Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

25 de noviembre de 2015

El arma definitiva contra el terrorismo suicida islámico

Nos estamos gastando una gran cantidad de dinero, esfuerzo y energías en combatir a los terroristas islámicos. 


Sin embargo, hay una solución mucho más sencilla y eficaz.  


En 1911, Pershing era el general americano al mando en Filipinas. En aquellos años, sus soldados eran constantemente víctimas de atentados terroristas. Pershing no instruyó a un grupo de espías e intelectuales para que investigaran porqué los musulmanes odian a los americanos. Tampoco mostró gestos de amistad, ni construyó ningún muro. En lugar de todo eso capturó a 51 terroristas musulmanes, les hizo cavar sus tumbas, después los puso contra la pared y los fusiló con 50 balas empapadas en sangre de cerdo. Los musulmanes pueden bañar sus manos en cualquier sangre pero el simple contacto con la sangre del cerdo les hace creer que les lleva al infierno. Se ejecutaron a todos los terroristas menos a uno, sus cuerpos se envolvieron en piel de cerdo y se enterraron en las fosas cavadas por ellos mismos. Más tarde, el que quedó vivo fue enviado con el mensaje a su “mujahedin”. Los siguientes 42 años hubo paz y no se produjeron más ataques terroristas en la región.

El arma definitiva contra el terrorismo suicida islámico
El arma definitiva contra el terrorismo suicida islámico
Hace pocos años, musulmanes fanáticos empezaron a atentar de forma suicida en autobuses en Israel. La solución, que ha funcionado hasta la fecha, fue colocar bolsas con grasa de cerdo en los autobuses como medida de protección ante posibles atentados suicidas llevados a cabo por palestinos fundamentalistas islámicos. Según la religión islámica, si un hombre tiene contacto con un cerdo antes de su muerte no podrá entrar en el paraíso por lo que un palestino que se inmole en uno de esos autobuses vería imposible su cita con las 72 vírgenes de las que habla el Corán.

También se ha usado esta creencia “contaminando” un terreno con despojos e inmundicias de cerdo para evitar que se pueda edificar una mezquita, al entender que el lugar era “impuro”. Hay muchas mas formas creativas de usar esta superstición, seguro que se te ocurre alguna mas.

Claro que siempre habrá algún imbécil que diga que eso es ser intolerante con las creencias de esos asesinos. No he visto en Siria ni en Irak a ninguno de ellos intentando convencer a estos descerebrados de que no se suiciden matando a inocentes.

10 comentarios:

  1. Te van a fichar como asesor en asuntos de estrategia gorrina.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si funciona, ¿por qué no? Pero quiero que se organice un Observatorio Sobre la Estrategia Gorrina donde yo sea Director General. Si te animas, te hago Subdirector.

      Un saludo

      Eliminar
    2. Mi único trato con los gorrinos es puramente gastronómico: lomos,morcones, jamones...

      Eliminar
  2. El método seguro que es eficaz.
    Sólo le veo un problema. Y es que se sientan ofendidos otros muchos musulmanes que no quieren saber nada de los terroristas (tengamos en cuenta a todos esos musulmanes que han sido asesinados por los del ISIS), con lo que produciría un acercamiento de otros muchos, algo que no creo que nos convenga. El día en que los musulmanes estén unidos, apaga y vámonos. Yo aplicaría la estrategia de Julio César: "divide y vencerás", que es la que se usa normalmente en las aulas con los alumnos revoltosos: separarlos para que no hagan piña.
    Por otra parte, me resulta divertido imaginar cómo los chulos del fusil en la mano saldrían corriendo cagándose las patas abajo. Ya lo hacen también cuando sus enemigos son las mujeres kurdas. Si mueren a mano de una mujer, que se despidan del paraíso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo sé que hay que conocer a tu enemigo y usar toda nuestra fuerza en sus puntos débiles. Lo de dividirlos, no hace falta, lo hacen ellos solos. Como en España, que parece ser que 8 siglos de musulmanes nos metió ese virus.

      Un saludo

      Eliminar
  3. En días pasado, algo similar me lo comentó un colega médico que es musulmán...Él es creyente y practicante, pero está contra todo tipo de violencia.

    Una medida drástica, pero quizás una solución interesante.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé hasta qué punto podría funcionar, pero valdría la pena intentarlo.

      Saludos

      Eliminar
    2. Muy, pero que muy bueno!!!!!
      Del cerdo hasta su contoneo ;) ....y no sigo que me desparramo!!!

      Eliminar
    3. emejota, del cerdo, hasta la conversación...

      Eliminar
  4. Asi es .... vencer sin combatir.... aprobado
    Saludos

    ResponderEliminar