Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

10 de abril de 2012

Un viejo tonto que mueve montañas

Las montañas Taihang y Wangwu tienen una altura considerable.



Montañas
Montañas

Al norte de estos montes vivía un anciano de unos noventa años al que llamaban El Viejo Tonto.


Su casa miraba hacia estas montañas y él encontraba bastante incómodo tener que dar un rodeo cada vez que salía o regresaba; así, un día reunió a su familia para discutir el asunto.

- ¿Y si todos juntos desmontásemos las montañas? – sugirió –. Entonces podríamos abrir un camino hacia el Sur, hasta la orilla del río Hanshui.

Todos estuvieron de acuerdo. Sólo su mujer dudaba.

- No tienen la fuerza necesaria, ni siquiera para desmontar un cerrejón – objetó –. ¿Cómo podrán remover esas dos montañas? Además, ¿dónde van a vaciar toda la tierra y los peñascos?

- Los vaciaremos en el mar – fue la respuesta.

Entonces el Viejo Tonto partió con sus hijos y nietos. Tres de ellos llevaron balancines. Removieron piedras y tierra y, en canastos los acarrearon al mar. Una vecina, llamada Jing, era viuda y tenía un hijito de siete u ocho años; este niño fue con ellos para ayudarles. En cada viaje tardaban varios meses.

Un hombre que vivía en la vuelta del río, a quien llamaban El Sabio, se reía de sus esfuerzos y trató de disuadirlos.

Viejo Tonto
¿Viejo Tonto?

- ¡Basta de esta tontería! – exclamaba –. ¡Qué estúpido es todo esto! Tan viejo y débil como es Ud. no será capaz de arrancar ni un puñado de hierbas en esas montañas. ¿Cómo va a remover tierras y piedras en tal cantidad?
El Viejo Tonto exhaló un largo suspiro.

- ¡Qué torpe es Ud.! – le dijo –. No tiene Ud. ni siquiera la intuición del hijito de la viuda. Aunque yo muera, quedarán mis hijos y los hijos de mis hijos; y así sucesivamente, de generación en generación. Y como estas montañas no crecen, ¿por qué no vamos a ser capaces de terminar por removerlas?

Entonces El Sabio no tuvo nada que responder.
 
 
También le puede interesar:

4 comentarios:

  1. Sabiduría oriental. El tesón lo puede todo. Ahora que hacen falta muchas generaciones para llegar a esa meta, como están llegando los chinos a convertirse en una potencia... a base de tesón y tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gota a gota, el agua acaba con todo. Hasta con la paciencia, si es el grifo de un vecino por la noche...

      Saludos

      Eliminar
  2. En pocas palabras mando a callar al sabio, que por mucho que lo fuese, se comportó como ignorante.

    Con tesón se logra todo...Solo hay que hacer el esfuerzo aunque cueste mucho.

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hya mucho "listo" que al final es el mas tonto

      Saludos

      Eliminar