Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

5 de septiembre de 2016

Cómo ganar siempre... con un cuervo que habla

Volvía Octaviano a Roma muy ufano de su victoria en Accio.


Entre los que venían a felicitarlo se le acercó uno con un cuervo en la mano, al que había enseñado a decir:  "Ave, Caesar, victor imperator! ( ¡Ave, César, general victorioso!). 

Admirado César Octavio, compró aquel pájaro tan ingenioso por veinte mil sestercios. 

Cómo ganar siempre... con un cuervo que habla
Cómo ganar siempre... con un cuervo que habla
Un compañero del adiestrador del pájaro, que no se había visto beneficiado de semejante derroche de liberalidad, dijo a César que el individuo en cuestión tenía además de ese cuervo otro, y le sugirió que mandara que se lo trajeran. 

Una vez ante su presencia, el pájaro pronunció las palabras que le habían enseñado a repetir: "Ave, victor imperator Antoni!" ( ¡Ave, general victorioso, Antonio!)

Macrobio, en Saturnales

Moraleja 1: para ganar siempre apuesta por todas las opciones... sin que nadie se entere, sobre todo los envidiosos.


Moraleja 2: una vez vendido el primer cuervo a Octaviano, tenía que haberse deshecho del otro pájaro. Eso es deshacerse de las pruebas que te pueden complicar la vida.


Moraleja 3: si quieres vender algo, que sea lo que va dirigido al ego del comprador.



4 comentarios:

  1. Hace tiempo, trabajé en la industria farmacéutica. Por pura cultura general, iba a las charlas de ventas de los visitadores. Una de las premisas era, elevar el ego médico (no es muy difícil) y sacar toda la información al respecto...Los médicos caemos rápidamente en la trampa...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, últimamente me relaciono con médicos, tanto de forma personal como profesional, y existen gran cantidad de egos muy inflados. Un ego inflado se puede inflar hasta el infinito, tengas o no tengas cuervo que hable.

      Saludos

      Eliminar
  2. El "pájaro" auténtico era el adiestrador.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un pájaro de la política, como tantos otros siglos después.

      Un saludo.

      Eliminar