18 de septiembre de 2012

Se va el titular y llega el sucesor

Yang Shuxian, mandarín natural de Meizhou, contó la siguiente historia: «Un perfecto recién llegado a su cargo ofreció un gran banquete a los notables de la ciudad. En medio de los vinos y del regocijo, un cantor saludó en estos términos al recién llegado:

Se va el titular y llega el sucesor
Se va el titular y llega el sucesor

- Al antiguo magistrado uno nuevo lo reemplaza, a la estrella de la desgracia, una estrella de felicidad la sucede.»

Al oírse llamar “estrella de felicidad”, nuestro prefecto, lleno de júbilo, se apresuró en preguntarle al cantor:

- ¿Quién es el autor de esos versos?

- Es tradición la de cantar de esta manera después de la partida de un prefecto y a la llegada de su sucesor. A todos los saludamos con esa misma canción – contestó el cantor.

Xiang Shan Ye Lu

También le puede interesar:

6 comentarios:

  1. A rey muerto, rey puesto.
    Yo creo que Lucía Figar llora porque ha tenido que dejar en el paro a muchos interinos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mi la que me hace gracia es la que sonríe (¿ríe, tal vez?) entre las dos

      Saludos, Cayetano

      Eliminar
  2. Se va uno y llega el otro...Y quizás no sea una estrella de felicidad...

    Saludos Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se sabe, a rey muerto, rey puesto... y otro vendrá que bueno me hará. El refranero es casi infinito

      Saludos, Manuel

      Eliminar
  3. Los cantores como siempre a la sombra del poder, a ver que pueden pescar.... Y luego van y se dicen "inteletuales".

    Pensaba que lo del pesebre para el musico había empezado con los trovadores medievales, pero compruebo que como siempre los chinos van por delante, tanto en lo bueno como en lo malo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es otra curiosa forma de entender la fábula

      Saludos

      Eliminar