Cuatro clases de hombres conviven en el mundo

Cuatro clases de hombres conviven en el mundo: los astutos, los simples, los comedidos y los activos. Todos siguen su natural hasta el fin de sus días sin entenderse unos a otros. Y cada cual considera haber alcanzado una profunda sabiduría.


Cuatro clases de hombres conviven en el mundo
Cuatro clases de hombres conviven en el mundo

Cuatro clases de hombres conviven en el mundo: 

los hábiles oradores, los pobres de espíritu, los tontos y los aduladores. Todos siguen su natural hasta el fin de sus días sin tratarse jamás. Y cada cual considera haber alcanzado la más ingeniosa de las habilidades.

Cuatro clases de hombres conviven en el mundo: 

los malvados, los sinvergüenzas, los de juicio precoz y los burlones. Todos siguen su natural hasta el fin de sus días sin conseguir nunca despertarse los unos a los otros al verdadero conocimiento. Y cada cual considera haber adquirido un gran talento.

Cuatro clases de hombres conviven en el mundo: 

los hipócritas, los importunos, los osados y los vacilantes. Todos siguen su natural hasta el fin de sus días sin criticarse unos a otros. Pero cada cual estima haber encontrado el mejor camino.

Cuatro clases de hombres conviven en el mundo:

los mundanos, los solitarios, los autoritarios y los persuasivos. Todos siguen su natural hasta el fin de sus días sin dignarse siquiera dirigirse una mirada. Y cada cual piensa estar más que los demás a la altura de los tiempos.

Ésas son las actitudes de la gente, de aspecto tan variopinto. Y, sin embargo, todos siguen la vía del destino.



4 comentarios:

  1. Y muchos somos mezcla de varios al mismo tiempo, dependiendo de las circunstancias.
    Un saludo, Carlos.

    ResponderEliminar
  2. Y en el mismo día, hasta personajes opuestos, esa contradicción nos hace humanos.

    Un saludo, Cayetano

    ResponderEliminar
  3. Es algo así como la especie humana... eran varias al mismo tiempo, más sin embargo, sobrevive el más astuto...

    Saludos Carlos

    ResponderEliminar