Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

7 de enero de 2014

Método infalible para saber si le gustas

¡La angustia de no saber si le gustas al objeto de tu deseo! Horas y días dándole vueltas a las mismas preguntas: ¿Se ha fijado en mí alguna vez? ¿Me ve como algo más que un amigo? ¿Le gustaré de verdad? 


Esta incertidumbre es, después de la que genera la búsqueda de un buen puesto de trabajo, la mayor causa de estrés en todo el mundo, y no sólo entre jóvenes y adolescentes, sino también entre quienes siguen albergando un corazón romántico a cualquier edad. 

Es cierto que hay otras fuentes comparables de desasosiego, como las enfermedades, las guerras, los accidentes y las catástrofes naturales, pero mientras que hay poco que podamos hacer ante un tsunami o un alud de nieve si estamos en sitio y hora equivocados, esta angustia amorosa es más bien algo que nos buscamos nosotros mismos y a primera vista parece un motivo de congoja completamente gratuito.
Método infalible para saber si le gustas
Método infalible para saber si le gustas

Procedimiento científico 


Supongamos que A es el objeto de nuestro deseo. B es su amigo o amiga. Para describir nuestro experimento vamos a suponer que A y B son mujeres, pero en la práctica la única condición necesaria es que B sea del mismo sexo o al menos de la misma orientación sexual que A. La cosa se hace así: esperamos el momento en que A y B estén sentados el uno frente al otro en un lugar público, y que lleven algún tiempo hablando de forma relajada. En ese momento...

CONTINUA EN:

1 comentario:

  1. Aunque el interés en mirar puede ser también motivado porque le has llamado la atención pero en el sentido contrario. Es decir, no como objeto de admiración y deseo, sino como un fenómeno de la naturaleza, feo, extravagante y que despierta la curiosidad. Vamos, como se mira a un bicho raro.
    En todo caso,si no te tiran piedras o salen corriendo... buena señal.
    Un saludo.
    Nota aclaratoria: el usar aquí la segunda persona no es con ninguna aviesa intención, sino una forma coloquial de expresión.

    ResponderEliminar