19 de octubre de 2015

Cómo hizo un toro bravo para quitarse sus temores

En una ocasión un toro bravo se aproximó hasta las aguas del lago para calmar su sed. 


El toro era hermoso y blanco. 


Se vio reflejado en las limpias aguas del lago y pensó:

—Aquí veo un toro oscuro, es grande, el lago debe ser suyo. Tengo que cuidarme de él, tiene unos cuernos largos y deben ser duros.

Sintió miedo porque se creía más pequeño que el toro oscuro, pero como sentía mucha sed, se acercó nuevamente a la orilla y de nuevo notó la presencia del otro.

Cómo hizo un toro bravo para quitarse sus temores
Cómo hizo un toro bravo para quitarse sus temores
—¿Qué voy a hacer? No hay agua por aquí cerca, esta es la única, volveré y tomaré el agua del lago. 

Se acercó con cautela y cuando vio que el otro también movía la cabeza y abría la boca, sintió terror. Salió corriendo y descansó bajo una arboleda. Pero la sed se hizo más intensa, se volvió insoportable; entonces se decidió a tomar agua suceda lo que suceda.

Así lo hizo, introdujo la cabeza en las aguas y el otro toro desapareció.

Muchos de nuestros temores son imaginarios. Sólo cuando los enfrentamos, desaparecen. El miedo es la creación de nuestra propia mente. No dejemos que nuestra imaginación descontrolada desplace a la realidad.

Autora: Maribel Barreto




4 comentarios:

  1. La mente nos la juega muchas veces. Los límites los ponemos siempre nosotros...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mente nos engaña de forma contínua, casi todo lo que damos por bueno y por real ha pasado por la "cocina" de nuestra mente.

      Saludos

      Eliminar
  2. Otros, en vez de temor, se enamoran de su propio reflejo. A menudo, las aguas cristalinas del lago son sustituidas por la pantalla del ordenador. Mejor quererse que temerse; aunque dentro de un orden.
    Un saludo, Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cayetano, hay mucho narcisista con cuernos y sin cuernos, pero en todo caso, suelen ser poco bravos.

      Un saludo

      Eliminar