Mostrando entradas con la etiqueta Tao. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Tao. Mostrar todas las entradas

4 de abril de 2015

El ego pesa demasiado para cargarlo y soportarlo

Todos los días, el maestro Zhang nos hacía subir corriendo los cientos de escalones del Monte Wu Dang inmediatamente después de la salida del sol. Mientras, él esperaba sentado en una piedra en la cima, justo en la entrada del monasterio donde el resto del día pasaríamos entrenando y meditando los secretos del arte Taoísta.

La visión de su silueta nos alegraba, más por saber que ya se acercaba el final del recorrido que por el respeto que le debíamos.

El ego pesa demasiado para cargarlo y soportarlo

El ego pesa demasiado para cargarlo y soportarlo


Cierto día, antes de regresar a casa, me quise esforzar para llegar el primero, pero, al verme, dijo:


- ¡Subes muy pesado! Baja y haz de nuevo el recorrido más ligero –

Sin poder creer lo que me estaba pidiendo, sin embargo me di la vuelta y descendí hasta el valle para comenzar otra vez el ascenso.

Con el alma a cuestas, jadeando, llegué por segunda vez donde se encontraba.

– ¡Mucho mejor! – dijo sonriendo – Pero baja de nuevo porque sigues muy pesado –

Mirándolo atónito, sin rechistar, bajé como pude y subí otra vez hasta que, al cabo de un buen rato, llegué a la piedra donde se encontraba y caí rendido a sus pies

– ¡Muy bien! – exclamó – Esta vez lo has hecho muy bien

– Pero maestro – dije tirado en el suelo – Si he tardado una eternidad y he subido la mayor parte del camino a cuatro patas, ¿cómo he podido hacerlo ahora mejor que antes?

– Pues verás, hijo mío, porque la primera vez subiste lleno de orgullo y, aunque fuiste el primero, tu ego pesaba demasiado. La segunda vez, viendo el gran trabajo que tenías que hacer, dosificaste tus fuerzas. Ya no querías llegar el primero, no tenías que ser mejor que nadie, por eso tu ego no te distrajo demasiado. La última vez ha sido la mejor porque has cambiado tu ego por esfuerzo y determinación. Esta vez no ha habido orgullo, ni vanidad, ni interferencias, tan solo entrenamiento. Por eso has subido más ligero, por eso ahora lo has hecho perfectamente. 

El ego siempre pesa demasiado para tener que soportarlo y cargarlo a cada instante."




13 de diciembre de 2014

10 consejos de un sabio chino sobre el poder

Todas estas reflexiones son el fruto de una vida como funcionario estatal, de su formación con las enseñanzas éticas de Confucio y su retiro del mundo a los sesenta años para dedicarse al aprendizaje del Taoísmo.


10 consejos de un sabio chino sobre el poder. Huanchu Daoren
10 consejos de un sabio chino sobre el poder.
Huanchu Daoren
Escrito a finales del Siglo XVIII por Huanchu Daoren, es la expresión de toda una vida llena de experiencia y sabiduría.

1. Quienes viven de manera virtuosa pueden estar afligidos por un tiempo, pero quienes dependen de adular al poder se hallan siempre desamparados.

2. Cuando estás oyendo constantemente palabras ofensivas y tienes siempre en mente algún asunto irritante, sólo entonces tienes una piedra de afilar para desarrollar el carácter. Si sólo oyes lo que te agrada y sólo actúas en aquello que te ilusiona, estás enterrando tu vida en un veneno mortal.

3. Se considera personas puras de corazón las que no se acercan al poder y a la fama; pero quienes pueden estar cerca sin verse afectadas son las más puras de todas. Se considera personas de espíritu elevado aquellas que ignoran cómo conspirar e intrigar; más quienes saben cómo hacerlo pero no lo hacen, son las de espíritu más elevado.

4. Cuando te halles en una posición de importancia, no pierdas la actitud de retiro rural. Cuando te encuentres de retiro en el campo, mantén los asuntos de estado en la mente. No se necesita por fuerza buscar el éxito en el mundo. No busques la gratitud de los demás; es un beneficio no estar resentido.

5. Al tratar con personas sencillas, es fácil comportarse con gravedad, pero difícil evitar menospreciarías. Al tratar con personas de rango superior, es fácil ser respetuoso con ellas, pero difícil ser corteses.

6. A quienes se aproximen a ti con riquezas, respóndeles con compasión. A quienes se acerquen a ti con su rango, respóndeles con justicia.

7. En tiempos de orden se debe ser preciso; en tiempos turbulentos se debe ser flexible. En tiempos de degeneración han de combinarse precisión y flexibilidad. Al tratar con buena gente se ha de ser magnánimo; al tratar con mala gente se ha de ser estricto. En el trato de la gente normal ha de combinarse la magnanimidad y el sentido de lo estricto.

8. Mientras que una persona no se haya liberado del deseo de celebridad, incluso si desprecia el principado y se contenta con la pobreza, todavía es prisionera de los sentidos. Mientras que uno no se despoje del aventurerismo impulsivo, aunque se ayude al país, se trata simplemente de una hazaña.

9. Si temes que la gente sepa que has hecho algo malo, hay algo bueno en lo malo. Si estás ansioso porque la gente sepa que has hecho algo bueno, entonces hay algo malo en lo bueno.

10. Si el 90 % de lo que dices es acertado, no serás forzosamente elogiado como excepcional; pero si una sola afirmación es errónea, todo el mundo te reprochará este error Si funcionan nueve de cada diez planes, no considerarán forzosamente que tienes éxito; pero si un solo plan falla, te colmarán de injurias. Por ello, las personas iluminadas prefieren el silencio a la irreflexión y la ineptitud a la listeza.

Extraído de:

Para saber mas:


22 de abril de 2013

El obsequio de las palomas

El Lie Zi es una de las tres obras fundamentales del taoísmo filosófico, junto con las más conocidas de Lao Tse y Zhuang Zi. Es atribuido a Lie Yukou (Lie Zi), a quien se considera un personaje legendario.


El texto fue inscrito en la librería imperial con el nombre de Tratado de la Perfecta Vacuidad. Generalmente es considerada la más práctica de las obras taoístas principales, frente al más filosófico Tao Te King o al más poético Libro de Zhuang Zi. 

EL OBSEQUIO DE LAS PALOMAS 


El obsequio de las palomas
El obsequio de las palomas



Era costumbre en Handan cazar palomas para regalarlas al príncipe el día de Año Nuevo. Esto agradaba tanto al soberano que repartía valiosas recompensas. Alguien le preguntó la razón de esta costumbre. 

- El día de Año Nuevo dejo las palomas en libertad para demostrar mi bondad - contestó el príncipe. 

- Como sus súbditos saben que Ud. necesita palomas para libertarlas, todos se dedican a cazarlas - comentó el otro -. Y el resultado es que al cazarlas, mueren muchas. Si Ud. realmente quiere salvarlas, es mejor que prohíba su caza. Tal como están las cosas, Ud. las caza para libertarlas y su bondad no puede reparar el daño que ocasiona. 

El príncipe asintió. 
CONTINUA EN:

8 de noviembre de 2012

Meditación Taoísta


La meditación es uno de los elementos del taoísmo que más interesa a un amplio espectro de gente, porque el estado de la mente resulta vital para el bienestar y el funcionamiento armonioso de todo el organismo.


Meditación Taoísta
Meditación Taoísta
El taoísmo, una de las tradiciones orientales más antiguas, está despertando un creciente interés en el mundo occidental moderno

Parte de esa popularidad puede deberse al hecho de que el taoísmo es científico y, al mismo tiempo, humanista y espiritual. Además, puede practicarse en el marco de otra de las religiones del mundo o desligado de cualquiera de ellas.

• Siéntate en el borde de una silla con la espalda recta, las manos sobre los muslos, los pies separados apoyados sobre el suelo. Deja los genitales suspendidos en el aire (no apoyados sobre el asiento) y cierra los ojos.

• Concéntrate en el ombligo (el centro de la energía vital) hasta que puedas despertar el "chi". Lo puedes sentir en forma de sutil cosquilleo, electricidad o sensación de energía. Una vez que puedas percibir la energía chi, auméntala con la respiración: al inhalar, la traes a ese punto y al exhalar la concentras allí.

CONTINUA EN:

14 de marzo de 2012

Ungüento para manos agrietadas


En el Reino de Song había una familia que elaboraba un ungüento para las grietas en las manos; por eso, de generación en generación, se dedicaban al lavado de ropa. Un hombre oyó hablar de la cosa y ofreció 100 monedas de oro por la receta.

El Arte de la Guerra
El Arte de la Guerra
Fotograma de la película "Acantilado Rojo"
- Hemos estado, por generaciones, en este negocio de la lavandería – argumentaba la familia, mientras discutía la oferta –. Pero jamás ganamos más que unas cuantas monedas de oro. Sin vacilar debemos venderla.

Por entonces, el Reino de Yue invadía el Reino de Wu; y el hombre que habían comprado la receta, se la regaló al príncipe de Wu, quien al punto lo nombró general. Ese invierno, sus tropas entraron en un combate naval con las de Yue, derrotando totalmente al enemigo. Y el príncipe recompensó al general con un feudo.

Así, el mismo ungüento para las manos agrietadas pudo ganar un feudo, o simplemente aliviar a los lavanderos.

Todo depende del uso que se dé a las cosas.

Zhuang Zi 

13 de marzo de 2012

Hua Hu Ching, sabiduría china


El Tao Te King no es el único libro de Lao Tse. Hay otro libro que recoge las enseñanzas orales sobre la iluminación según el taoísmo: es el libro de Hua Hu Ching

Hua Hu Ching
Hua Hu Ching
Las enseñanzas del Hua Hu Ching tienen una enorme profundidad y una gran importancia, por ser literalmente un mapa de carreteras para los seres humanos ordinarios para alcanzar el territorio de lo divino. Como era de esperar, el libro fue prohibido en la época de la Revolución Cultural maoísta en China y se ordenó que todos los ejemplares fueran quemados. Si no hubiera sido por la tradición taoísta de transmitir oralmente has sagradas escrituras de maestro a alumno, se hubiera perdido para siempre. A continuación podrá leer algunos fragmentos de estas sublimes enseñanzas.

El maestro continuó, "Uno que practica la virtud y la abnegación no debe guardar ninguna idea particular en su mente sobre cómo debe cumplir su virtud, porque la virtud es la naturaleza misma de nuestro ser. Uno debe estar siempre presto a ayudar a los otros de forma abnegada e incondicional, ofreciendo sus aptitudes y logros para servirles. Debemos estar dispuestos a dar las cosas que más apreciamos e inclusive ofrecer nuestras vidas para ayudar a otros.

"Uno no debe restringir su servicio haciendo distinciones basadas en color, nacionalidad, familia o relaciones sociales, en percepciones sensoriales o cualquier otra condición relativa. El restringir la forma en que uno prestaría servicio a los otros para llenar preferencias personales es potencialmente dañino."

CONTINUA EN:

7 de marzo de 2012

Huai Nan Zi. Cuando la sociedad está en orden, un solo tonto no puede alterarla


El Huai Nan Zi fue escrito por un noble de la Dinastía Han y sus discípulos. 


Es un libro de filosofía taoísta china en el que explica la forma de ver el mundo por los filósofos, literatos, intelectuales, etc. Trata sobre la Paz, el Estado y la sociedad, la sabiduría y el arte de la guerra. 

Cuando la sociedad está en orden,  un solo tonto no puede alterarla;  cuando la sociedad es caótica,  un solo sabio no puede ordenar.
Cuando la sociedad está en orden,
un solo tonto no puede alterarla;
cuando la sociedad es caótica,
un solo 
sabio no puede ordenar.
Cuando la sociedad está en orden, un solo tonto no puede alterarla; cuando la sociedad es caótica, un solo sabio no puede ordenar.

Hasta los líderes más sabios han de aguardar a que presenten las circunstancias adecuadas. Las circunstancias adecuadas sólo pueden hallarse en el momento preciso y no pueden satisfacerse buscándolas en el conocimiento. El sabio se aparta del sendero y encuentra el Camino; los tontos se aferran al Camino y pierden la senda.

Quienes puedan convertirse en gobernantes han de ser capaces de dar con ganadores. Aquellos capaces de vencer a sus oponentes han de ser fuertes. Quienes pueden ser fuertes son capaces de utilizar la potencia de otros. Para poder utilizar la potencia de otros es necesario ganar el corazón de la gente. Para ser capaz de ganar el corazón de la gente es necesario tener autodominio. Para poder ser dueño de uno mismo es necesario ser flexible.

CONTINUA EN:

11 de febrero de 2012

Poemas de Tchung Tchang Tun


El pájaro que vuela olvida sus huellas
La cigarra que muda se despoja de su piel
La serpiente que se yergue deja sus escamas
El dragón divino pierde sus cuernos


El hombre supremo sabe cambiarse
El hombre libre escapa a lo vulgar
Cabalga las nubes sin riendas
Corre con el viento sin pies

El rocío suspendido es su cortina
El ancho firmamento su techo
El vapor brumoso lo nutre
Los nueve soles lo iluminan

Las eternas estrellas son sus perlas brillantes
La aurora matinal su jade luciente
Hacia las seis direcciones
Deja ir su corazón adonde él quiere

Las cosas humanas pueden pasar
Por qué apresurarse y oprimirse.

La Gran Vía es simple
Pero los que ven sus gérmenes son raros
Dejarse ir sin reprobar nada
Seguir las cosas sin aprobar nada

Desde siempre el pensamiento gira y gira
Tortuoso, sinuoso, tedioso
De qué sirven todos los pensamientos
La suprema importancia está en mí



Envío la angustia al Cielo
Entierro la pena bajo Tierra
En rebelión arrojo los Libros Clásicos
Destruyo, niego las Canciones y las Odas

Los cien filósofos son obscuros y mezquinos
Querría echarlos al fuego
Mi voluntad se eleva más allá de los montes
Mi pensamiento flota más allá del mar
El soplo Original es mi barco
El Viento leve mi timón

Planeo en la pureza suprema
Dejo que mis pensamientos se disuelvan.

1 de enero de 2012

La sabiduría de los maestros de Hainan


Cuando los líderes políticos arruinan sus países y devastan las tierras, haciéndose matar por unos enemigos, en un escándalo para todo el mundo, es siempre a causa de sus deseos sin límite. 

La sabiduría de los maestros de Hainan
La sabiduría de
los maestros de Hainan
Hoy en día, los moralistas reniegan de los deseos sin averiguar cuáles son las razones básicas del deseo, y prohíben el placer sin indagar en sus razones básicas. Esto es similar a construir una represa con las manos. 

Los moralistas no pueden evitar que la gente tenga deseos, pero pueden prohibir los objetos del deseo; no pueden hacer que la gente deje de gratificarse, pero pueden abolir los elementos de la gratificación. Aunque que el miedo al castigo evite que la gente robe, esto no es comparable a liberar a las personas del deseo de robar. 

Las razones por la cuales las personas cometen crímenes que los llevan a la cárcel o al patíbulo, surgen de la insatisfacción y de la falta de medios. 

Todos saben que los malhechores no tienen escape y que los criminales no quedan impunes; sin embargo, quién carece de criterio no puede sobreponerse a sus deseos y comete crímenes que conducen a su propia destrucción. 

Los gobernantes exigen dos cosas de sus súbditos: que trabajen y que den la vida por su país. El pueblo espera tres cosas de sus gobernantes: comida para el hambriento, descanso para el abatido y premios para el que es meritorio. Si el pueblo cumplen las dos exigencias del gobierno, pero éste es negligente con respecto a las otras tres que el pueblo espera de él, aun tratándose de un país grande y poblado, las milicias serán débiles. [...]

La sabiduría de los maestros de Hainan
La sabiduría de los maestros de Hainan
Los pabellones de muchos pisos y las altas terrazas son en verdad espléndidos, pero un gobernante iluminado será incapaz de disfrutarlos si su pueblo vive en la miseria; el buen vino y la carne tierna son deliciosos, pero un líder preclaro no sabrá gozarlo si sus súbditos tienen hambre. 

La comida constituye la base de un pueblo, y el pueblo es la base para el país. El país constituye la base para el gobernante.
CONTINUA EN:

20 de noviembre de 2011

Wen Tzu, sabiduría china

El Wen-Tzu, conocido también como "la comprensión de los misterios del Tao", es una de las grandes obras taoístas.

Wen Tzu, sabiduría china

Se supone que fue escrita por un discípulo de Lao-Tse que había recogido las palabras del maestro hace más de dos mil años. El Wen-Tzu gira en torno a las enseñanzas del Tao Te King, y trata sobre el estado de sabiduría.


1. El estado de sabiduría no tiene nada que ver con el poder o el gobierno de los demás, sino que es un asunto de ordenarse a sí mismo. La nobleza no tiene nada que ver con el poder y el rango, sino que es un asunto de autorrealización; lograr la autorrealización, y el mundo entero está dentro de uno mismo.

2. La felicidad no tiene que ver con la riqueza y la condición social, sino que es un asunto de armonía.

3. Los sabios no dejan que los negocios perturben al mundo y no permiten que los deseos confundan los sentimientos. Hacen lo que es apropiado sin argucias; se confía en ellos aunque no hablen. Tienen éxito sin pensar en él, logran sus metas sin estratagemas.

4. Por lo tanto, cuando están arriba, la gente no lo toma a mal; y cuando están al frente, los demás no les atacan. Todo el mundo recurre a ellos, los traicioneros le temen. Como ellos no luchan con nadie, nadie se atreve a luchar con ellos.

5. Los sabios son humildes y modestos, puros y tranquilos, deferentes en su hablar; esto es ver lo humilde.

6. Tienen mentes abiertas y no posesivas; esto es ver lo que falta. Porque ven lo humilde pueden alcanzar las alturas. Porque ven lo que falta, pueden alcanzar la bondad y la sabiduría.

7. Los orgullosos no tienen éxito, los extravagantes no...
CONTINUA EN:


18 de noviembre de 2011

El Tao del Gobierno

El gran gobernante pasa inadvertido por el pueblo.
A éste sucede el que es amado y elogiado por el pueblo.
Después, el que es temido.
Y finalmente, el despreciado.
Si no hay una confianza total,
se obtiene la desconfianza



Cuando se abandona la Virtud
aparecen la bondad y la justicia.
Con la inteligencia y la astucia
surgen los grandes hipócritas.
Cuando no existe armonía entre los seis parientes,
se necesita la piedad filial y el amor paternal.
Cuando hay revueltas en el reino,
se inventa la fidelidad del buen súbdito.

Quien se sostiene de puntillas
no permanece mucho tiempo en pie.
Quien da largos pasos no puede ir muy lejos.
Quien se exhibe carece de luz.
Quien se alaba no brilla.
Quien se ensalza no merece honores.
Quien se glorifica no llega.

Toda acción provoca reacciones.
Cuando las cosas alcanzan su extremo,
comienzan a declinar.

Perdida la virtud, queda la bondad.
Perdida la bondad, queda la justicia.
Perdida la justicia, queda el rito.
El rito es sólo apariencia de fidelidad
y origen de todo desorden

Cuantas más limitaciones y prohibiciones haya,
más pobre será el pueblo.
Cuantas más armas,
mas desorden habrá en el reino.
Cuanta más astucia,
mas hechos extraños ocurren.
Cuantas más leyes y decretos,
más ladrones aparecen

Lo que está en reposo es fácil de retener.
Lo que no ha sucedido es fácil de resolver.
Lo que es frágil es fácil de romper.
Lo que es menudo es fácil de dispersar.
Prevenir antes de que suceda,
y ordenar antes de la confusión.

¿Por qué se muere el pueblo de hambre?
Porque los de arriba les gravan con exceso.
Por ello se está muriendo.
¿Por qué es el pueblo difícil de gobernar?
Porque los de arriba intervienen demasiado y sirvan a
sus intereses personales.
Por ello es tan difícil de gobernar.

Para saber mas:

1 de junio de 2011

Salvar el mundo

Salvar el mundo
Estamos viendo estas últimas semanas como la juventud quiere cambiar al mundo. Me parece muy bien, es lo normal en la juventud. Yo también fui joven y quise cambiar el mundo. Ahora que no lo soy tanto, ¿lo he cambiado?

La respuesta es si. Y usted dirá, ¡vaya tipo más pretencioso! Pues le puedo contestar que he cambiado el mundo tanto como usted y como la persona más insignificante. Todos colaboramos.

¿Merece la pena cambiar el mundo? Y si hay que salvarlo, ¿de qué hay que salvar al mundo? En el Tao Te King leemos que “Aquellos que desean cambiar el Mundo/ De acuerdo con sus deseos / Nunca tienen éxito” y creo que tiene cierta razón.

Así que le voy a contar la que creo es la forma ideal de salvar el mundo. Para variar, también la idea viene de China: “antes de salir a salvar el mundo date tres vueltas por tu casa”. Si te cambias a ti mismo, tal vez seas capaz de cambiar a tu familia. Y si lo consigues, lograrías cambiar a tu pueblo; y así, sucesivamente, a tu país y al mundo. Pero, claro, para eso hacen falta tres cosas: trabajo, paciencia y perseverancia. También unas dosis de humildad, porque el trabajo será discreto, sin que se vea. Y el que quiera encontrar excusas para no empezar este trabajo, siempre las encontrará. Es más cómodo y más fotogénico manifestarse indignado en cualquier plaza y salvar el planeta, o lo que sea.

Estamos en malos tiempos y de ahí las ganas de cambiarlo todo. Claro, que siempre se ha oído que estaba todo muy mal. Desde los tiempos de Adán y Eva, más o menos.

“Para reinar con eficacia el reino es preciso, ante todo, poner un buen orden en la familia. Un hombre que no sepa dirigir a su familia, es imposible que sepa dirigir a todo un pueblo”. Confucio

Descargar el Tao Te King:

25 de septiembre de 2008

El sentido de la vida

El sentido de la vida y el de la muerte, que van pegados y son inseparables.


Estas preguntas ya se las hace el ser humano desde que tiene consciencia, así que no voy a ser yo el que descifre el misterio que a tantas personas ha traído de cabeza. Como Sócrates, solo puedo decir que sé que no sé nada. Aunque esta frase tiene su miga. De momento, hagamos un poco de historia.

El Sentido de la vida
En el Siglo IV a.d.C. hubo una explosión de sabiduría de la que poco más se ha avanzado hasta la fecha. En la India ya hacía siglos que se opinaba que el ciclo vital era una incesante repetición de vidas y reencarnaciones. Las acciones de una vida determinaban la siguiente. A eso le llaman karma. El sentido de la vida es romper con esa eterna rueda (samsara) y alcanzar el nirvana, o integración con la Unidad (o algo así). El budismo no aporta prácticamente nada nuevo a esa idea, salvo el decir que aboliendo el deseo se puede lograr ese estado. En esa época, en Israel, los profetas del Antiguo Testamento ya establecen que hay un sólo Dios y que nos jugamos la eternidad en esta vida. Según nuestra conducta, iremos al cielo o al infierno, y además de forma definitiva. Nada nuevo ya que durante siglos, en Egipto se creía que al morir nuestra alma era pesada por Anubis y según su virtud se dirigía a un sitio o al otro. En la Grecia y en la Roma clásica, Caronte nos llevaba en su barca al Hades o inframundo tras abandonar esta existencia. En China, Lao Zi crea el taoísmo y en su doctrina dice que el ser humano es la unión de una parte que corresponde al Cielo y otra que corresponde a la Tierra. Al morir, cada parte regresa a su origen y se integra con el Tao, que es indefinible por naturaleza. También aparece la regla moral de Confucio. Ésta filosofía piensa que si averiguar el sentido de la vida y el vencer a la muerte fueran muy importantes, la Humanidad dedicaría mas esfuerzo a solucionarlo. Por lo tanto, es mejor centrarse en esta vida.

Mas tarde, aparecen la “religiones del Libro”, el Cristianismo y el Islam. En cuanto al sentido de la vida no aportan nada que no haya descubierto ya el Judaísmo en el Antiguo Testamento: al morir, o vas al cielo o al infierno. También el budismo pasa a China y a Japón y en estos países toma forma el budismo Chang o Zen. Según su fe, al morir, vuelves al lugar de donde viniste, con lo que no aclara gran cosa (o tal vez lo aclara todo). En realidad, casi todas las religiones de Extremo Oriente creen que la muerte (y la vida) es una ilusión. No estoy al día sobre lo que las civilizaciones precolombinas pensaban al respecto, lo investigaré, aunque no me suena que haya nada nuevo sobre lo ya escrito.

Muchas religiones están imbricadas con las corrientes filosóficas de cada época. La filosofía tampoco aporta mucha mas luz sobre el tema. También hay muchas personas que opinan que detrás de la vida no hay nada y nos retan a demostrar lo contrario. Y no les falta razón.

El Sentido de la 
Por supuesto que soy consciente que he resumido milenios de cultura de muchas civilizaciones y que me dejo infinitos matices por considerar. Hay varios datos claros: habremos avanzado mucho en según qué cosas, pero sobre el sentido de la vida estamos perfectamente ignorantes; nadie ha vuelto de la otra orilla para contarnos de qué va esto, y hasta ahora, las religiones y filosofías dan cierto consuelo y eso es todo. Solos nacemos y solos nos vamos, es un acto personal, como toda nuestra vida. Así que tal vez la pregunta correcta no es cual es el sentido de la vida, sino si esta pregunta tiene algún sentido.

De momento, me quedo con la cita de Calderón de que “la vida es sueño y los sueños, sueños son” y con otra de Shakespeare: "dormir, tal vez soñar, pero ¿cómo serán los sueños de la muerte? "

No tengamos prisa, mas pronto que tarde, sabremos que hay después. O tal vez no, quien sabe. ¿Volverás para contárnoslo?

6 de mayo de 2008

Debe estar bien eso de ser rico


“Riquezas, honores y orgullo conducen a la destrucción cuando el poderoso se vuelve altanero.”

Tao Te King http://www.personal.able.es/cm.perez/Tao.htm

He visto cosas que vosotros si creeríais. He visto a personas mas allá del sentido común destruyéndose por medio de papel moneda. He atacado a las personas más éticas mediante las llamas del vil metal. He visto los rayos de la envidia y la ambición brillar más que la nebulosa de Orión. Todos esos momentos nunca se perderán en el tiempo como las lágrimas en la lluvia. Es la hora del dinero.

No es muy afortunada esta adaptación del monólogo del replicante moribundo de la película Blade Runner, pero me hacía ilusión parodiarla. Qué le vamos a hacer.

Respecto al dinero, tan mala es su escasez como su abundancia. Ya sabes que si no tienes un centavo, no te conoce ni tu padre, que todo son estrecheces, quebrantos y penurias. Tal vez hayas experimentado el sentimiento de impotencia que la falta de dinero para paliar una necesidad vital. No es buena cosa la pobreza, aunque haya quien la predique como virtud y recomiende para el prójimo. Esa es una cara del dinero.

Probablemente en el término medio esté la virtud: vivir sin agobios ni sin excesivas riquezas.

Muchas personas desean dinero, mucho dinero, grandes riquezas. No sé si habrán meditado lo que les supondría. Hay que tener la cabeza muy bien amueblada para recibir de golpe un capricho de la Fortuna. Observen cuánta gente en esa situación se ha echado a perder. Nunca nos cuentan qué vida han llevado personas como Usted y como yo que un buen día se levantan de la cama y son millonarios, pero algo he oído que no acaban muy bien. Naturalmente, a Usted y a mi, no nos pasaría nada de esto, somos mucho mas cabales que esa chusma adinerada. Ya sabemos Usted y yo que nos iba a aparecer una gran corte de aduladores para ver si sacan tajada, pero sabríamos controlarlo. Y tendríamos asumido que todas las prebendas que concediéramos harían felices a muchas personas. Bueno, quizás las dejaríamos algo envidiosas y desagradecidas por mucho que les diéramos y tal vez por eso nos empezaran a odiar. Pero que mas da, somos personas de principios y estamos por encima de estas mezquindades del alma humana. Nos gastaríamos el dinero con elegancia, y no caeríamos en poses horteras. Dormiríamos tranquilos aunque alguna inversión o tipo de interés nos hiciera perder alguna vez mas dinero que el que antes no hubiéramos ganado trabajando toda la vida, para eso tenemos un temple de acero y siempre nos queda mas dinero. Porque hay que ser gilipollas para hacer como algunos que lo ponen todo en el banco y siguen haciendo la misma vida. ¿O tal vez no son tan gilis?

Haríamos el bien a quien no nos lo pidió, así adormeceríamos nuestra conciencia. Algunos de ellos nos cogerían manía por tener que aceptar a regañadientes algo que no pidieron, pero a nosotros nos daría igual, ¿verdad? ¿Y sabe una cosa? Que es curioso que aún sin haber caído en la vacía vida de los multimillonarios que sólo se limitan a fundirse su pasta gansa en sexo, drogas, lujos y demás, pues que tampoco nos sentiríamos demasiado bien.

Qué cosas le cuento, estará Usted pensando. Si me toca la lotería va a trabajar quien yo me sé, y al jefe le van a dar por donde yo le diga. Pagaré mis deudas y a vivir que son dos días. Y yo le contesto que tiene toda la razón y que hará muy bien en hacer todo lo que me cuenta. Sólo me gustaría saber qué piensa hacer con todo el dinero que aun le queda después de pagar sus deudas y comprar todo lo que se le ocurra. Y sobre todo, ahora que ya está podrido de pasta, ¿qué va a hacer con su vida? Si ya lo sabe, le ruego me lo cuente, porque trabajando no se suele llegar a rico y estoy harto de que nunca me toque la lotería, aunque nunca se sabe…

Salud, y suerte.