Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

8 de abril de 2015

Zen en una taza de té

Este cuento sobre el zen en una taza de té nos enseña algo muy interesante sobre nuestra mente.


Un importante catedrático universitario se encontraba últimamente en extraños estados de ánimo: se sentía ansioso, infeliz y si bien creía ciegamente en la superioridad que su saber le proporcionaba, no estaba en paz consigo mismo ni con los demás. Su infelicidad era tan profunda cuan su vanidad. En un momento de humildad había sido capaz de escuchar a alguien que le sugería aprender a meditar como remedio a su angustia. Ya había oído decir que el zen era una buena medicina para el espíritu.

Zen en una taza de té

Zen en una taza de té

En su región vivía un excelente maestro y el profesor decidió visitarle para pedirle que le aceptara como estudiante.

Una vez llegado a la morada del maestro, el profesor se sentó en la humilde sala de espera y miró alrededor con una clara -aunque para él imperceptible- actitud de superioridad. La habitación estaba casi vacía y los pocos ornamentos sólo enviaban mensajes de armonía y paz. El lujo y cualquier ostentación estaban manifiestamente ausentes.

Cuando el maestro pudo recibirle y tras las presentaciones debidas, el primero le dijo: "permítame invitarle a una taza de té antes de empezar a conversar". El catedrático asintió disconforme. En unos minutos el té estaba listo. 

Sosegadamente, el maestro sacó las tazas y las colocó en la mesa con movimientos rápidos y ligeros al cabo de los que empezó a verter la bebida en la taza del huésped. La taza se llenó rápidamente, pero el maestro sin perder su amable y cortés actitud, siguió vertiendo el té. El líquido rebosó derramándose por la mesa y el profesor, que por entonces ya había sobrepasado el límite de su paciencia, estalló airadamente tronando así: 

"¡ Necio ! ¿ Acaso no ves que la taza está llena y que no cabe nada más en ella?". 

Sin perder su ademán, el maestro así contestó: 

"Por supuesto que lo veo, y de la misma manera veo que no puedo enseñarte el zen. Tu mente ya está también llena".

Descargar GRATIS el Tao Te King (Libro del Recto Camino)


9 comentarios:

  1. Bien.. Pero no da ninguna solución, su soberbia lo llena eso ya se sabia desde el comienzo
    Cual es la prueba del 9?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendrá que responderle Cayetano. Pero a mi entender, es que una mente llena no puede recibir mas sabiduría.

      Un saludo, Fernando

      Eliminar
  2. que bacan! ya habia leido esta historia y encontrarla de nuevo me ha gustado mucho! mucho!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gary, celebro que le haya gustado. Un saludo.

      Eliminar
  3. Casi nunca nos enteramos...cuando estamos llenos...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y casi siempre estamos llenos, no conozco a nadie vacío... y vivo.

      Saludos.

      Eliminar
  4. una mente jamas esta llena solo esta perturbada. su mente estaba demasiado agitada por lo cual no podia enseñarle en ese momento o no era el maestro adecuado para el.

    ResponderEliminar