Mostrando entradas con la etiqueta autoayuda. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta autoayuda. Mostrar todas las entradas

El rey y el halcón

El rey recibió como obsequio dos pichones de halcón y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara.


Pasados unos meses, el instructor comunicó al rey que uno de los halcones estaba perfectamente educado, pero que al otro no sabía lo que le sucedía: no se había movido de la rama desde el día de su llegada a palacio, a tal punto que había que llevarle el alimento hasta allí.

El rey y el halcón
El rey y el halcón 

El rey mandó llamar curanderos y sanadores de todo tipo, pero nadie pudo hacer volar al ave.


Encargó entonces la misión a miembros de la corte, pero nada sucedió. Por la ventana de sus habitaciones, el monarca podía ver que el pájaro continuaba inmóvil.

Publicó por fin un bando entre sus súbditos, y, a la mañana siguiente, vio al halcón volando ágilmente en los jardines.

Traedme al autor de ese milagro, dijo.

Enseguida le presentaron a un campesino ¿Tú hiciste volar al halcón?

¿Cómo lo hiciste?

¿Eres mago, acaso?

Entre feliz e intimidado, el hombrecito solo explicó: No fue difícil, Su Alteza: sólo corté la rama.

“El pájaro se dio cuenta que tenía alas y se largó a volar”



Pensamientos de Sancho Panza mejores que mil libros de autoayuda

Compendio de reflexiones sobre los delirios de grandeza, la falta de sinceridad consigo mismo, la amistad y la honestidad. Un pasaje más útil que muchos libros de gestión y de autoayuda. 


Uno de los pasajes más profundos de Don Quijote se encuentra en el capítulo LIII de la segunda parte. Es un pequeño compendio de reflexiones sobre los delirios de grandeza, la falta de sinceridad consigo mismo, la amistad y la honestidad. Un pasaje más útil que muchos libros de gestión y de autoayuda.

Sancho Panza está gobernando por fin su ínsula, ese pequeño territorio que le había prometido Don Quijote desde que comenzaran a cabalgar.

En realidad, todo forma parte de un engaño. Los habitantes del pueblo se hacen pasar por sus súbditos con la aviesa intención de torturarle y someterle a toda clase de burlas.

Pensamientos de Sancho Panza mejores que mil libros de autoayuda
Pensamientos de Sancho Panza
mejores que mil libros de autoayuda

Es entonces cuando Sancho Panza se da cuenta adónde le han llevado sus delirios de grandeza. Está amaneciendo y en lugar de desvestirse para echarse en la cama, se pone la ropa, y va a las caballerizas. Allí está el burro que le ha acompañado en todas sus desdichas. Sancho Panza le besa y con lágrimas en los ojos le dice:

- Venid vos acá, compañero mío y amigo mío y conllevador de mis trabajos y miserias: cuando yo me avenía con vos y no tenía otros pensamientos que los que me daban los cuidados de remendar vuestros aparejos y de sustentar vuestro corpezuelo, dichosas eran mis horas, mis días y mis años; pero después que os dejé y me subí sobre las torres de la ambición y de la soberbia, se me han entrado por el alma adentro mil miserias, mil trabajos y cuatro mil desasosiegos. 

Están de testigos varios personajes importantes del pueblo, que no abren la boca. Sancho sigue:

CONTINUA EN:

¿Quieres que tu vida cambie? ¡Muérete!


¡Espera, espera! Deja ese bote de pastillas. Suelta esa cuchilla, hombre. No hay que tomárselo tan al pie de la letra. Bastará con que hagas este ejercicio… 


Es un ejercicio de visualización. Es suficiente con que te mueras… imaginariamente.
Bien, ¿ya has palmado?

Ok.

Estás muerto.

En la sala del tanatorio.

Solo.

¿Quieres que tu vida cambie? ¡Muérete!
¿Quieres que tu vida cambie? ¡Muérete!
En apenas unos minutos tus familiares y amigos comenzarán a llegar para velarte, así que no tenemos mucho tiempo.

Piensa en todo lo que te hubiera gustado hacer en la vida y en cómo quisieras que ellos te recordaran.

Escribe tu epitafio como si pudieras reescribir toda tu existencia a posteriori: “Aquí yace … , vivió su vida de tal o cual manera, consiguió tales o cuales logros, murió de esta forma o aquella, y aquellos que le querían, le recuerdan de este o ese modo”.

¡No te quedes en la mera lectura de esto!

Estás muerto, así que pon por escrito tu epitafio a tu antojo.

¿Qué es importante para ti?

Y te recuerdo que...
CONTINUA EN:

3 claves para conseguir todo lo que te propongas


Los episodios vitales más traumáticos, como la muerte de un ser querido, la pérdida de un empleo o una ruptura sentimental, sacuden inesperadamente nuestra cotidianidad y nos suelen sumergir en una crisis existencial. 


3 claves para conseguir todo lo que te propongas
3 claves para conseguir todo lo que te propongas
En estas ocasiones es habitual que surjan dudas sobre nuestro proyecto vital y, por ende, que reaccionemos y reconfiguremos nuestra escala de prioridades. La psicóloga y coach Christina Curtis lo sabe muy bien. Hace unos años estuvo a punto de perder a su hijo pequeño. Cuando se recuperó del fuerte susto, no sin transitar por unas emociones cargadas de miedo y negatividad hacia la vida, volvió a mirar al futuro, pero esta vez con un foco completamente diferente que le ha dado un mayor coraje para luchar por sus metas y alcanzar la verdadera felicidad.

Para Curtis no es necesario pasar por estas traumáticas experiencias para darle un giro a nuestras vidas y comenzar a disfrutar de cada momento, aunque “al igual que un tren que echa a andar, se necesita una locomotora que lo impulse”. Este primer golpe puede venir de una madurada reflexión que un día, sin saber muy cómo, nos hace dar el paso. El estudio Locomotion and assessment de la Universidad de Singapur, viene a explicar que una vez que nos ponemos en marcha para conseguir algo, las recompensas obtenidas nos seguirán impulsando para seguir luchando por lo que queremos.

Contrariamente a la 'metáfora de la locomotora', “si nos paramos constantemente a evaluar nuestra realidad, quejándonos de los problemas reales o imaginarios, entonces no arrancaremos y nunca alcanzaremos nuestras metas”, según matiza Curtis. La coach, desde su experiencia personal y avalándose en sus estudios de psicología positiva, propone las tres claves para “accionar” la máquina del tren de la vida y ser lo más felices posibles durante el trayecto.

3 claves para conseguir todo lo que te propongas
3 claves para conseguir todo lo que te propongas


Márcate objetivos realistas a corto plazo, incluso para cada día 


Establecer objetivos para cada día nos conduce naturalmente a la acción. Los objetivos a corto plazo potencian nuestro empeño, son más eficaces y nos motivan para seguir adelante. Se trata del satisfactorio efecto de los proximal goals, según el concepto acuñado por los psicólogos Albert Bandura y Dale Schun. Por el contrario, los objetivos planteados a más largo plazo y alejados de la realidad inmediata, “no logran movilizarnos, nos dispersan y los esfuerzos realizados son menos eficaces”.

Para Curtis es imprescindible hacer una pequeña lista de objetivos para cada día, nunca más de tres y siempre que sean materialmente realizables. “Escríbelos en un papel y guárdalo contigo durante el día”. Si los retos que nos planteamos son a todas luces inalcanzables, no lograremos avanzar ni un ápice hacia las metas que nos pongamos. En cambio, si uno va marcándose pequeños objetivos hacia culminar en un objetivo mayor será más fácil motivarse e ir progresando poco a poco.

CONTINUA EN:

Los 10 consejos para el éxito de Zig Ziglar


El escritor y empresario Zig Ziglar falleció en noviembre de 2.012 en Texas, a los 86 años de edad, a causa de una neumonía. Aunque en Europa no goce de la amplia fama de la que disfrutó en Estados Unidos, Ziglar era uno de los grandes autores motivacionales de su país, con más de 30 libros a sus espaldas y una compañía, Zig Ziglar, destinada a ofrecer entrenamiento corporativo, desarrollo personal y formación a emprendedores. 


Los 10 consejos para el éxito de Zig Ziglar
Los 10 consejos para el éxito de Zig Ziglar 
Como anuncia su lema, su objetivo es “inspirar el verdadero rendimiento”. De los libros a los CD, pasando por los inevitables seminarios o las casettes, la obra de Ziglar ha servido de inspiración para multitud de empresarios de su país de origen, algo que, al mismo tiempo, le ayudó a crear una de las imágenes de marca más potentes del mundo de la autoayuda.

Sus ideas, que provienen de una concepción profundamente cristiana de la vida, fueron desarrolladas a través de una amplia bibliografía. Ziglar nació en Alabama, aunque pronto se trasladó a Yazoo City, en Mississippi, donde su padre fue contratado como responsable de una granja. La tragedia sacudió la infancia del joven Ziglar: su padre murió en 1932 y, dos días después, fallecía su hermana pequeña. Tras combatir en la Segunda Guerra Mundial, Ziglar trabajó como vendedor en diversas compañías, hasta que a finales de los años sesenta consiguió el puesto de vicepresidente y director de entrenamiento de personal en Automotive Performance. Fue a partir de 1975, con la publicación de su primer libro, See You at the Top (Simon & Schuster), cuando comenzó a convertirse en una figura de los seminarios motivacionales.

Una de sus frases más célebres es la que afirma que “puedes conseguir lo que quieras en esta vida si ayudas a la suficiente gente a conseguir lo que quieren”, un pensamiento profundamente americano en el que el egoísmo personal es sustituido por una visión en la que se considera que el éxito se obtiene remando junto a los que te rodean, no contra ellos. Pero no se trata de la única enseñanza del autor que nos puede guiar en estos momentos de duda empresarial.

–“La convicción es lo más importante”. 


En uno de sus artículos, el autor recordaba una frase de Mary Crowley en la que afirmaba que “una persona que cree en lo que hace conseguirá mucho más que mil que solo se muevan por su interés”. Si tenemos dudas acerca de nuestra empresa o valía personal, esta estará destinada al fracaso. Si conseguimos identificarnos con nuestro proyecto y que este nos resulte interesante, saldremos adelante, tanto nosotros como nuestros trabajadores. Como afirmaba Ziglar, “la convicción conduce al compromiso”.

–“Si le gustas a la gente, te escucharán. Pero si la gente confía en ti, harán negocios contigo”. 


El carisma y la labia son importantes, pero más aún es gozar de credibilidad entre los que te rodean. Es esa capacidad de labrarse una reputación a prueba de bombas, quizá, lo que diferencie a un embaucador de un hombre de negocios. Por lo tanto, pensar en el largo plazo, aunque sea sacrificando el éxito rápido (en muchas ocasiones, basado en el “toma el dinero y corre”), nos ayudará a alcanzar esos objetivos que parecen inalcanzables.

CONTINUA EN: