El curioso tratamiento para la histeria en la época victoriana

En el S. XIX, las mujeres que presentaban ansiedad, cambios de humor y depresión eran mandadas por sus maridos al médico.

El médico le diagnosticaba que padecían de una enfermedad denominada “histeria”. 


Su curioso tratamiento se basaba en un “masaje pélvico” con la finalidad de lograr el paroxismo histérico, conocido en la actualidad como orgasmo.

El curioso tratamiento para la histeria en la época victoriana
El curioso tratamiento para la histeria en la época victoriana
Era tanta la cantidad de mujeres que empezaron a asistir a las consultas para recibir su “tratamiento para la histeria” que los médicos al final de la jornada de trabajo quedaban agotados y con sus manos acalambradas; por esto decidieron inventar un útil artefacto que producía vibraciones rítmicas y se lograba más fácil y más rápido el paroxismo histérico en la paciente sin necesidad del común masaje manual: he aquí el origen del vibrador. 

En esa época era visto como un artefacto curativo, incluso las mujeres más adineradas, los tenían en sus casas para cuando sentían “brotes de histeria”. Luego de la aparición de dicho aparato en las películas pornográficas, este tomó un matiz netamente sexual-erótico y comenzó a ser visto como un instrumento pecaminoso.


4 comentarios:

  1. Freud establecía una relación muy clara entre neurosis y trastornos relacionados con la sexualidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Freud fue un genio, pero en algunos casos, creo que se pasaba con el tema de al sexualidad, reflejo de la época que le tocó vivir.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. El término de histeria fue retirado de la nomenclatura médica hace unos 40 años aproximadamente, aunque se mantuvo como sinónimo de ansiedad durante años después.

    Sirvió luego para denominar ciertas exploraciones uterinas: La histerocopia, la histerectomia y algunas más

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curiosos ver como reaccionamos a tratamientos de hace poco mas de un siglo. Sería muy curioso ver cómo ven los actuales dentro de otro siglo.

      Saludos

      Eliminar