Mostrando entradas con la etiqueta Sócrates. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Sócrates. Mostrar todas las entradas

Sócrates, provocador e irónico hasta el fin


Después de ser condenado a muerte, se ofreció a Sócrates que ofreciera una alternativa a la última pena; provocador e irónico hasta el fin, solicitó ser mantenido de por vida a costa del erario público.

Sócrates, provocador e irónico hasta el fin
Sócrates, provocador
e irónico hasta el fin
La vida de Sócrates consistió en pasearse por las calles de Atenas y hablar con todo aquel que se le aproximaba. Hombres, mujeres, jóvenes o ancianos, fuese quien fuese la persona que le salía al paso, él siempre estaba dispuesto a dialogar.

Eso sí, sus conversaciones siempre derivaban en profundas cuestiones filosóficas. Al modo que su madre, que era...

CONTINUA EN:



Los sabios y la hipocresía

Sócrates dijo a sus discípulos: Vigilad para no ser al mismo tiempo obedientes y desobedientes a Dios. Ellos le dicen: Explícanos lo que nos dices. El les responde: rechacen la hipocresía.


En efecto, la hipocresía es aparentar ser obediente a Dios en presencia de los hombres, pero en realidad desobedecerle a escondidas.

Hipocresía. Sarkozy con Gadafi. Francia fue el primer país en bombardear Libia
Hipocresía. Sarkozy con Gadafi.
Francia fue el primer país en bombardear Libia
Uno de sus discípulos le dijo: ¿Hay algún otro tipo de hipocresía de la cual el hombre se deba guardar? Sócrates dijo: Hay algunos hombres que se ufanan de obedecer a Dios pero lo hacen a la vista de todos más que en lo secreto, con el fin de ser considerados santos por los hombres y de esta manera ser honrados por ellos.

Hay aun otra hipocresía más sutil y mas grave: cuando ayunan y dan limosna y al ser preguntados si lo han hecho responden: ¡Dios lo sabe! Lo hacen a fin de ser tenidos en mayor reverencia y para que no se diga de ellos que son hipócritas por que revelan a los ojos de los hombres sus actividades. Yo creo asimismo que son pocos los que no practican este género de hipocresía. Vigilad por lo tanto para no ser seducidos por esta hipocresía y perder el fruto de vuestro trabajo. Para que esto no suceda, haced todas las cosas con una intención recta; no busquen ser glorificados y adulados.

Otro filósofo dijo: Si caminas firmemente hacia Dios, encontrarás todo lo que buscas.

Del libro Disciplina Clericalis, de Pedro Alfonso de Huesca (1062-1140)
Para ver mas sobre Disciplina Clericalis, haz clic aquí.


Los 3 filtros del rumor

Una persona se acercó una vez a Sócrates para contarle el último rumor que circulaba por Atenas.


Los 3 filtros del rumor
Los 3 filtros del rumor

- Voy a contarte la última noticia que se comenta en Atenas sobre nuestro amigo Fulano.

- Antes de contármela, dime primero: ¿Lo averiguaste tú mismo, o sólo te lo han contado?

- Me lo han contado, pero lo dan por cierto.

- O sea, ¿que no puedes estar totalmente seguro porque no lo has podido averiguar tú mismo. Sólo piensas que es cierto ¿exacto?

- Efectivamente, así es.

- Y dime, ¿la transmisión de esta "noticia" va a beneficiar a nuestro amigo?

- No exactamente. De hecho, podría… perjudicarle.

- Otra cosa para terminar: ¿Escucharlo me resultará provechoso en algo, me aportará algo de lo que carezco ahora?

- La verdad es que no. No es más que una noticia.

- Sí. Y, por lo que entiendo, una noticia que ni puedes certificar que es cierta, ni va a beneficiar a nuestro amigo, ni me va a proporcionar algo útil. No me comentes esa noticia y permíteme que te recomiende que tú mismo la olvides.

“La cantidad de rumores inútiles que un hombre puede soportar es inversamente proporcional a su inteligencia.” Arthur Schopenhauer


También le puede interesar:
Transmisión de rumores




El sentido de la vida

El sentido de la vida y el de la muerte, que van pegados y son inseparables.


Estas preguntas ya se las hace el ser humano desde que tiene consciencia, así que no voy a ser yo el que descifre el misterio que a tantas personas ha traído de cabeza. Como Sócrates, solo puedo decir que sé que no sé nada. Aunque esta frase tiene su miga. De momento, hagamos un poco de historia.

El Sentido de la vida
En el Siglo IV a.d.C. hubo una explosión de sabiduría de la que poco más se ha avanzado hasta la fecha. En la India ya hacía siglos que se opinaba que el ciclo vital era una incesante repetición de vidas y reencarnaciones. Las acciones de una vida determinaban la siguiente. A eso le llaman karma. El sentido de la vida es romper con esa eterna rueda (samsara) y alcanzar el nirvana, o integración con la Unidad (o algo así). El budismo no aporta prácticamente nada nuevo a esa idea, salvo el decir que aboliendo el deseo se puede lograr ese estado. En esa época, en Israel, los profetas del Antiguo Testamento ya establecen que hay un sólo Dios y que nos jugamos la eternidad en esta vida. Según nuestra conducta, iremos al cielo o al infierno, y además de forma definitiva. Nada nuevo ya que durante siglos, en Egipto se creía que al morir nuestra alma era pesada por Anubis y según su virtud se dirigía a un sitio o al otro. En la Grecia y en la Roma clásica, Caronte nos llevaba en su barca al Hades o inframundo tras abandonar esta existencia. En China, Lao Zi crea el taoísmo y en su doctrina dice que el ser humano es la unión de una parte que corresponde al Cielo y otra que corresponde a la Tierra. Al morir, cada parte regresa a su origen y se integra con el Tao, que es indefinible por naturaleza. También aparece la regla moral de Confucio. Ésta filosofía piensa que si averiguar el sentido de la vida y el vencer a la muerte fueran muy importantes, la Humanidad dedicaría mas esfuerzo a solucionarlo. Por lo tanto, es mejor centrarse en esta vida.

Mas tarde, aparecen la “religiones del Libro”, el Cristianismo y el Islam. En cuanto al sentido de la vida no aportan nada que no haya descubierto ya el Judaísmo en el Antiguo Testamento: al morir, o vas al cielo o al infierno. También el budismo pasa a China y a Japón y en estos países toma forma el budismo Chang o Zen. Según su fe, al morir, vuelves al lugar de donde viniste, con lo que no aclara gran cosa (o tal vez lo aclara todo). En realidad, casi todas las religiones de Extremo Oriente creen que la muerte (y la vida) es una ilusión. No estoy al día sobre lo que las civilizaciones precolombinas pensaban al respecto, lo investigaré, aunque no me suena que haya nada nuevo sobre lo ya escrito.

Muchas religiones están imbricadas con las corrientes filosóficas de cada época. La filosofía tampoco aporta mucha mas luz sobre el tema. También hay muchas personas que opinan que detrás de la vida no hay nada y nos retan a demostrar lo contrario. Y no les falta razón.

El Sentido de la 
Por supuesto que soy consciente que he resumido milenios de cultura de muchas civilizaciones y que me dejo infinitos matices por considerar. Hay varios datos claros: habremos avanzado mucho en según qué cosas, pero sobre el sentido de la vida estamos perfectamente ignorantes; nadie ha vuelto de la otra orilla para contarnos de qué va esto, y hasta ahora, las religiones y filosofías dan cierto consuelo y eso es todo. Solos nacemos y solos nos vamos, es un acto personal, como toda nuestra vida. Así que tal vez la pregunta correcta no es cual es el sentido de la vida, sino si esta pregunta tiene algún sentido.

De momento, me quedo con la cita de Calderón de que “la vida es sueño y los sueños, sueños son” y con otra de Shakespeare: "dormir, tal vez soñar, pero ¿cómo serán los sueños de la muerte? "

No tengamos prisa, mas pronto que tarde, sabremos que hay después. O tal vez no, quien sabe. ¿Volverás para contárnoslo?