10 de julio de 2016

Los ciegos y el elefante

Se hallaba el Buda en el bosque de Jeta, cuando llegaron numerosos ascetas de diferentes escuelas y tendencias filosóficas.  


Algunos decían: El mundo es eterno. Eso es lo cierto y todo lo demás es un engaño.  


Otros aseguraban: El mundo no es eterno y esta es la única verdad. Unos aseveraban que el mundo es infinito y otros que el mundo es finito. Unos, que el cuerpo y el alma son lo mismo, y otros, que son dos realidades diferentes.  

Los ciegos y el elefante
Los ciegos y el elefante 
Algunos, que el Buda tiene existencia tras la muerte, y otros, que carece de tal. Otros, que el Buda ni existe ni no existe tras la muerte.  

Y así cada uno de ellos sostenía sus puntos de vista, en la convicción de que los suyos eran los verdaderos y los demás los falsos. Así pasaban su tiempo en cerradas polémicas e incluso llegaban a la indignación y el insulto.  

Todo ello fue oído y visto por un grupo de monjes, que después le relataron al Bienaventurado lo sucedido.  

Buda comentó: Monjes, esos disidentes son ciegos que no ven, que desconocen tanto la verdad como la no verdad, tanto lo real como lo no real. Ignorantes, polemizan y se enzarzan como me habéis relatado.  

Ahora os contaré un suceso de los tiempos antiguos. Había un rajá que mandó reunir a todos los ciegos que había en Savathi y pidió que les pusieran un elefante. Así se hizo. Se les instó a los ciegos a que tocasen el elefante. Uno tocó la trompa, otro el colmillo, otro la pata, otro la cabeza y así sucesivamente.  

Después el rajá se dirigió a los ciegos para preguntarles: ¿Qué os ha parecido el elefante que habéis tocado? Un elefante se parece a un cacharro, contestaron los que habían tocado la cabeza. Es como un cesto de aventar aseguraron los que hubieron palpado la oreja. Es una reja de arado sentenciaron los que habían tocado el colmillo. Es un granero insistieron los que tocaron el cuerpo. Y así sucesivamente.  

Y cada uno, empeñado en su creencia, empezaron a discutir y querellarse entre ellos.  



5 comentarios:

  1. Como decía el poeta, nada es verdad ni mentira, todo depende del color con que se mire.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como para explicarlo por Oriente Medio... o por estos predios

      Un saludo

      Eliminar
  2. Cada quien "ve" lo que cree...Por eso hay que respetar la visión ajena, probablemente hará que lo vea como un todo.

    Saludos Carlos. Regreso poco a poco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, ni el elefante se ve a si mismo al completo.

      Saludos y bienvenido. Con calma.

      Eliminar
  3. Un Buda que le enseña a los ciegos a tocar algo que se supone conocen hasta con los ojos cerrados. Por que mejor no les abrió los ojos y les enseño un dogma, o lo que el, como iluminado, ve en su realidad. Los dejo igual, ignorantes, y a nosotros, otro cuento chino, o asiático, que es lo mismo.

    ResponderEliminar