3 de octubre de 2011

La estrategia del asesinato selectivo

El uso del asesinato selectivo como estrategia política no fue una invención de los asesinos, va aparejado a la autoridad política desde que esta existe. La eliminación del que detenta el poder, es el método más rápido y antiguo para un cambio radical de ese mismo poder.

La estrategia del asesinato selectivo
Como precedente de grupo que usara este tipo de argumento de manera significativa, están los zelotes, llamados "hombres del puñal". Una vez designada su victima, estos tenían la particularidad de emitir el voto de ayuno: hasta haber conseguido su propósito, es decir, que no comerían o beberían hasta que hubieran matado a su objetivo.

La primera victima de los discípulos de Alamut fue Nizam Al-Mulk, gran visir del sultán selyúcida Malîk shah. Fue autor de El Libro del Gobierno y du­rante treinta años el ministro principal de dos gobernantes sucesivos de las tribus seljucs. En el siglo XI estableció en térmi­nos generales quiénes eran los enemigos del Estado y, de la misma manera, señaló las estrategias que un monarca, que por supuesto sólo podía ser un déspota absoluto, pudiera atar y perder, nombrar y remover por su propia voluntad. Fue un “Maquiavelo” persa.

A consecuencia de disturbios provocados por grupos ismaelitas, el sultán envió dos expediciones para la conquista de Alamut y la pacificación del Kûhistan que fracasaron ambas. El viernes doceavo día del mes de Ramadan de 485 (16 octubre 1092) un sufi golpeó con un puñal, al gran visir Nizam Al-Mulk, cuando este volvía desde la sala de audiencias a sus aposentos privados. El homicida era uno de los fida'is enviado por El Viejo de la Montaña. Ese fue el primer asesinato político cometido por los ismaelitas de Alamut.

Los asesinos solían usar el puñal, tomaban su tiempo para familiarizarse con las costumbres de su victima y a menudo, se hacían emplear a su servicio. Ese tipo de plan podía tomar meses, pero como estrategia resultaba infalible. No siempre el fin era matar al objetivo, a veces se trataba de dar un mensaje contundente al designado. Una anécdota: después de sobornar a uno de los eunucos de un sultán que se mostraba reacio a las tesis ismaelitas, le fue entregada una daga al eunuco con ordenes precisas de...

CONTINUA EN:

Le puede interesar:

1 comentario:

  1. Son tan interesantes tus entradas que me has de disculpar si me repito.
    Te sigo leyendo.

    ResponderEliminar