que puedas llegar a ser disciplinado, necesitas sentirte motivado para cambiar. Haz una lista de todas las razones por las que te gustaría hacer ese cambio en tu vida. ¿Vas a ser más saludable, más feliz o más productivo? ¿El cambio beneficiará a alguien más aparte de ti? Tu motivación aumentará mucho más si conoces las razones por las que te interesa hacerlo.

Día 4: Haz un plan. 


Es bastante fácil de entender que es necesario hacer un cambio en tu vida, pero ¿cómo se puede realmente poner en práctica ese cambio? 

CONTINUA EN:

4 comentarios:

  1. Hay que estar además muy convencido de lo que quieres, para qué lo quieres y si te compensa tanto sacrificio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi dejé de fumar, mas por convencimiento que por voluntad, aunque iban juntas las dos ideas.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Los objetivos siempre se obtienen con sacrificios. Quizás algunos sean "fáciles", pero si no hay sacrifico, no hay satisfacción del éxito.

    Le digo a mis pacientes, que si quieren dejar de fumar, escalonar el objetivo, se lo hará más llevadero.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa es que esta sociedad estaba acostumbrada a ignorar la cultura del sacrificio. Y como bien dices, es la única forma de conseguir objetivos.

      Saludos

      Eliminar