Mostrando entradas con la etiqueta perro. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta perro. Mostrar todas las entradas

El viejo perro cazador

Hace muchos años, vivía un viejo perro de caza, cuya avanzada edad le había hecho perder gran parte de las facultades que lo adornaban en su juventud.


Un día, mientras se encontraba en una jornada de caza junto a su amo, se topó con un hermoso jabalí, al que quiso atrapar para su dueño. 


Poniendo en ello todo su empeño, consiguió morderle una oreja, pero como su boca ya no era la de siempre, el animal consiguió escaparse.

El viejo perro cazador
El viejo perro cazador
Al escuchar el escándalo, su amo corrió hacia el lugar, encontrando únicamente al viejo perro. Enfadado porque hubiera dejado escapar a la pieza, comenzó a regañarle muy duramente.

El pobre perro, que no se merecía semejante regañina, le dijo:

-Querido amo mío, no creas que he dejado escapar a ese hermoso animal por gusto. He intentado retenerlo, al igual que hacía cuando era joven, pero por mucho que lo deseemos ambos, mis facultades no volverán a ser las mismas. Así que, en lugar de enfadarte conmigo porque me he hecho viejo, alégrate por todos esos años en los que te ayudaba sin descanso.

La Moraleja de esta Fabula: respeta siempre a las personas mayores, que aunque ya no puedan realizar grandes proezas, dieron sus mejores años para darte a ti y a tu familia, una vida mejor.


El obispo y el cura que bautizó a un perro

Un hombre acude a su parroquia y le dice al párroco:

- Buenas.

- Venía a ver si me bautizaba usted al perro.

- ¿Pero qué dice? Los perros no se bautizan, se pueden bendecir el día San Antonio, pero nada más, si usted quiere.

- No, no. Yo quiero que lo bautice.

- Que le digo a usted que no.

- Padre, es que el perro es como de la familia...  además si lo bautiza le dejaremos a la parroquia un donativo de 10.000 €.

 - Bueno, la verdad es que... si me lo trae ahora..., pero rápido.

El obispo y el cura que bautizó a un perro
El obispo y el cura que bautizó a un perro

Total, que al final, el cura bautizó al perro.


A los dos meses viene el obispo de visita y se fija en el nuevo órgano, en el nuevo retablo, en los nuevos bancos y le dice al párroco:

- Pero no me habías dicho que la parroquia estaba mal de economía.

- Si... pero... (llorando) Señor obispo, no se lo puedo ocultar, un hombre me pago si le bautizaba a su perro y acepté. ¡Buuuuaaaaaa!

- Pero... ¿Tú que has hecho insensato?  Administrar un sacramento a un animal, eso va contra los preceptos de la Iglesia, mal cura, desgraciado, ignorante…¿Por cuánto se lo bautizaste? dice el obispo.

- Por 10.000 € Señor obispo.

-10.000 € (más tranquilo)

- Y... ¿no te dijo nada de la primera comunión?

Entrena a tu perro para buscar dinero

Entrenar a tu perro para buscar dinero, además de divertirte y disfrutar de él y con él, puede hacerte ganar algún dinero extra. 


Siempre se ha dicho que el perro es el mejor amigo del hombre, que existe una conexión especial entre este animal y el ser humano. 

Entrena a tu perro para buscar dinero
Entrena a tu perro para buscar dinero
Pero lograrlo no es nada sencillo, hay que trabajar. Para que lo intentes, te contamos un plan de cuatro semanas con el que tu perro, quizás, aprenda a detectar dinero. 

Pero antes de comenzar el plan hay que tener claros algunos aspectos esenciales y básicos que ha de cumplir todo perro buscador. El primero, el más global en lo que a la educación de tu mascota se refiere, es que no debes cogerlo en brazos. Suele ocurrir con los perros de pequeño tamaño. “Al cogerlos en brazos les creas una situación de superioridad sobre otros perros, por lo que podrían mostrase agresivos con ellos”, indica el guía de la Escuela de Adiestramiento de la Guardia Civil Abimelec Herrera. Si evitas esto, estarás más cerca de lograr otro objetivo importante, el perro está mejor en grupo que a solas, pues los perros son animales de manada… Por eso deben relacionarse y sociabilizar con otros animales. Los expertos recomiendan que no salgamos siempre solos con nuestra mascota y, sobre todo, que dejemos a los perros relacionarse a su manera. “Los dueños de mascotas tendemos a queer que los perros se saluden de frente, como las personas. Eso crea una situación de tensión entre los animales, que están acostumbrados a saludarse de lado”, cuenta Herrera. Además, tampoco es conveniente que el perro se adueñe de ‘nuestros lugares’, como un sofá, la cama…

Como hemos señalado, entrenar a tu perro para buscar dinero no es una tarea fácil. Debes tener paciencia con el adiestramiento, pues este requiere “dedicación” y “desconfiar de las recetas mágicas”, indica el teniente Carrasco, de la Guardia Civil. Pero, si poco a poco vas notando los avances y el perro logra aprender, es importante cansarle antes de buscar, porque los perros necesitan consumir energía. “La actividad física diaria acrecienta el vínculo con la persona”, explica el brigada Baselga. “Cuando el perro está más cansado, es cuando más caso te hará, porque al rebajar sus niveles de energía absorbe mejor lo que le dices”, sentencia.

CONTINUA EN:

El perro y el cocodrilo


EL PERRO Y EL COCODRILO

 Poemas de Félix María de Samaniego

El perro y el cocodrilo
El perro y el cocodrilo

Bebiendo un perro en el Nilo
al mismo tiempo corría.
—Bebe quieto—le decía
un taimado cocodrilo.

Díjole el perro prudente:
—Dañoso es beber y andar,
¿pero es sano el aguardar
a que me claves el diente?.

¡Oh, qué docto perro viejo!
Yo venero tu sentir
en esto de no seguir
del enemigo el consejo.

El perro y el cocodrilo
El perro y el cocodrilo


 

El perro que avinagraba el vino

En el Reino de Song había un tabernero cuyo vino era excelente.


Perro peligroso
Perro peligroso
No engañaba en la cantidad, era cortés con sus clientes y su enseña pendía en el lugar más visible. Sin embargo, no podía vender su vino, que llegaba a hacerse ácido. Preguntó a Yang Qian, un anciano a quien conocía bien, cuál sería la explicación.

- ¿Es peligroso su perro? – inquirió Yang Qian.

- Sí, en verdad lo es – contestó el tabernero –. ¿Pero qué relación tiene eso con el hecho de que mi vino no se venda?

- La gente teme a su perro. Cuando mandan a un niño con dinero y un jarro a comprar vino, el perro sale a su encuentro, a morderle. Esto es lo que avinagra su vino y la razón por la que no lo vende.

Han Fei Zi

También le puede interesar:
http://www.elartedelaestrategia.com/pensamiento_de_oriente.html


El Arte de la Estrategia tusbuenoslibros

La escopeta nacional, como siempre


Poco después de morir Franco, en 1977, se estrenó la película “La escopeta nacional” que retrataba toda una clase social y toda una época a través de una delirante cacería.

La escopeta nacional. Ex-ministro Bermejo
La escopeta nacional. Ex-ministro Bermejo

Hasta hace poco, la foto más parecida era la de un Ministro de Justicia del anterior gobierno posando junto a muchos venados abatidos. 


La escopeta nacional. Franco
La escopeta nacional. Franco
Esta semana, un nieto del Rey se ha pegado un tiro en el pie con una escopeta de caza y el mismo monarca se ha roto una cadera en un safari de elefantes.

Con el chiquillo se han hecho infinidad de chistes como el de “se dispara la prima de riesgo y el nieto del rey”. Cachondeo que no nos falte. Con la regia cacería, las reacciones han sido más viscerales, sobre todo por el motivo de la crisis que está pegando muy fuerte y a los españolitos de este Reino no les hace mucha gracia el gasto de un safari que pagamos todos, ni matar elefantes, que como todos sabemos es un animal muy simpático y trae suerte (no como los pollos o los cerdos, que se pueden matar sin problemas de conciencia).
La escopeta nacional. Juez garzón
La escopeta nacional. Juez Garzón

No voy a citar mas a estas dos personas, ya se está escribiendo mucho sobre ellos y no creo que aporte nada nuevo. 

A mí no me gusta la caza. Conozco cazadores de escopeta y perro que pagan su coto, madrugan, pasan frio o calor según salga el día, patean el monte a conciencia y muchos días vuelven sin haber pegado un tiro. Algún día cazan algo de pelo o pluma que acaba guisado o en escabeche.  En general, no tengo casi nada contra este tipo de caza donde la pieza cobrada acaba en el puchero.

La escopeta nacional.  Rey Juan Carlos I
La escopeta nacional.
Rey Juan Carlos I
También he visto en persona monterías de caza mayor o desde puestos que esperan la caza que les levantan peones que hacen la batida. Eso es otra historia que no me gusta nada. No voy a describirlas, pueden ver la película “La escopeta nacional” o la de “Los Santos Inocentes”. Cuando veo a todo el pijerío después de la heroica hazaña de disparar contra las piezas y la foto con los “trofeos” me entra un ataque de mala leche donde lo más feliz que se me ocurre es ponerlos a ellos en el lugar de las piezas. Con cuernos, además.

La escopeta nacional.
Rey Carlos III
Pero me da que pensar. La lista cinegética es larga: Carlos III, Felipe III, Franco, Mario Conde, Juan Carlos I, el juez Garzón (el que quería extraditar a Pinochet), Putin, el ex ministro Bermejo y otros (y otras también) que se asombraría de saber que empuñan escopeta sin perro. ¿Qué tiene la caza mayor que atrae a tanta gente, en general, poderosa? ¿Lo tienen todo y quieren probar la sensación de liquidar un animal por la simple presión de un dedo en el disparador? ¿Como en la antigüedad era deporte de reyes, quieren sentirse como tales? ¿Esconde algún problema sexual no resuelto, véase gatillazo?

¿No se cansan de cazar? Pues les propongo algo más excitante y sencillo. En el coto de caza, formen dos bandos. Y cácense entre ustedes. En cuanto todo un bando sea cazado, háganse la foto, disequen las cabezas abatidas y las pongan en su salón encima de la chimenea.

Aunque me temo, que en cierta forma, los poderosos ya lo hacen. Desde hace siglos. ¿Adivina quienes son las piezas?