Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

26 de diciembre de 2012

El niño Jesús, Mahoma en un Belén y los zombis

El niño Jesús y los zombis son noticia friki. Por separado, claro está, aunque para algún listillo, el Cristo resucitado no deja de ser un zombi, idea ésta que tal vez retomemos en tiempos de Pasión. Hay gente para todo, como diría el torero.



El niño Jesús, Mahoma en un Belén y los zombis
El niño Jesús, Mahoma en un Belén y los zombis

Según cita el diario El Mundo, "una invasión de zombis es una de las posibilidades que ha barajado el Gobierno británico y para la cual asegura que está bien preparado, según informa hoy el diario 'The Telegraph'. " Ignoro si el Gobierno británico tiene el criterio de que pasar muchas horas delante del televisor o del smartfone (o como coño se diga) le hace a uno candidato para ser considerado como zombi. Por si acaso, cuidadín, no sea que un UK Royal Marine le decapite con una motosierra al confundirle con un engendro de esos.


Por otra parte, se puede leer en el diario Público que "el colectivo "Fartas" (Hartas) ha publicado un nuevo vídeo con la "liberación" esta noche en un cajero de Santiago de la figura del niño Jesús que desapareció el pasado sábado del belén de la plaza del Obradoiro." Es lo bueno que tienen los musulmanes, que al tener prohibido representar figuras humanas, ningún iluminado les secuestrará figuritas como la de Mahoma en un Belén (si tiene valor de hacerlo, claro está, pues los musulmanes no se andan con tonterías)

Antes de escribir este post me aseguré de mirar varias veces el calendario, pues en España es costumbre para el día 28 de diciembre el gastar este tipo de bromas. El caso es que estas noticias no son broma, o por lo menos no se publican coma tal en la denominada "prensa seria".  Así que cada cual saque sus conclusiones sobre la sociedad, los gobiernos que nos "gobiernan"y los medios de comunicación.

La explicación mas razonable de estos desvaríos es que efectivamente, los mayas tenían razón y el 21 de diciembre sí que fue el fin del mundo, que no nos dimos cuenta de que ya estamos muertos y que ahora todo el planeta estamos en un mas allá psicodélico y alucinógeno, con Purgatorio e Infierno de quita y pon. Por cierto, en esta noticia sobre el mas allá "Made in Vaticano", Radio Televisión Española cita textualmente y en negrita que El Papa inbita a rezar por los difuntos. Para que luego digan que la televisión no culturiza.

Tras esta realidad cotidiana, sigo sin comprender como hay personas que ingieren sustancias alucinógenas.





6 comentarios:

  1. Lo del niño del belén secuestrado creo que fue más para llamar la atención que obra de algún "iluminado". Y sobre los zombis, me dan más miedo los vivos que los muertos; a no ser que califiquemos de esa manera a los que van todo el santo día pegados a sus móviles y a a sus maquinitas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cayetano, entonces, ¿hay vida tras las maquinitas y los móviles? ¿O es algo intermedio entre vida y zombi? A mi me asusta.

      Saludos

      Eliminar
  2. Yo creo que las sustancias alucinogenas nos las inoculan todos los días de alguna forma. Lo que pasa no puede ser real, y las cosas que hace la gente tampoco.... sólo hay que ver el discurso del rey.

    Estamos todos "fumaos"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las sustancias alucinógenas es como el bromuro de la mili, que todo el mundo hablaba de él, pero nadie lo vió ni conoció su sabor (aunque solo hace efecto a partir de los 70 años, con 20 daba igual).

      Saludos, csc212

      Eliminar
  3. Debe ser el agua Carolus...Algo pasa cuando la beben...

    Si el papa INBITA...Ya lo he visto todo ;D

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El agua no provoca alucinaciones sino lleva aditivos, tú como galeno lo sabes bien.

      Tal vez sea la estupidez humana, y contra eso, hasta los propios dioses luchan en vano.

      Saludos, Manuel

      Eliminar