Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

9 de julio de 2015

Cómo vencer la vergüenza

¿Has intentado, sin éxito, vencer tu vergüenza? 


Descubre cómo la vergüenza y el control están estrechamente unidos y que cuando renuncias a tu apego a controlar, encontrarás que tu vergüenza desaparece. 

Muchas personas han encontrado que es muy difícil vencer la vergüenza. Sin embargo, cuando entiendes el propósito de la vergüenza, serás capaz de vencer la vergüenza. 


La vergüenza es el sentimiento de que hay algo que fundamentalmente funciona mal contigo. El sentimiento de culpa aparece cuando has hecho algo mal, mientras que la vergüenza consiste en estar equivocado en el núcleo. El sentimiento de vergüenza viene de la creencia de que "yo soy básicamente un error, inadecuado, malo, poco importante, no me merecen o no soy lo suficientemente bueno."

Cómo vencer la vergüenza
Cómo vencer la vergüenza
En algún momento temprano en nuestras vidas, la mayoría de nosotros ha absorbido esta falsa creencia que provoca ese sentimiento de vergüenza. Como resultado de no sentirnos vistos, amados, valorados y entendidos, hemos desarrollado la creencia de que no estábamos siendo encantadores porque había algo que funcionaba mal en nosotros. Mientras que a algunos niños se les dijo abiertamente que no estaban bien - que eran estúpidos, malos o indignos - otros niños llegaron a la conclusión de que había algo mal en ellos por la forma en que estaban siendo tratados.

Una vez que confirmamos nuestra creencia sobre el núcleo de la vergüenza, nos convertimos en adictos a ella, ya que nos sirve de dos formas principales:

1. Nos da una sensación de control sobre los sentimientos y la conducta de otras personas. 


Mientras que creemos que somos la causa de los demás rechacen nuestro comportamiento y creemos que hay algo que podemos hacer al respecto...SEGUIR LEYENDO...


2 comentarios:

  1. Hay gente capaz de ejercer algún tipo de control. Todo se puede aprender. Los hay que no pueden controlar ese sentimiento, tal vez porque ni siquiera lo han intentado. Otros en cambio jamás han tenido vergüenza porque les da todo igual, lo que piensen los demás, etc. Luego están los que sienten vergüenza ajena por lo que hacen otros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tener algo de vergüenza no está mal si eres tu el que la domina. Si es al contrario, te puede cusar graves daños en tu vida.

      Un saludo.

      Eliminar