Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

15 de julio de 2013

Cómo persuadir a un gato para que coma pimienta

Un Emperador chino reunió a dos de sus ministros y les hizo la siguiente pregunta: “¿Cómo conseguiríais que un gato comiese pimienta?”. La pimienta es un repelente para muchos animales, y más para los gatos, que suelen ser muy exquisitos con lo que comen. 


El primero de los ministros respondió a la pregunta de Emperador:

- “Le abriría la boca a la fuerza y le empujaría con un palillo la pimienta por su garganta.”

- “Muy mal”, le contestó el Emperador, “eso es emplear la fuerza bruta, y así sólo se genera resentimiento, no es forma de conseguir nada de nadie.”

Cómo persuadir a un gato para que coma pimienta
Cómo persuadir a un gato para que coma pimienta
- “Le dejaría que pasara hambre y después haría una pelota con carne”, se le ocurrió al otro Ministro, “y dentro pondría la pimienta. Así el gato comería la carne y sin darse cuenta, también la pimienta.”

- “Tampoco es la solución”, replicó el Emperador, “así estás empleando el engaño que es solución a corto plazo pero con el tiempo acarrea muchos problemas y a nada bueno conduce.”

- “Entonces, ¿cómo se consigue que el gato coma pimienta?”, preguntaron intrigados los Ministros.

- “Muy sencillo”, dijo el Emperador, “se le unta el trasero con pimienta y el mismo gato se lamerá la parte untada, quedando contento además de que le permitamos lamerse.”

Cómo persuadir a un gato para que coma pimienta
Cómo persuadir a un gato para que coma pimienta

 Por lo tanto, ya habrás visto que la verdadera persuasión consiste en que los demás hagan lo que tú quieras y que además te lo agradezcan. Ser capaz de alcanzar esta maestría requiere ciencia, arte y mucha práctica. Tienes que lograr que quien te interesa tenga que elegir entre una opción mala y otra menos mala. Naturalmente, la menos mala coincidirá con la que a ti te conviene.

Si quieres ser persuasivo, la forma de expresarse es tan importante como el fondo mismo. Debes dominar el lenguaje del cuerpo y saberte expresar con clase y elegancia. Los argumentos presentados al desnudo no gustan ni convencen, no atraen la atención, son desagradables y aburren. Las personas preferimos ser seducidos a que nos informen porque la información que nos transmiten deja en evidencia nuestra ignorancia y hay que endulzarla muy bien para poder pasar tan amargo trago.

Cualquier tontería que digas con elegancia y gracia tendrá más éxito que la argumentación más sólida, pero sin adornos. Y si no te lo crees, mira a tu alrededor y observa quienes triunfan diciendo solemnes e insustanciales banalidades. Piensa en las palabras que vas a decir y en cómo compones la frase. Elige las más elegantes y sencillas. Cualquier cosa que expreses de modo muy diferente ya no es la misma, y así será percibida. Nunca te vendrá mal adquirir conocimientos de oratoria y retórica. Te dará más triunfos que todos tus conocimientos técnicos que puedas tener.



2 comentarios:

  1. Hola Carolus:

    He vuelto.

    Muy bueno. La sabiduría china siempre tiene una salida para todo.

    El lunes actualizo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Manuel, yo también he vuelto. Espero que hayas disfrutado de tus vacaciones

      Saludos

      Eliminar