29 de marzo de 2012

Toros bravos contra elefantes

Cómo vencieron los celtiberos a los cartagineses usando toros bravos



Toro bravo
Toro bravo

Bloqueaba el cartaginés la ciudad de Hélice o Vélice, la antigua Bellia, que se cree con fundamento fuese Belchite. Llamaron los beliones en su socorro a otros celtíberos. Uno de sus caudillos o régulos, llamado Orissón, fingió amigo y auxiliar de Amílcar, y pasó a su campo con un cuerpo de tropas, con la intención de volverse contra él en ocasión y momento oportunos.

Notable y extraña fue la estratagema de que los españoles entonces se valieron. Delante de sus filas colocaron gran número de carros tirados por novillos, a cuyas astas ataron haces embreados de paja o leña, que encendieron al comenzar la refriega. Acuciados por el fuego, los novillos embisten furiosos las filas enemigas, causando horrible espanto a los elefantes y caballos y desordenándolo todo. Cargan los confederados sobre los cartagineses, y aprovechando Orissón la oportunidad del momento, únese a los celtíberos y hace en las fijas enemigas horrible matanza y estrago. El mismo Amílcar pereció, y los restos de su ejército se refugiaron en Acra-Leuka.


Elefante
Elefante

El ardid de que se valió Orissón para derrotar a los cartaginenses debía constituir una diversión pública entre los celtíberos, y de ella se cree son reminiscencia: el toro júbilo, que se corre en algunos pueblos de la provincia de Soria; el toro de la pólvora, usando en la Mancha; el zetcenzusko, en las Vascongadas, y otros varios toros de fuego, que forman parte de muchas fiestas españolas.

Sucesor de Amílcar fue Asdrúbal, su yerno. Deseoso de vengar la muerte de su suegro y de castigar la traición de Orissón, entró por las tierras de Hélice, llevándolo todo a sangre y fuego. Es tradición que Orissón cayó en su poder y que Asdrúbal logró satisfacer su venganza: la Historia no vuelve a hablar de aquel caudillo cuyo nombre, junto con los de Istolacio e Indortes, abre el glorioso registro de los mártires de la independencia española.

Texto de Miguel Moreno Jara. Jaen(1944-    )

Para conocer mas estratagemas

4 comentarios:

  1. Toros contra elefantes. ¡Qué bueno!
    Y es que los elefantes son muy asustadizos:
    http://www.latinajadediogenes.blogspot.com.es/search/label/Elefantes%20contra%20cerdos
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Cayetano ya contó como se habían utilizado cerdos para asustar elenfantes y el Gran Khan en la India utilizó camellos que cargó con paja y brea, que previamente prendió, y los lanzó contra los elefantes del sultanato de Delhi.
    Salu2

    ResponderEliminar
  3. Hay mas ejemplos en la Historia del uso de estampidas de ganado aterrorizado con resultados "aplastantes"

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Javier, no conocía ese caso del uso de camellos contra elefantes, aunque si el de camellos contra caballos que se asustaban por su olor.

    Saludos

    ResponderEliminar