Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

26 de enero de 2017

El cielo y el infierno

En un reino lejano de Oriente se encontraban dos amigos que tenían la curiosidad y el deseo de saber sobre el Bien y el Mal.


Un día se acercaron a la cabaña del sabio Lang para hacerle algunas preguntas.


El cielo y el infierno
El cielo y el infierno
Una vez dentro le preguntaron:

-Anciano díganos: ¿Qué diferencia hay entre el cielo y el infierno?

El sabio contestó:

-Veo una montaña de arroz recién cocinado, todavía sale humo. Alrededor hay muchos hombres y mujeres con mucha hambre. Los palos que utilizan para comer son más largos que sus brazos. Por eso cuando cogen el arroz no pueden hacerlo llegar a sus bocas. La ansiedad y la frustración cada vez van a más.

Más tarde, el sabio proseguía:

-Veo también otra montaña de arroz recién cocinado, todavía sale humo. Alrededor hay muchas personas alegres que sonríen con satisfacción. Sus palos son también más largos que sus brazos. Aun así, han decidido darse de comer unos a otros.



4 comentarios:

  1. El hambre agudiza el ingenio.
    Afortunadamente uso tenedor.
    Un saludo, Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que será un tenedor de medidas normales.

      Un saludo, Cayetano

      Eliminar
  2. Ya ves quien hace el bien y el mal...y quienes son egoístas también...

    Saludos Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lástima que estos cuentos rara vez coinciden con la realidad.

      Saludos, Manuel

      Eliminar