Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

3 de enero de 2013

Persuasión, que siempre te concedan lo que pidas


¿Crees que mereces un aumento de sueldo? ¿Necesitas que tus padres te dejen su coche? ¿Planeas pedirle un favor a tu pareja? 


Persuasión, que siempre te concedan lo que pidas
Persuasión, que siempre te concedan lo que pidas
No siempre es sencillo conseguir lo que deseas, sobre todo si otras personas deben dar su brazo a torcer. Pero hasta la petición más estrafalaria puede ser concedida si sabemos cómo plantearla. Todos tenemos amigos que siempre consiguen lo que quieren, y no es una cuestión de suerte, todo gira en torno al modo en que piden las cosas.

Desde que nacemos, gran parte de la relación con nuestros congéneres tiene como objetivo satisfacer nuestras necesidades. Al bebé le basta con llorar, al niño con chantajear y al adolescente con insistir, pero los adultos necesitan otras estrategias. 

Haz peticiones razonables 


Hay que tener claro que las relaciones personales no funcionan con las mismas dinámicas que las relaciones comerciales. Cuando pedimos un favor a nuestra familia o nuestro jefe no podemos andar regateándoles. Si, por ejemplo, necesitamos que la empresa nos dé dos días para hacer la mudanza, no podemos pedir una semana para ver si cuela. Quizás una petición de este tipo pueda concederse una vez, pero al final todos sabrán a lo que estás jugando y no conseguirás que nadie te haga un favor. En definitiva, si te dan la mano, no cojas el brazo

CONTINUA EN:

4 comentarios:

  1. Hola Carolus:

    No es infrecuente pedir sin necesitar...Solo pedir por pedir. Quizás es lo que pone más alerta a quien pueda ayudar...Por aquello de ser "engañado".

    Peticiones concretas...Es lo ideal, pero.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que lo que cuentas es por experiencia propia, cuando se está enfermo, se pide mucho, a veces mas que un niño pequeño...

      Saludos, Manuel

      Eliminar
  2. Contra el vicio de pedir está la virtud de no dar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y para no dar, hay que saber hacerlo con estilo, de forma que el peticionario se quede razonablemente bien.

      Saludos

      Eliminar