Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

20 de diciembre de 2014

Truco creativo para que no ronque el que a tu lado duerme

Llega un tipo a un hotel y pide una habitación. El encargado le dice que sólo tiene una cama en un cuarto compartido, la cual nadie quiere porque el otro huésped ronca muy fuerte.


El fulano le responde que no hay problema y decide compartir la habitación.

A la mañana siguiente el encargado le pregunta si durmió bien.

Truco creativo para que no ronque el que a tu lado duerme
Truco creativo para que no ronque el que a tu lado duerme

Perfectamente - responde.- ¡Muchas gracias!

¿Y el señor de los ronquidos?

Mire, apenas entré en la habitación, le di un beso en la boca y una palmadita en la culo; ¡y se pasó toda la noche con los ojos abiertos y con el culo pegado a la pared!


MORALEJA: no hay grandes problemas... sino grandes soluciones

4 comentarios:

  1. No es ninguna exageración. Antiguamente, en las pensiones, alquilaban habitaciones individuales o compartidas. Hasta camas compartidas. Todo dependía del dinero que llevase uno encima. Sobre los ronquidos, ya probé de todo: esprais, abrenarices de esas de los deportistas... El otorrino dice que tengo el paladar largo y que la mejor solución es el "ajo" (a joerse y a aguantarse) o el "divorcio exprés" (textual). Creo que en mis mejores momentos hasta me pueden oír los vecinos. A la parienta ya la tengo acostumbrada. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ronquido puede ser algo insoportable para el que lo sufre, que nunca es el roncador. Es asombroso el volumen de sonido que se puede llegar a alcanzar.

      Un saludo

      Eliminar
  2. :D Una idea interesante ;D. No ronco, luego de una operación de sinusitis. No tendrán que besarme en la boca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El beso te lo ahorras, pero de la palmadita, cualquiera sabe...

      Un saludo

      Eliminar