3 de septiembre de 2015

Cómo nos ganó la guerra el Estado Islámico

Lo que vas a leer a continuación se publicó en abril de 2.001, meses antes del atentado contra la Torres Gemelas. Describe con bastante exactitud lo que está sucediendo actualmente en Oriente Medio... y en Europa. Esperemos que no se cumplan todas sus predicciones.


NOTA: el texto que sigue son extractos del original. AQUÍ PUEDES LEERLO COMPLETO

Los enemigos del mundo occidental al comienzo del siglo XXI se convirtieron en enemigos, precisamente, porque no compartían los valores de esa civilización corrupta, ni tampoco su visión filosófica de la humanidad. Tanto el final del siglo XX como el comienzo del siglo XXI vio la emergencia de lo que el historiador británico John Keegan llamó las ‘sociedades de guerreros’ [...]

Cómo nos ganó la guerra el Estado Islámico
Cómo nos ganó la guerra el Estado Islámico
Los occidentales empezaron a darse cuenta durante los últimos años, de quienes eran sus verdaderos enemigos: sociedades que no se comportan de acuerdo a lo que los esquemas occidentales establecen como racional, que son capaces de atrocidades difíciles de describir con simples palabras y que no les importa sacrificar a muchos de los suyos, incluidos los niños, con tal de que sobrevivan determinadas ideas religiosas o políticas. Demasiados occidentales daban por asumido que [...]

Por ejemplo, nosotros vemos la globalización tecnológica del mundo de la prensa, radio, y TV como una nueva manera de hacer nuestra Guerra Santa. Al terminar la primera década del siglo XXI, las [...]


Nos dimos cuenta de que los cambios tecnológicos tan radicales que se habían producido en los medios, nos permitían desarrollar una estrategia que explotaba el miedo de los occidentales a las bajas en los conflictos militares. Esta sensibilidad exquisita a la hora de usar la fuerza contra la barbarie, hacía posible que adversarios muy inferiores tecnológicamente pudieran derrotar a superpotencias. Como ejemplo podemos señalar [...]

De esta manera, el intentar capitalizar el poder de los medios (principalmente la TV) se convirtió en parte de nuestra estrategia, haciendo la guerra de la manera más brutal y despiadada posible para influenciar de esta forma a los líderes políticos al exponer esa brutalidad ante los ojos de sus ciudadanos. Esta estrategia casaba muy bien con nuestra manera de ser como nación. Nuestra estrategia se convirtió en mucho más brutal que nunca, por lo menos a los ojos de los ciudadanos occidentales que ahora eran capaces, desde sus casas, de [...]

La toma de rehenes se convirtió en elemento fundamental de nuestra doctrina militar y de esa forma, mostrándolos descaradamente ante la prensa y la TV mundial. [...]


[...] fuimos capaces de construir una bomba nuclear en el año 2.010. Sin embargo, en ese momento todavía no disponíamos de un vector de lanzamiento capaz de sobrepasar el sistema de defensa de misiles de teatro que los americanos ponían a disposición de las potencias occidentales. Pero al fin encontramos una manera de utilizar nuestra arma nuclear contra nuestros enemigos.[...]

Pero aunque el éxito nos acompañó en esta estrategia, nuestro gran objetivo era atacar el corazón de Europa y Estados Unidos. Siguiendo la estrategia indirecta de Liddel Hart, concentramos nuestros esfuerzos en sus vecinos ‘pobres’, algunos países mediterráneos del norte de África. Los gobiernos de éstos países entraron en profundas crisis y sus economías se desintegraron llevando a los ciudadanos al paro y a la miseria. Millones de emigrantes norteafricanos invadieron los Estados Unidos y Europa, respectivamente. Los ciudadanos occidentales reclamaban el uso de la fuerza militar para controlar el flujo de inmigrantes y criticaban que los soldados estuvieran a cientos de kilómetros de distancia cuando la crisis estaba en su propia casa.  [...]

La búsqueda constante de otras maneras ‘baratas’ de atacar a los occidentales nos llevó a la guerra contra su medio ambiente. Empezamos con su [...]


Vosotros sabéis el resto, amigos míos. Aunque nunca fuimos capaces de derrotar a los occidentales en el campo de batalla, sí les infligimos tal daño moral y psíquico que pronto solicitaron unas conversaciones de paz. Con su economía en ruinas, sus fronteras amenazadas por cientos de miles de inmigrantes, sus ciudadanos desmoralizados, el descontento civil hasta en el último rincón de sus territorios, no fueron capaces de continuar.[...]




4 comentarios:

  1. Si estamos en guerra desde hace tiempo...Un ejemplo: Los musulmanes en España siguen teniendo hijos. En 2050 quienes profesan el islamismo serán mayoría...Ya ves porque están ganado.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando Túnez se independizó de Francia en los años 50, su primer presidente dijo que conquistarían Europa con el vientre de sus mujeres. En ello están. Y con nuestras ayudas a la familia. Así da gusto invadir continentes.

      Saludos

      Eliminar
  2. El problema añadido es que "el enemigo de la civilización occidental", además del que acecha desde el exterior, está también dentro. Que la sociedad nuestra esté podrida, sea injusta y depredadora, insolidaria y mire para otro lado, incluso si los necesitados son los pobres ciudadanos europeos, la culpa la tiene la propia Europa. No hay más que ver a esos "patriotas", arropados en sus respectivas banderas, que se les llena la boca de nobles palabras y luego son capaces de robar a todos sus compatriotas y llevarse el dinero a bancos extranjeros. La sociedad occidental está enferma. Y su mala salud está siendo aprovechada por gente fanática que aguarda desde sus límites. Me recuerda mucho a la decadencia del imperio romano. Los bárbaros solo dieron la puntilla. Roma ya estaba podrida por dentro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ellos saben cómo hacerlo, quieren hacerlo (tener cojo...) y pueden hacerlo (no se lo impedimos): tres verbos para obtener la victoria. Ahora, pasa la prueba de los tres verbos a la Vieja Europa, a ver qué resultados obtienes. Para mi, está claro el futuro.

      Un saludo

      Eliminar