13 de febrero de 2014

¿Sabes si tu compañero es ahora tu enemigo?

El lugar de trabajo se convierte en un campo de batalla donde los ataques de compañeros convertidos en enemigos se hacen con armas sutiles y con sonrisas que ocultan el rencor y el deseo de aniquilación.


Muchas personas pasan gran parte del día en oficinas al lado de personas ajenas a su familia: compañeros que con el tiempo se convierten en parte fundamental de su vida. Lo ideal sería que se creara una relación de amistad y solidaridad donde todos se apoyaran y formaran un equipo de trabajo capaz de lograr los objetivos de la empresa. 

Sin embargo, muchas veces esto no sucede y es entonces cuando el lugar de trabajo se convierte en un campo de batalla donde los ataques de compañeros convertidos en enemigos se hacen con armas sutiles y con sonrisas que ocultan el rencor y el deseo de aniquilación. Los enemigos tienen diferentes características y pueden estar infiltrados en cualquier parte. De esta batalla no se escapan ni los recién contratados, ya que puede existir algún compañero que por ejemplo, te tenga envidia por tu juventud y/o tu preparación académica. 
¿Sabes si tu compañero es ahora tu enemigo?
¿Sabes si tu compañero es ahora tu enemigo?

¿Cómo reconocer a tu enemigo? 


En estos casos, lo más importante consiste en que sepas reconocer al enemigo e identificar sus estrategias para poder combatirlo. Pero antes de lanzarte al ataque, es importante preguntarte si en realidad es tu enemigo o si sólo existe en tu imaginación. No puedes llegar al trabajo y clasificar inmediatamente como enemigos a todos los compañeros sin conocerlos. Para evitar juzgarlos injustamente, hay que analizar varios factores como los siguientes:

- Estás tomando como ataque personal un gesto, comentario o crítica que no estaba dirigido específicamente a alguien en particular.

- La agresión directa se debe a algún acontecimiento que pueda justificar la actitud de esa persona.

- La persona que está agrediendo es alguien que...

CONTINUA EN:

6 comentarios:

  1. Conozco de primera mano lo que es tener que aguantar en un trabajo a una persona de esta categoría, envidiosa y puñetera, modelo "hipócrita" de sonrisa de profidén y puñalada en la espalda. No es agradable trabajar con una persona así cerca. Se trata generalmente de personas enfermas, inseguras y envisiosas.Al final, estas personas suelen ser descubiertas en su torpe juego porque la gente medianamente inteligente va atando cabos. En mi caso no, pero en otros pueden hacer mucho daño si dan con el entorno apropiado, por ejemplo, con un jefe tonto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo ultimo que citas es lo mas frecuente: dios los cría y ellos se juntan.

      Un saludo

      Eliminar
  2. No hay enemigos en la empresa, ni en el mundo. Todos son colaboradores nuestros, unos en diferente sentido de otros. Siempre se puede aprender algo, que hacer, que no hacer.... etc. Lo importante es sacarle a cada cual su redito, no te enfrentes ni combatas con ellos, es la mejor forma de ganar.

    Carlos que es experto en Sun Tzu, lo entenderá y lo sabrá explicar mejor que yo.

    En cada circunstancia adversa hay una oportunidad de mejora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía nuestro paisano Gracián, de los enemigos se aprende mas que de los amigos. Pero si los tienes, es muy conveniente identificarlos y enfrentarse a esa situación. Por enfrentarse se puede entender atacar, defenderse, huir, hacer guerra de guerrillas, sabotajes, etc ... y hasta no hacer nada hasta que te destruya del todo.

      Saludos

      Eliminar
    2. Ya que citas a SunTzu, éste empieza por: "Sun Tzu dice: la guerra es de vital importancia para el Estado; es el dominio de la vida o de la muerte, el camino hacia la supervivencia o la pérdida del Imperio: es forzoso manejarla bien. No reflexionar seriamente sobre todo lo que le concierne es dar prueba de una culpable indiferencia en lo que respecta a la conservación o pérdida de lo que nos es mas querido; y ello no debe ocurrir entre nosotros."

      Soy de la opinión del chino, en lo que citas de no enfrentarse o combatir, no le veo provecho, es suicida

      Saludos

      Eliminar
    3. Como suponía no lo explique bien... Lo mio venía por la frase celebre de "la mejor victoria es vencer sin combatir".... No quería decir no hacer nada, sino rehuir el enfrentamiento directo y sacar provecho de la situación de forma indirecta.

      Un enfrentamiento directo siempre produce victimas, y a veces se pierde más de lo que se gana, consiguiendo simplemente una escalada de violencia y entrar en un circulo acción-reacción-acción, que evidentemente no tiene fin.

      Lo importante, desde mi punto de vista, es que hay que sacar partido de todos. Y sobre todo de los enemigos.

      Eliminar