23 de febrero de 2014

El poder en las organizaciones

Aquí podrás ver una lista de las fuentes de poder que se pueden encontrar en las organizaciones con sus comentarios 


La autoridad formal 


La forma más simple de poder es que reside en la posición en el organigrama. Un gerente tiene subordinados que deben hacer su tarea programada, dentro de las normas legales y de la organización. La forma básica de trabajo es "te damos dinero, haces lo que te dicen".

Por supuesto que hay muchas más maneras en las que se puede ejercer el poder, y, en particular, con mayor eficacia en la motivación de las personas.

El poder en las organizaciones
El poder en las organizaciones

El control de los recursos escasos 


Aparte de dirigir empleados, los gerentes tienen el control de los presupuestos, de los activos y de otros recursos que la empresa posee, desde la tecnología a las personas. Una parte de este control es la capacidad de asignar estos recursos a proyectos y otros trabajos.

No es sorprendente que muchas de las batallas políticas en las organizaciones sean por el control de los recursos. La "construcción de imperio" es un juego clásico, con un riesgo significativo de que las metas organizacionales sean olvidados en el toma y daca de ganar y perder el control de los recursos.

El uso de la estructura de organización, normas y reglamentos 

Las organizaciones tienen jerarquías, departamentos, equipos y otras estructuras, a menudo cada una con sus propias reglas, así como las reglas que gobiernan la acción dentro de la organización como un todo. Muchas personas no saben que todas estas reglas, son una fuente de poder para los que se preocupan de tener tiempo para aprender en detalle su funcionamiento.

El poder también se puede obtener citando normas que no existen o citando erróneamente las normas exagerando o subestimando su significado.

El control de procesos y decisiones 


Se selecciona el trabajo y los recursos que son asignados por las decisiones, muchas de las cuales se deciden de alguna forma por grupos de personas. Por ejemplo, mediante la gestión de cómo se toman las decisiones, el relativo consenso o el visto bueno del gran jefe, puede ser reducido el poder de algunas personas, mientras que otros obtienen la capacidad de influir en las decisiones.

Cuando se toman decisiones en un comité o en otras reuniones, la persona que preside la reunión puede tener un notable poder de controlar las decisiones.

CONTINUA EN:

6 comentarios:

  1. Control es la palabra: de los procesos, de los recursos, de las decisiones, de la información... Y ése es muy importante. El fascismo aplicado a la empresa. Si lo aplicamos a nivel nacional, nos encontramos con gestores como Goebbels.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo veo como fascismo ni comunismo ni de ninguna ideología, creo que esto es un comportamiento humano tan viejo como la civilización. ¿Babilonia era fascista? ¿Los incas, aztecas, egipcios, partos, mongoles, etc lo eran? Creo que es un comportamiento humano (o de primate) para alcanzar cierta parcela de poder en la manada.

      Saludos

      Eliminar
    2. Era una forma genérica de denominar una estructura organizativa muy jerarquizada, autoritaria y poco participativa.
      Saludos.

      Eliminar
    3. Y por supuesto, siempre entendiendo el asunto en su versión más extrema de control.

      Eliminar
  2. Controlar es lo que se busca en muchos casos. El detalle es colocar a quien sea el ideal en el cargo para que produzca el rédito que los directores desean de los gerentes...Y eso, buscar el mejor gerente o al menos uno que funcione, sobretodo en empresas del estado es difícil...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin control, nada funciona, pero hay que dejar márgenes a las personas para que aporten su creatividad. Es un delicado equilibrio, no exento de arte.

      Saludos

      Eliminar