Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

18 de febrero de 2016

Engañar al cerebro para que haga lo que tú quieras

Estas son las 10 mejores maneras de engañar al cerebro. 


¿No sientes que a veces el cerebro te juega una mala pasada? Aquí verás cómo recuperar el control.


El comportamiento del cerebro humano es a menudo extraño, ya que menudo la única manera de recuperar el control es jugarle nosotros una mala pasada y engañar al cerebro.

Ya sabes, cuando te convence para hacer cosas que no son de tu interés. O mejor dicho, cuando te hace sentir enormemente perezoso cuando tienes que afrontar un proyecto (y te hace sentir culpable después de pasar la tarde en Facebook y Youtube).

Engañar al cerebro para que haga lo que tú quieras
Engañar al cerebro para que haga lo que tú quieras

10. Para engañar al cerebro, come de forma equilibrada en lugar de ser un goloso o un glotón


Es impresionante cómo la mera sola mención de la palabra chocolate o magdalena puede darte ganas de comer. ¡No cedas a la tentación! Por ejemplo, el simple hecho de hacer una comida equilibrada antes de comer dulces te hará bajar el apetito y por lo tanto la tentación será menor.

El cerebro naturalmente busca sentir recompensas. Así que recuerda el de recompensarte (mentalmente) y engañar al cerebro cuando te resistes a la tentación. Y tendrás menos tendencia a recompensarte con cosas malas para ti.


9. Elimina las cosas innecesarias de tu vida


Sabes que tu vida está llena de cosas que no son esenciales, sin embargo, cuando se deseas limpiar cosas innecesarias, no quieres tirar nada. Siempre que tienes algo en la mano, te dices a sí mismo " tal vez lo necesite algún día." ¿Te recuerda algo? El simple hecho de tocar un objeto aumenta el sentido de la propiedad, y esto te hace estar más preocupado por el tema.

En cambio, para engañar al cerebro, argumenta en sentido contrario: ¿qué hacer si lo hubieras perdido? Ahora que lo piensas de esta manera, puedes deshacerse de este mal hábito a pesar de las protestas ilógicas de tu cerebro.


4 comentarios:

  1. El cerebro es como los músculos: Debes entrenarlos. El hábito saludable, permite después que el cerebro "exija" realizarlo, pero los malos hábitos se apoderan también de él y se instalan incluso más fácilmente, por el sistema de recompensa.

    Me gusta el último punto. Básicamente viene a decir: Vive y sé feliz

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida moderna, con smartphones y televisión por todas partes, no ayuda mucho a ejercitar el cerebro. Y se nota...

      Saludos

      Eliminar
  2. Todo es cuestión de educación. O de reeducación. Una vez conseguido el objetivo, la nueva rutina se impondrá como norma a seguir.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso es necesario tener una mente inquieta y tener curiosidad por aprender de casi todo. Ser como modernos Da Vinci, al contrario de lo que ahora se lleva: la superespecialización y las tareas repetitivas. Tal vez por eso triunfa la música máquina entre los jóvenes.

      Un saludo

      Eliminar