Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

30 de diciembre de 2014

El obispo y el cura que bautizó a un perro

Un hombre acude a su parroquia y le dice al párroco:

- Buenas.

- Venía a ver si me bautizaba usted al perro.

- ¿Pero qué dice? Los perros no se bautizan, se pueden bendecir el día San Antonio, pero nada más, si usted quiere.

- No, no. Yo quiero que lo bautice.

- Que le digo a usted que no.

- Padre, es que el perro es como de la familia...  además si lo bautiza le dejaremos a la parroquia un donativo de 10.000 €.

 - Bueno, la verdad es que... si me lo trae ahora..., pero rápido.

El obispo y el cura que bautizó a un perro
El obispo y el cura que bautizó a un perro

Total, que al final, el cura bautizó al perro.


A los dos meses viene el obispo de visita y se fija en el nuevo órgano, en el nuevo retablo, en los nuevos bancos y le dice al párroco:

- Pero no me habías dicho que la parroquia estaba mal de economía.

- Si... pero... (llorando) Señor obispo, no se lo puedo ocultar, un hombre me pago si le bautizaba a su perro y acepté. ¡Buuuuaaaaaa!

- Pero... ¿Tú que has hecho insensato?  Administrar un sacramento a un animal, eso va contra los preceptos de la Iglesia, mal cura, desgraciado, ignorante…¿Por cuánto se lo bautizaste? dice el obispo.

- Por 10.000 € Señor obispo.

-10.000 € (más tranquilo)

- Y... ¿no te dijo nada de la primera comunión?

3 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hay otras minas que explotan al pisarlas y te dejan hecho polvo

      Un saludo

      Eliminar
  2. ja ja ja nadie le había dicho al cura cuan devoto era el perr.

    ResponderEliminar