Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

1 de junio de 2011

Salvar el mundo

Salvar el mundo
Estamos viendo estas últimas semanas como la juventud quiere cambiar al mundo. Me parece muy bien, es lo normal en la juventud. Yo también fui joven y quise cambiar el mundo. Ahora que no lo soy tanto, ¿lo he cambiado?

La respuesta es si. Y usted dirá, ¡vaya tipo más pretencioso! Pues le puedo contestar que he cambiado el mundo tanto como usted y como la persona más insignificante. Todos colaboramos.

¿Merece la pena cambiar el mundo? Y si hay que salvarlo, ¿de qué hay que salvar al mundo? En el Tao Te King leemos que “Aquellos que desean cambiar el Mundo/ De acuerdo con sus deseos / Nunca tienen éxito” y creo que tiene cierta razón.

Así que le voy a contar la que creo es la forma ideal de salvar el mundo. Para variar, también la idea viene de China: “antes de salir a salvar el mundo date tres vueltas por tu casa”. Si te cambias a ti mismo, tal vez seas capaz de cambiar a tu familia. Y si lo consigues, lograrías cambiar a tu pueblo; y así, sucesivamente, a tu país y al mundo. Pero, claro, para eso hacen falta tres cosas: trabajo, paciencia y perseverancia. También unas dosis de humildad, porque el trabajo será discreto, sin que se vea. Y el que quiera encontrar excusas para no empezar este trabajo, siempre las encontrará. Es más cómodo y más fotogénico manifestarse indignado en cualquier plaza y salvar el planeta, o lo que sea.

Estamos en malos tiempos y de ahí las ganas de cambiarlo todo. Claro, que siempre se ha oído que estaba todo muy mal. Desde los tiempos de Adán y Eva, más o menos.

“Para reinar con eficacia el reino es preciso, ante todo, poner un buen orden en la familia. Un hombre que no sepa dirigir a su familia, es imposible que sepa dirigir a todo un pueblo”. Confucio

Descargar el Tao Te King:

3 comentarios:

  1. Viéndolo de esa forma, si hemos cambiado el mundo.

    Mire que no me había dado cuenta.

    Siempre dando en el clavo Carolus.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Entonces supongo que aquel gran hombre (chino por cierto) que se paro delante de los tanques y desde luego marco un antes y un despues ya se habia arreglado todo en su casa, en fin eso, o que no tenia miedo como ser humano que era y creia en algo mas grande que el,desde luego me imagino que sabia que no iva a ver el sol al dia despues,(y es solo un ejemplo) el miedo y la informacion es la clave aqui, haces un flaco favor a la humanidad mi querido amigo, nuestro hogar es el mundo y no tenemos aun otro al que ir, asi que deja tu chalet, pisito o lo que sea en paz, que ya tienes canas en los ...... para seguir con estas farsas, o estuviste corriendo delante de los grises y defendiendo todos los derechos que tienes mientras arreglabas lo que no te gusta en tu casa ? despues de leerte solo puedo pensar que no, en fin menos mal que la juventud pisa fuerte, mejor no te pongas en medio, supongo que te podras quedar en casa dando las vueltas que quieras o creas apropiadas, como he dicho antes mi hogar es el mundo, no tengo otro, y no me quedare sentado viendo como lo consumen.

    ResponderEliminar
  3. No lo publifcareis, asi funciona esto, lo que quereis es vender, a costa de las ideas de otros o lo que sea y si algo nos interesa lo omitis, bien el mundo es mi hogar, en mi primera vuelta ya he visto que no me gusta esto....habra que cambiarlo....vendidos !!!

    ResponderEliminar