Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

9 de octubre de 2012

No se comprometa con nadie


Sólo los tontos se apresuran siempre a tomar partido. No se comprometa con ninguna posición o causa, salvo con la suya propia. El hecho de mantener su independencia lo convierte en el amo de los demás.


No se comprometa con nadie
No se comprometa con nadie

Obtenga beneficios oponiendo a las personas entre sí. Ubíquese entre dos potencias competidoras. 

Seduzca a una de las partes con promesas de ayuda; la otra parte, que siempre tratará de superar al enemigo, también lo cortejará.

Mientras cada una de las partes compita con la otra por la atención de usted, usted parecerá una persona muy influyente y deseable. Logrará acumular más poder que si se hubiese comprometido con uno u otro bando. 

Para perfeccionar esta táctica, tendrá que mantenerse interiormente libre de ataduras emocionales y ver a quienes lo rodean como escalones en su ascenso a la cima del poder. Usted no puede permitirse el lujo de convertirse en lacayo de ninguna causa.

No se comprometa con nadie. Nixon y Kissinger
No se comprometa con nadie. Nixon y Kissinger
En medio de la campaña por las elecciones presidenciales de 1968, en los Estados Unidos, Henry Kissinger llamó por teléfono al equipo de Richard Nixon. Kissinger había estado aliado con Nelson Rockefeller, que había procurado, sin éxito, la nominación republicana. Ahora Kissinger ofreció brindar al equipo de Nixon valiosa información secreta sobre las negociaciones de paz con Vietnam que desarrollaban en París. Tenía a uno de sus hombres en el equipo de negociación, que lo mantenía al tanto de las últimas novedades. El equipo de Nixon aceptó de buen grado el ofrecimiento.

Sin embargo, al mismo tiempo Kissinger abordó al candidato demócrata, Hubert Humphrey para ofrecerle su ayuda. La gente de Humphrey le pidió información confidencial sobre Nixon, y Kissinger se la suministró. "Hace años que odio a Nixon" dijo Kissinger a la gente de Humphrey. La verdad era que ...

CONTINUA EN:

5 comentarios:

  1. Hace falta estar hecho de un material especial para evitar simpatías manifiestas y compromisos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, Cayetano, pero siempre se puede uno entrenar y aplicarlo en ocasiones. Por otra parte, es bueno saber que existe gente así, para toamr medidas preventivas

      Saludos

      Eliminar
  2. Comprometido siempre con uno mismo, siempre buscando medrar pero sin que se note mucho. La estrategia "gallega" subir y bajar a la vez por la misma escalera. E incluso en algún caso no estar ni totalmente comprometido con lo que uno representa... siempre hay "tontos útiles" para dar la cara.... En esto no había que ir tan lejos como USA para encontrar a Kissinger, en el solar patrio tuvimos un gobernante ya fallecido muy aplicado en ello. ¿Sería porque era gallego?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que le pregunten a Hitler en el infierno lo bien que se lo pasó en la entrevista en Hendaya por no conocer como las gastan los gallegos...

      Recordar que ahora nos "gobierna" un gallego, y se nota. ¿O tal vez no?

      Saludos

      PD. Respetos al máximo a los gallegos, que me caen muy bien y siempre aprendo de ellos y de sus virtudes, que son muchas.

      Eliminar
  3. Se le nota bastante que es gallego.... en lo bueno y en lo malo. Y que conste que estoy deacuerdo con la postdata.

    Los gallegos como todos tienen cosas que debemos imitar y otras que debemos rechazar. Como decimos siempre de todo(s) se puede aprender.

    ResponderEliminar