Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

20 de febrero de 2015

Las 10 razones por las que los hombres son tan infieles

Los hombres que son infieles después de haberse comprometido en una relación monógama pueden estar haciéndolo por una variedad de razones psicológicas subyacentes


En muchas ocasiones, que una relación de pareja comience a fallar es producto de que la otra persona nos está engañando. Descubrir una infidelidad es siempre doloroso, especialmente porque descubrimos que la persona en la que confiábamos nos ha mentido.

Las 10 razones por las que los hombres son tan infieles

Las 10 razones por las que los hombres son tan infieles

En qué momento alguien decide de forma unilateral que no quiere estar en una relación, por qué lo oculta y, sobre todo, qué le lleva a hacerlo son las clásicas preguntas que rondan la cabeza de las víctimas de las infidelidades. Para dar respuesta a la más importante de todas –el por qué– el psicoterapeuta estadounidense especialista en relaciones de pareja Robert Weiss recoge en Physcology Today algunas de las razones que explican por qué los hombres cometen infidelidades.

Según Weiss, “los hombres que tienen enredos sexuales y escarceos románticos después de haberse comprometido en una relación monógama pueden estar haciéndolo por una variedad de razones psicológicas subyacentes”. Perdonar o entender ya es una decisión personal. 

Como se suele decir, ojos que no ven, corazón que no siente. Sin embargo, nunca cuentan con la posibilidad de que sus supuestas medias naranjas puedan descubrir la infidelidad, y cuando esto ocurre, no son capaces de asumir la culpa del todo porque para ellos sólo era un juego.

1. Es inseguro


La confianza en uno mismo se traduce también en compromiso con los demás y los complejos e inseguridades suelen terminar por dañar casi más a los que nos rodean que a uno mismo. Cuando un hombre “se siente demasiado joven, viejo, gordo, delgado, pobre, estúpido o poco deseable”, explica Weiss, “utiliza el coqueteo, el porno y el sexo extramarital como una forma de sentirse atractivo y mejor consigo mismo”. Las infidelidades pueden derivar en muchas ocasiones de la necesidad del cónyuge por convencerse de que “aún es lo suficientemente bueno”.

2. Es un inmaduro


Algunos hombres que tienen aventuras fuera de sus relaciones lo hacen bajo la máxima de que mientras su pareja no se entere, no hacen daño a nadie.

3. Tiene algún tipo de trauma


Weiss también contempla la posibilidad de que las infidelidades deriven de traumas infantiles como los derivados de abusos físicos o sexuales. “Sus heridas hacen que no quieran comprometerse plenamente con otra persona”, explica el psicoterapeuta, “y buscan la intensidad sexual fuera de su relación como una forma de escape de su dolor emocional y psicológico”.

4. Se han frustrado sus expectativas


Hombres que están convencidos de que sus parejas deben cumplir con todas sus necesidades sexuales y emocionales sin falta. Así, desarrollan una personalidad excesivamente egoísta y narcisista y necesitan ser el centro de atención de la relación.

Las 10 razones por las que los hombres son tan infieles

Las 10 razones por las que los hombres son tan infieles

5. Necesita ser el centro de atención


Weiss habla en este caso de un perfil de hombres que padecen lo que coloquialmente se conoce como mamitis. Similares a los anteriormente definidos, necesitan que su cónyuge se centre única y exclusivamente en sus necesidades emocionales y físicas y, cómo no, que las satisfagan. Si esto no es así, sienten que les han dado de lado y, como los frustrados, buscan atención fuera de la pareja.    

6. Se ha aburrido


La rutina en la pareja no les convence. Estaban convencidos de que la vida en pareja iba a ser idílica desde el primer al último día y no soportan la llegada de la inesperada monotonía: “quieren más atención por parte de su pareja y piensan que tras un período de alejamiento quizás todo vuelva a ser como al principio” clasifica Weiss.

7. Se siente confundido


A menudo se preguntan si el amor era realmente lo que sienten o si la persona con la que están es o no la adecuada para acompañarles el resto de sus días –o lo que queda de mes–. Como los anteriores, no entienden que las relaciones de pareja evolucionan gradualmente de la atracción visceral del principio hacia sentimientos “como el apego y, a más largo plazo, la honestidad, el compromiso y la intimidad emocional”. Así que buscan la aventura sexual, divertida y sin compromiso, fuera de la pareja.

8. Es un mentiroso


Hay hombres que, pese a comprometerse en una relación, en realidad nunca tuvieron la intención de ser monógamos.

Debido a estas creencias subyacentes en su psique “no entienden que su voto de fidelidad es un sacrificio hecho por y para su relación y la persona que profesan amar”, dice Weiss, lo que deriva en relaciones extramatrimoniales.

9. Tiene alguna adicción


El psicoterapeuta también encuentra que los problemas con el alcohol o las drogas que pueden “afectar a su toma de decisiones y desinhibirles”. Las adicciones también pueden relacionarse con problemas de compulsividad sexual, lo que hará que “utilicen la actividad sexual como una forma de auto-calmarse, escapar de emociones incómodas y disociar el dolor de las condiciones psicológicas subyacentes”.

10. Quiere dejarte


Llegados a este punto, no hay nada que hacer. El problema es que algunos hombres no son capaces de ser sinceros con estos sentimientos y prefieren buscar aventuras sexuales fuera de la pareja con el objetivo de que les pillen y terminen por dejarles. Y así se ahorran tener que tomar la decisión. 


Te puede interesar

Consejos para descubrir una infidelidad
8 signos clásicos que delatan al infiel

El Arte de la Estrategia



4 comentarios:

  1. Inmadurez, inseguridad, cansancio por la rutina. Y algo importante: biológicamente, el macho mamífero en general tiende a la promiscuidad, a perpetuar la especie como sea, mientras que para la hembra "mamífera" es prioritario cuidar de la prole, de la suya propia. Algo influirá, digo yo. Aunque culturalmente, hemos consolidado la relación monógama, el peso de la presión biológica es importante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo en que al final, debe de ser el impulso biológico, que tiene mas fuerza de la que creemos.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Creería que también hay algo en la falta de espiritualidad... No somos solo materia... Ni animales. Los humanos nos diferenciamos por que razonamos. Hombres a usar esa cabezota.

    ResponderEliminar
  3. que articulo mas mediccre y mogigato, parece escrito por una feminazi
    o por alguien qe no se unta de realidad y vive y come en su mundillo rosado
    LOS HOMBRES Y LAS MUJERES SOMOS INFIELES
    PORQUE NUESTAR BILOGIA NO ESTA BAJO LAS LEYES
    DE LA MOGIGATERIA NI LA HIPOCRESIAM SOCIAL

    ResponderEliminar