12 de abril de 2015

Por qué engañamos a la persona a la que queremos

Podemos sentir un inmenso apego por nuestra pareja mientras disfrutamos de un profundo amor romántico por otra persona, y a su vez, un deseo sexual por gente que no tiene nada que ver.


Llevamos toda la vida escuchando aquello de que el amor es una sensación única, incomparable y desconocida hasta que se vive de verdad. También es habitual la idea del clásico amor romántico de Disney, en el que un Príncipe Azul y una Princesa Rosa se conocen y a partir de ese momento, su amor impoluto es capaz de vencer cualquier tipo de adversidad.

Si bien es cierto que estas sensaciones pueden parecer tremendamente reales cuando uno está enamorado, también es muy común pasar por momentos de amargura desmedida cuando las cosas se tuercen, hay una discusión o se genera cualquier otro tipo de problema. La prestigiosa antropóloga e investigadora en la Universidad de Rutgers, Helen Fisher, indica en una charla TED que ese amor romántico tiene que ver con un comportamiento obsesivo, pero que tiene un sentido natural, el de unir fuertamente a dos personas en el proyecto común de criar a un hijo.

Por qué engañamos a la persona a la que queremos

Por qué engañamos a la persona a la que queremos

Esa obsesión de la que habla la investigadora no es una opinión, sino que ha llegado a esa conclusión tras diversos estudios. Quizá el más relevante sea...
LEER MAS:
http://www.seducir.elartedelaestrategia.com/por_que_enganamos_a_la_persona_a_la_que_queremos.html



4 comentarios:

  1. El amor tiene que ver con reacciones químicas en el cerebro. Es una de nuestras manifestaciones más primitivas, no solo por alguien sino por algo también (a un sitio o a un casa o al dinero, solo que es posible que no le llamemos amor). Aun está por esclarecerse si la monogamia es intrínseca o adquirida (es decir solo socialmente aceptada e impuesta).Ya vemos que hay quienes no les gusta (la monogamia digo) :D

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mi parte, creo que los dos casos son ciertos. Me explicaré: al igual que hay zurdos y diestros, hay personas que son muy monógamas y otras que son lo contrario. Pero solo es una opinión.

      Un saludo

      Eliminar
  2. La mente humana es sumamente complicada.
    Algunos se deben preguntar si merece la pena poner en riesgo una buena relación, a menos que esa relación no exista.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía alguien: ¿merece la pena comerse una hamburguesa, cuando en casa tienes un chuletón? Sin embargo, el morbo de lo prohibido lo hace mas atrayente.

      Un saludo.

      Eliminar