Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

18 de febrero de 2013

10 razones por las que no he logrado mis sueños

Un día tuve que detenerme y hacerme seriamente esta pregunta pues me había dado cuenta de que el tiempo no se había detenido a mis quince años cuando soñaba con ganar el mundo para mí. 


Pasados los treinta años, tenía varios proyectos, aspiraciones, sueños y metas no cumplidas y necesitaba entender cómo llegar a ellas a la mayor brevedad y con menos sacrificio.


Comencé entonces a buscar alternativas de trabajo que me permitieran compartir más con mi familia, lograr mayores niveles de libertad, realizar mis actividades preferidas y aportar a la sociedad, todo esto haciendo, por una vez en la vida, tareas que disfruto hacer como componer e interpretar canciones y enseñar a otros.

10 razones por las que no he logrado mis sueños
10 razones por las que no he logrado mis sueños
El camino hacia la realización de mis sueños me fue llevando poco a poco por una emocionante ruta de autoconocimiento en el que se descubrían poco a poco las verdaderas razones de mi estancamiento, tanto en actitudes mías como en las de los demás, razones que se convirtieron en las lecciones irrepetibles que la vida me regalaba día tras día.

La respuesta a la pregunta “¿por qué no he logrado mis sueños?” me ha sido respondida múltiples veces a través de diferentes creencias limitantes y respuestas de auto – sabotaje que sólo sirven para mantenernos al margen de la mediocridad y a años luz del éxito.

Estas son las 10 razones por las que no he logrado mis sueños:

1. Por no creer.


No creer en mí mismo, en los demás, en que un trabajo puede funcionar para mí, en que yo puedo hacerlo, en que otras personas también pueden, en que el dinero llegará, en que estaré en salud. Creer, siempre creer es como la llave que nos abre la puerta del camino porque lo que no creemos automáticamente deja de existir para nosotros. Y si no existe, nunca lo podremos ver.

2. Por no cumplir.


La palabra empeñada parece haber perdido su valor, pues hacemos promesas, fijamos citas para a una hora, una fecha y luego violamos todo alegremente porque en nuestra lista de prioridades los lugares varían rápidamente en base a nuestros intereses y por esto perdemos grandes oportunidades, perdemos relaciones que pueden ser determinantes en nuestro futuro y sobre todo perdemos tiempo, que es un recurso imposible de recuperar.

3. Por no invertir.


Puede ser que creamos que las cosas vendrán del cielo y que no requerirán de nuestro esfuerzo o de nuestro dinero. Esto es completamente falso y es la creencia más generalizada. A pesar de que implique un gran riesgo, siempre debemos estar a la disposición de invertir en la medida de nuestras posibilidades, porque invertir es como sembrar: cosecharemos siempre en la misma proporción. Claro que, igual que en la siembra, depende también del terreno en el que caen nuestras semillas, por lo tanto debemos estar preparados para perder, inclusive perderlo todo y volver a comenzar. En este caso diremos como Tomas Alba Edison: Muchos fracasos de la vida han sido de hombres que no supieron darse cuenta de lo cerca que estaban del éxito cuando se rindieron.

4. Por no estudiar.


Nadie es propietario de todo el conocimiento, ni existe un conocimiento absoluto. Casi todo ...
CONTINUA EN:
http://www.elartedelaestrategia.com/10_razones_por_las_que_no_he_logrado_mis_suenos.html

4 comentarios:

  1. A veces algo externo se interpone entre uno y sus sueños. La cruda realidad hace que el camino se complique.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soñar es razonablemente fácil, convertir los sueños en realidad es otra historia...

      Saludos, Cayetano

      Eliminar
  2. Le he dado a leer tu post a mi hijo de 12 años. Ha sido muy interesante. Él me ha dicho que la paciencia (no saber esperar) es uno de sus defectos.

    Saludos Carolus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me honra que estos post sean "para todos los públicos". Y de los niños, aprender que su autocrítica es mas sincera que la de los adultos.

      Saludos, Manuel

      Eliminar